Cómo terminó la arriería en el Occidente de México


Mapa Zona Norte. De p. Cesar Cosío en F.

 Mapa del Norte de Jalisco y colindancias.

  El sistema de la arriería, que fue por más de cuatro siglos el principal medio de transporte y de comercio de México, empezó a decaer en la Región Occidente al arribar el ferrocarril a Guadalajara, en 1888, pero los arrieros siguieron cabalgando todavía hasta la segunda mitad del siglo XX en las zonas más aisladas de Jalisco, Zacatecas, Nayarit y Durango.

   Fue hasta 1986, con la apertura de la carretera Guadalajara-Colotlán, que comunicó a gran parte de esa apartada región, cuando se considera desaparecido el sistema de los arrieros, con todo lo que fueron sus costumbres, recuas, aperos, rutas, mesones, lugares de descanso y tráfico de mercancías.

Importancia de la arriería en la región de Guadalajara

   Medio siglo después de establecida la arriería en Guadalajara y otras poblaciones de Nueva Galicia, en el siglo XVI, el obispo Alonso de la Mota y Escobar asegura que la provisión de todo lo necesario para la ciudad se hacía en recuas de mulas, porque no había caminos llanos abiertos para carreteras.

  A fines del siglo XVIII, la arriería era tan importante en la Intendencia de Guadalajara que la Junta de Gobierno del Real Consulado tuvo necesidad de expedir un Reglamento de Arrieros y Mercaderes, con fecha 15 de marzo de 1796. En todos los casos dicha reglamentación tendía a normar las actividades de los arrieros para proteger el derecho de los dueños de las mercancías.

Hubo un impuesto para caminos en México que no cumplió sus fines

Garita de San Pedro Tlaquepaque, 1890. De P. Alonso Fernández-r en F

Garita de San Pedro Tlaquepaque, Jal., en 1890.

   Desde la época colonial había en Guadalajara una serie de garitas donde se cobraban los peajes de los arrieros, un impuesto cuyo producto debía destinarse al cuidado de los caminos; no obstante, nunca faltaron las quejas de los viajeros por el mal mantenimiento de los mismos.

   El gobernador de Jalisco, general Ramón Corona, suprimió el pago de las alcabalas el 10 de octubre de 1887, cuando la arriería entraba en decadencia en la Región Guadalajara, al establecerse, a partir de 1888, la comunicación por ferrocarril con la Ciudad de México. Sin embargo, en el aislado Norte de Jalisco los arrieros siguieron cabalgando casi un siglo más.

La arriería del Norte de Jalisco nace en medio de la guerra

    Organizada en plena Guerra Chichimeca (1550-1600), la arriería de esta zona no pudo haber tenido un parto más difícil. A partir del descubrimiento de las minas de plata en Zacatecas, en 1546, el avance español hacia el Norte encontró la férrea oposición de los naturales de estas tierras, tan solo una década después de la Guerra del Mixtón, en la que también habían participado.

   Pese a ello, pronto se inició el trazo de caminos de herradura que conectaron los campos mineros del Norte con la capital de Nueva Galicia. Uno de ellos unía a Fresnillo, Jeréz, Tlaltenango, El Teúl y Guadalajara. Este es el lejano antecedente de la carretera Guadalajara-Colotlán-Zacatecas.

   Aquellos caminos de la plata, demasiado vulnerables a los ataques de los indios, pronto se convirtieron en campos de batalla. Las guerras y el bandolerismo sembraron siempre la inseguridad en los caminos.

Importancia de la arriería en el Norte durante la época colonial

Zacatecas desde el Norte. P. Temas Zacatecanos en F

Antigua vista panorámica de Zacatecas.

   Hacia el siglo XVII, los cañones de Juchipila y Tlaltenango era ya grandes abastecedores de maíz y de trigo para Zacatecas, pero luego, en el siglo XVIII, Bolaños se convirtió en el más importante mineral de Nueva Galicia.

   En 1750, en su época de mayor esplendor, los diputados de minería del Real de Bolaños estimaron que en las distintas fases de explotación se empleaban por entonces 8.000 mulas de carga y tiro, cuando la población total de ese distrito ascendía a sólo 5.676 habitantes.

   En su Descripción y Censo General de la Intendencia de Guadalajara correspondiente a los años 1783-1793, José Menéndez Valdez asegura que 68.688 cargas que se beneficiaron el año de 1792 en el Real de Bolaños, produjeron 120.766 marcos, cuatro onzas de plata.

   Ante semejante bonanza tuvieron que recibir especial atención los caminos de arrieros para transportar el material argentífero en dirección a Zacatecas y Guadalajara.

Decadencia y fin de la arriería en el Norte de Jalisco

Primeros automóviles. De P. Óscar Luna en F.

Uno de los primeros automóviles.

   Pero llegó el automóvil y con él las carreteras que desplazaron a los arrieros, en un proceso que en esta zona duró más de 80 años.

   En Zacatecas rodó el primer automóvil en 1902; en Colotlán y Huejuquilla, a principios de los años 20, y aunque desde 1913 había entrado a Bolaños un automotor, no fue sino hasta mediados de los 40 cuando empezaron a circular algunos camiones de carga en Villa Guerrero y el Cañón de Bolaños, por brechas intransitables donde hasta las mujeres arriaban bestias.

   Fue esta Zona Norte de Jalisco la última del Occidente de México incorporada a la red nacional de comunicaciones. De ahí que la apertura de la carretera troncal Guadalajara-Colotlán-Zacatecas, en 1986, con la que empieza a integrarse la red caminera regional, actualmente en desarrollo, marca el fin de la arriería en esta parte del país.

    Artículo relacionado: Auge y ocaso de la arriería en México.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *