Las cinco mulas cambujas

Camino Veracruz-México-Guadalajara-Tepic.
 
   Relumbrón llama Payno en Los Bandidos de Río Frío a un influyente coronel  que en los años 30 del siglo XIX llegó a ser muy poderoso en México no sólo por sus relaciones políticas de muy alto nivel sino por las fabulosas riquezas que pudo acumular gracias a los prósperos negocios que administraba, en su mayoría ilegales, y sobre todo por la extensa red de bandoleros que controlaba y que acudían a él para recibir órdenes y compartir “utilidades”, reconociéndole como jefe de jefes.
   Aunque Relumbrón aparece en esta obra como un personaje novelesco, lo cierto es que por aquella época fue procesado, condenado a muerte y ejecutado el coronel Yáñez, ayudante cercano del presidente Antonio López de Santa Ana, al descubrirse una serie de asesinatos y robos cometidos por las bandas que protegía dicho militar, teniendo cogidas en su red a muchas de las principales familias de México.
Dos comerciantes preparan un contrabando de oro
   Resulta que Relumbrón, siempre en busca de los negocios más jugosos, acudió en una ocasión a la Feria de San Juan de los Lagos, Jalisco, que era entonces una de las principales del país. Ahí, durante un banquete que ofreció a los  ricos comerciantes de la región, escuchó a dos de ellos, originarios de Tepic, Nayarit, que conversaban en voz baja sobre un contrabando de oro que harían a la Costa del Pacífico, para embarcarlo en un barco de guerra inglés.
   Convencidos ambos comerciantes de que, por su honradez, a los arrieros se les puede fiar oro molido, convinieron en distribuir y ocultar el tesoro en los aparejos de cinco mulas cambujas, que cargadas con barriles vacíos de aguardiente pondrían al cuidado de unos arrieros, mismos que se incorporarían a otros hasta formar un hatajo de 50 mulas transportando aguardiente y azúcar por el camino Guadalajara-Tepic. De esta manera, nadie sospecharía del contrabando de oro que enviarían a Mazatlán, Sinaloa, evadiendo el pago de impuestos.
Relumbrón aprovecha y da un golpe audaz
   Enterado Relumbrón de los detalles de este viaje, mandó llamar a uno de sus capitanes de mayor confianza, llamado Pedro Cataño, a quien encargó aplicar toda su astucia para convertirse en compañero de ruta de todos esos arrieros, y en el lugar más propicio cortar de la recua las cinco mulas cambujas, para conducirlas a un rancho del propio Relumbrón.
   Todo resultó de acuerdo a lo planeado: Cataño se las ingenió y en el momento que juzgó oportuno, una noche en que los arrieros dormían, separó las cinco mulas cambujas, que con prisa condujo, todavía con los barriles de aguardiente vacíos, al rancho de Relumbrón, donde a la vista de éste fueron descargadas las bestias, encontrando en los aparejos, donde normalmente hay borra y zacate, veintidós mil pesos en oro envueltos en gamuza gruesa.
   Moraleja: Para unos que madrugan hay otros que no duermen.
   Mula cambuja: De color negro con visos rojizos.
   Dibujo: Alberto Beltrán. Viajes en México. SOP (1972).
   Fuente: Manuel Payno. Los Bandidos de Río Frío(1889-1891).

 

Share Button

Un pensamiento en “Las cinco mulas cambujas

  1. Pingback: La Feria de San Juan: ¡Qué feria!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *