La doma de caballos

Aventando el lazo. Mexico como fue y como es. Brantz Mayer (1844).

   La doma de caballos, tan antigua como su domesticación, debió practicarse en México desde el siglo XVI, cuando aparecieron las primeras manadas. Es Rafael Landívar quien nos ilustra sobre esta actividad durante el siglo XVIII, que fue cuando él publicó su famoso poema “Rusticatio mexicana”, bello canto a la Naturaleza:

   “Si algún vaquero, famoso por su valentía, ambicionara amansar un alado corcel con duro freno, elige luego uno de entre las muchas manadas, y lo encierra cuidadosamente en los corrales que se levantan cerca de las estancias de la casa, mientras sus compañeros aspiran a emularlo.

   “Haciendo entonces girar repetidamente el lazo con la mano en alto, aprisiona el caballo y apoyándose con todo el cuerpo lo asegura, hasta que algunos jóvenes acometivos viniendo en su ayuda, sujeten con otros lazos al rebelde, que ataca a mordiscos y coces, y ágiles con el cabestro complicado le ciñen el hocico.

   “Salta luego el jinete al grueso lomo, que aquéllos enjaezaron, y el bárbaro conduce por la dilatada llanura al alípede lanzado desde el fondo de los corrales. Mas el caballo enfurecido enarca el lomo y ora se endereza de manos, ora de cabeza patea el aire y se desespera por disparar al que se sienta en su dorso.

   “Pero el amansador aprieta con ambas corvas los espumantes lomos del bruto y maneja erguido las riendas, con las cuales lo frena, lo hace dar una larga vuelta, lo espolea frecuentemente y reprime en medio de la yerba, hasta que domado el cuadrúpedo a fuerza de pruebas lo enseñe a recorrer la pradera con paso educado”.

    Hasta aquí la cita de Landívar sobre la doma de caballos, quien como ya vimos en anterior entrada de este blog se refiere también, en su misma obra, a las manadas de equinos, algunas de ellas salvajes, que aparecieron desde la segunda mitad del siglo XVI en llanuras mexicanas.

    Obra consultadaRusticatio Mexicana, publicada en 1781 por Rafael Landívar. Imagen: México como fue y como es. Brantz Mayer (1844).

      Artículo relacionado: Cómo gobierna un caballo a su manada.

Share Button

2 pensamientos en “La doma de caballos

  1. Salvador Falcon

    En mi infancia alla en el pueblo, conoci hombres dedicados a la doma de caballos, mulas y machos gente muy valiente y prepearada para esta dura faena, aun recuerdo ver montados a estos jinetes apoyados por un segundo hombre montado en una recua ya domada y caminado muy pegados el uno al otro esto se hacia para que el animal bruto tomara mas confianza. Felicidades Javier.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *