Archivo por meses: marzo 2015

Cuando el peso le hablaba de tú al dólar

 Peso, México, Libertad (Caballito), Plata, 1913. Banco de México.Peso mexicano Libertad (Caballito).

Hubo una época, durante el gobierno de Porfirio Díaz, en 1910, en que el peso mexicano le hablaba de tú al dólar, es decir, el peso valía un dólar norteamericano, y éste valía un peso; las dos monedas caminaban en forma paralela, ni una era más, ni la otra menos. Así de fuerte era en ese tiempo la economía mexicana.

A don Porfirio le echaron en cara y aún se le critican sus políticas en materia de justicia social y de derechos humanos, pero no hay duda de que supo dirigir la economía nacional por caminos firmes y seguros, como no lo hizo, ni lo ha hecho, ningún régimen posterior al de él.

Atentos a que en aquel tiempo la base de la economía nacional eran las haciendas, veremos en este artículo un comparativo de salarios y de precios de la época, de acuerdo al reporte que hace José Díaz Navarro en su libro “Ameca y sus costumbres en 1910”.

Salarios que pagaban los hacendados mexicanos en 1910

Dolar americano de fines del siglo 19

Dólar americano de fines del siglo 19.

El sueldo de un administrador, el que dirigía todas las actividades de la finca, fluctuaba entre 150 y 200 pesos mensuales, o sea, de 5 a 6 pesos diarios, pero además podía disponer gratuitamente de los productos de la hacienda que necesitara para su familia, como leche, maíz, frijol, garbanzo, etcétera.

Por su parte, el rayador o encargado del escritorio ganaba entre 50 y 75 pesos mensuales, teniendo también derecho al maíz y el frijol que requiriera para su hogar.

Un tercer empleado era el mayordomo de campo, a cuyas órdenes estaban los caporales. Su sueldo era de 30 pesos mensuales, o sea, un peso diario, y además recibía su ración de maíz de 25 litros semanarios.

Seguían luego los caporales, encargados de repartir el trabajo a los peones. Había un caporal para cada tarea específica: cultivos, limpieza de canales, cuidado del ganado, etcétera. Su sueldo variaba entre 50 y 60 centavos diarios, y además recibían cuatro litros de maíz diarios.

Finalmente, los peones, que por lo general trabajaban por destajo, recibían un sueldo de 25 centavos diarios, así como su ración de maíz de cuatro litros por día. Como el maíz costaba entonces 3 centavos por litro, quiere decir que el peón acasillado ganaba 37 centavos diarios.

Aclara Díaz Navarro que como el peón trabajaba a destajo, “le daba duro” para hacer su tarea lo más pronto posible, terminándola entre una y dos de la tarde, por lo cual su jornada habitual era de sólo 7 horas diarias.

Por su parte, los trabajadores de las fábricas de las mismas haciendas, que las había de alcohol, azúcar, piloncillo o tequila, ganaban entre 50 y 75 centavos diarios por 8 horas de trabajo que ya desde entonces se acostumbraban.

Los albañiles o maestros “de cuchara” ganaban entre 37 y 75 centavos diarios, según sus aptitudes.

Los sueldos de los trabajadores de las fincas de campo y los de ciudades como Guadalajara, eran muy similares.

Los precios de alimentos básicos en 1910 en México

Porfirio_Diaz_in_uniform. Wikipedia.El Presidente Porfirio Díaz.

El artífice de la política económica de don Porfirio fue José Ives Limantour. En su tiempo los precios de las mercancías no variaban de un año a otro; había años en que no subían ni un cuarto de centavo, ya fuera ropa, abarrotes o cereales. Y con frecuencia volvían a bajar, cosa que no sucede ahora. Cabe decir que estas cotizaciones eran muy similares para Ameca, Guadalajara y la Ciudad de México:

  • Leche pura de vaca, de 3 a 4 centavos litro.
  • Carne de res, extrafina, fresca, entre 12 y 15 centavos kilo.
  • Sal de Colima, blanca, de primera, 18 centavos kilo.
  • Manteca de cerdo, 25 centavos kilo.
  • Carne de cerdo, 18 centavos kilo.
  • Azúcar blanca, de terrón, 10 centavos kilo.
  • Café molido, puro, 15 centavos kilo.
  • Piloncillo de primera, 8 centavos kilo.
  • Plátano fino de huerta, 2 por un centavo.
  • Huevo de gallina, un centavo por pieza.
  • Arroz extra, 9 centavos kilo.
  • Maíz pepitilla, 3 centavos litro.
  • Frijol laboreño, 4 centavos litro.
  • Un kilo de harina en tiendas, 8 centavos.
  • Pieza de pan con manteca y huevo, un centavo.
  • Semitas de pan de harina y granillo, 2 por un centavo.
  • Birote de buen tamaño, 2 centavos.
  • Plato de birria en la plaza, 3 centavos.
  • Tortillas grandes, de legítima masa de maíz, 3 por un centavo.

Precios de ropa, calzado, jabón y tequila

  • Manta de primera calidad, 9 centavos por metro.
  • Percales para vestidos de mujer, 7 centavos metro.
  • Un par de calzado fino, para hombre, 4 pesos.
  • Guaraches para trabajadores, 30 centavos el par.
  • Sombrero de soyate, copa alta y ala ancha, 60 centavos.
  • Jabón de Zapotlán, 5 centavos por pieza de medio kilo.
  • Alcohol de caña de 96 grados, 25 centavos litro.
  • Tequila, un barril de 66 litros, 9 pesos.
  • Tequila puro, en tiendas, 25 centavos litro.
  • Copa de tequila en tiendas y cantinas, un centavo.
  • Una comida en el Hotel Francés, de Ameca, 50 centavos.

Precios del ganado vacuno, porcino y ovino

  • Una vaca de hacienda, 20 pesos.
  • Un novillo para el trabajo de carretas, 20 pesos.
  • Un buey para el trabajo de carretas, 30 pesos.
  • Un cerdo de buen tamaño para la engorda, un peso.
  • Un borrego para la birria, un peso.
  • Un chivo grande para la birria, un peso.
  • Una gallina grande, ponedora, 15 centavos.

Jose_Ives Limantour. Wikipedia.José Ives Limantour, artífice de la política económica de Díaz.

Con frecuencia los políticos manejan la estadística a su antojo para resaltar o minimizar, según el caso, las tareas de una administración, y así han proclamado que en tiempos de don Porfirio se pagaban “salarios de hambre”. Sin embargo, en el caso más extremo, que es el del peón que ganaba 37 centavos diarios, seguramente éste podría adquirir, de acuerdo con los precios anotados arriba, mucho más de lo que hoy compraría con el salario mínimo oficial.

javiermedinaloera.com

Obra consultada: José C. Díaz Navarro. “Ameca y sus costumbres en 1910”. México. 1960.

Artículos relacionados:

Cuando una borrachera costaba cuatro centavos.

Los arrieros de Ameca.

Don Porfirio debe volver a México.

 

 

Share Button