El origen arriero de Guanajuato

Guanajuato, Gto., Méx. De P. Guanajuato, Guanajuato, México en F.

Vista de Guanajuato, Gto.

   Guanajuato debe a los arrieros su origen y prosperidad minera. Una vez fundada la ciudad de Zacatecas, en 1546, fueron los arrieros los encargados de transportar los productos minerales a la capital de la Nueva España para su beneficio. El camino por donde transitaban sus recuas, abierto en ese tiempo por el virrey Antonio de Mendoza y ya para entonces infestado de bandidos, pasaba por los hoy territorios de Guanajuato y Querétaro.

Dos arrieros en busca de fortuna

   Fue así como en 1548, según cuentan los cronistas, se encontraron en una ocasión dos hombres que iban con sus muladas a probar fortuna. Acamparon en un lugar del camino y acordaron continuar su viaje juntos, para defenderse mejor de los bandoleros que asaltaban las conductas minerales. Uno de ellos, Pedro, contó a su compañero que había heredado de su padre el oficio de arriero, con lo que se había sostenido toda la vida, pero que en la capital del virreinato había mucha competencia, por lo que había resuelto marchar hacia el Norte, a los minerales, en busca de mejor suerte.

   El otro, llamado Martín Rodrigo, era también arriero de profesión, joven que sólo contaba con dos mulas para dar comienzo a un negocio propio. Como era de noche, se dispusieron ambos arrieros a encender una fogata para protegerse del frío nocturno y calentar sus alimentos, para lo cual recogieron algunas piedras, entre las que amontonaron ramas secas, a las cuales prendieron fuego.

Las piedras de la fogata empezaron a brillar

   Mientras cenaban, ambos arrieros se dieron cuenta que con la lumbre las piedras empezaron a resaltar brillantes puntos metálicos que se encendían como el oro y la plata nativa, y examinando detenidamente esos puntos, vieron que se trataba de finos metales, mejores que los hallados en Zacatecas.

   Dieron gracias a Dios y a Santa María y procedieron, a la luz de la fogata, a escarbar en los alrededores de ella para encontrar la veta, hasta dar con ella. Cubrieron su tesoro con ramas e inmediatamente partieron para el cercano pueblo de Yuriria, donde inscribieron su hallazgo y solicitaron merced real para abrir y trabajar la primera mina de Guanajuato, misma que bautizaron con el nombre de San Bernabé, que fue más tarde sólo una veta de la fabulosa mina de La Luz. A ésta siguió la de San Juan de Rayas, encontrada en forma similar por otro afortunado arriero que la descubrió en el año 1550.

   Nació así, gracias a la arriería, la ciudad minera de Guanajuato, una de las más ricas de la época colonial. A la fecha ocupa todavía el primer lugar nacional en la producción de oro y el cuarto en plata.

  Obra consultada: Heriberto García Rivas. Dádivas de México al mundo. Ediciones Especiales de Excélsior. 1965.

   Imagen: De la página Guanajuato, Guanajuato, MÉXICO en Facebook.

   Artículo relacionado: Los primeros caminos de México.

Share Button

Un pensamiento en “El origen arriero de Guanajuato

  1. Pingback: Los arrieros de minas: el difícil comienzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *