Los retenes, mal necesario


Fue necesario que los delincuentes acabaran con la vida de seis policías, cuatro de Guadalajara y dos de Zapopan, para que las autoridades federales, estatales y municipales se decidieran finalmente a reestablecer en esta zona metropolitana retenes policíacos, con el fin de detectar y retirar las armas que portan por las calles los criminales.
Claro está que estos operativos de seguridad representan una molestia para los ciudadanos que nada tienen que ver con las organizaciones criminales, pero ante las dimensiones que han alcanzado las actividades delictivas, no hay otra alternativa que tolerar estas molestias, sobre todo cuando es bien sabido que el que nada debe, nada teme.
No es la primera vez
Tampoco es la primera vez que las autoridades locales se deciden a instalar retenes para frenar el tráfico de armas. Ya en otras épocas de la historia se adoptaron medidas similares que dieron buen resultado, especialmente durante el gobierno de Flavio Romero de Velasco, uno de los gobernantes que más ha hecho por la seguridad de los jaliscienses.
Precisamente, durante su toma de posesión como gobernador, a fines de los setenta, al anunciar que no habría tregua en la lucha contra los criminales, Romero de Velasco pronunció aquella famosa frase de que “los delincuentes portan pistolas del tamaño de su miedo”, y de inmediato emprendió la campaña de despistolización que redujo significativamente el índice de criminalidad en el Estado.
Respeto a los derechos humanos
La principal preocupación social manifestada ante estos operativos de seguridad es que atentan contra los derechos individuales, porque incluso hay quienes argumentan que los vehículos deben considerarse prolongación del domicilio de las personas, donde sí se permite guardar armas para legítima defensa de sus dueños.
Sin embargo, en una ocasión, interrogado al respecto, el presidente fundador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, Lic. Carlos Hidalgo Riestra, expresó que los derechos humanos son perfectamente compatibles con los operativos de seguridad pública, de suerte que, no por temor a atentar contra estos derechos se debe dejar indefensa a la sociedad ante los delincuentes.
Autoridades muy lentas
En la integración de los retenes participan policías del Estado, de los municipios y de la federal, además de observadores de la Comisión de Derechos Humanos que estarán al pendiente de que no se cometan abusos contra los ciudadanos, máxime que, se supone, la policía no detendrá indiscriminadamente a todos los automovilistas, sino sólo a los que sean sujetos de sospecha o reporte.
Aquí lo importante es que el automovilista, cualquiera que sea el caso, esté siempre dispuesto a colaborar con la autoridad, porque como señalaba al principio, quien nada debe, nada tiene qué temer, además de que estará cooperando en una acción de vital importancia para la sociedad como es la seguridad pública, que en los últimos años se ha salido completamente del control del gobierno.
Con estos retenes las autoridades demuestran que son demasiado lentas para adoptar las medidas que exige la sociedad, pero vale más tarde que nunca. ¡Enhorabuena!
www.javiermedinaloera.com

Artículo publicado en el semanario Conciecia Pública en su edición del lunes 17 de septiembre de 2018.

Share Button

Sólo las ideas perduran


Un viejo amigo escritor me dijo un día: “Nos gusta escribir para tratar de detener el tiempo y no morir del todo”. Esto es cierto, porque de acuerdo con la naturaleza de las cosas, todo caduca, todo se acaba, excepto el pensamiento, es decir, las ideas perduran mientras haya alguien que las recuerde.
Cierto es que también las ideas cambian a través de los tiempos, pero en el fondo, como decían antiguos filósofos: “Pueden acabar con mi vida, pero no con mi pensamiento”.

Los amantes de riquezas
Vemos a nuestro alrededor personas que creen tener la clave de la felicidad basada en bienes materiales, en la acumulación de riquezas, de lujos y cosas superfluas¸ sin pensar jamás en los placeres intelectuales que son de mayor permanencia.
Tales individuos olvidan que nada se llevarán al otro mundo, ya que al morir volverán a la tierra que los vio nacer tan solos y despojados como llegaron, igual que todos los demás mortales, por más pobres que hayan sido.
En cambio, algunos podrán ofrecer a la posteridad por lo menos sus buenos ejemplos, así como las ideas que a lo largo de la vida lograron convencer a otros. Esto es más perdurable.

Poderoso caballero, don dinero
No rechazo los bienes materiales, porque estos son buenos auxiliares en la vida, pero insisto en que hemos de utilizarlos con medida. Lo digo porque he conocido a gente muy rica que supo y sabe para qué es el dinero, y lo usa con criterio, con criterio humano, tratando de servir a los demás. Estoy convencido de que esto es lo mejor para la tranquilidad de todos.
El problema es que lo material está condenado a perecer, empezando por nosotros mismos, que somos y seguiremos siendo biodegradables, igual que los demás animales y plantas de la naturaleza. No hay otra opción: somos perecederos; tarde o temprano rendiremos cuentas a la madre Tierra. Y ella es justa y pareja.
Más todavía, ni el mundo mismo con sus joyas y todo lo que comprende ese reino, son eternos; tarde o temprano también se acaban o se transforman.
Esto nos lleva a una conclusión:

Sólo el pensamiento permanece
El pensamiento humano puede ser eterno si lo elevamos a la idea de Dios, creador de todo, pero si insistimos en destruir nuestra propia naturaleza como ahora lo hacemos con la terrible contaminación que propiciamos y el cambio climático, no hay manera de conservar ni siquiera las ideas.
Desde tiempos remotos el hombre buscó la inmortalidad, el elixir de la eterna juventud. El miedo a la muerte ha dominado gran parte del pensamiento humano, pero hasta la fecha nadie, ni los más poderosos del mundo, han dado con la clave para vivir eternamente.
Claro que ha habido muchos intentos desde la antigüedad y en los tiempos modernos, incluso por parte de instituciones científicas del mayor prestigio, para encontrar la manera de proyectarnos en el Universo y descubrir sus secretos, pero lamentablemente nada se ha concretado; sólo hay especulaciones.

javiermedina loera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del lunes 10 de septiembre de 2018.

Share Button

Jalisco, su origen gallego

 


Galicia

Resulta que muchos mexicanos, entre ellos jaliscienses, acostumbramos hacer bromas a costa de los gallegos, tratándolos como escasos de luces o ingenuos, por no decir tontos. Sin embargo, pasamos por alto que no pocos de ellos son nuestros ancestros, que en algún momento de la historia (300 años de coloniaje español) se avecindaron en esta entidad, llamada en sus orígenes precisamente la Nueva Galicia.

Entre los comediantes de moda no faltan los chistes sobre gallegos, a quienes, sin base alguna, suelen tratar de la peor manera, sólo porque esto ha sido tradicional.

Cabe aclarar, desde luego, que entre los fundadores de Guadalajara, en 1542, de acuerdo con los antiguos cronistas, hay extremeños, castellanos, vizcaínos, andaluces, montañeses y portugueses, pero nadie menciona a los gallegos, que muy probablemente llegaron tiempo después, a lo largo de la Colonia, para poblar amplias regiones de Jalisco.

Apellidos muy conocidos
Así las cosas, hoy nos comunicamos habitualmente con personas de apellidos gallegos tan conocidos como García, González, Rodríguez, Fernández, López, Martínez, Sánchez, Pérez, Gómez, Ruíz, Díaz, Álvarez, Romero, Alonso, Gutiérrez, Torres, Domínguez, Vázquez, Ramos, Gil, Ramírez, Blanco, Suárez, Castro, Iglesias, Núñez, Garrido, Castillo, Cortés, Guerrero, Prieto, Méndez, Gallegos, Vidal, Cruz, Herrera, Peña, Campos, Fuentes, Nieto y muchos más.

Algunos de estos apellidos llenan la mayor parte del Directorio Telefónico de Jalisco y de México, y pese a ello seguimos haciendo bromas a costa de los gallegos.

Lo cierto es que Galicia representa hoy una de las regiones más progresistas de España, de la cual los jaliscienses hemos de sentirnos orgullosos, porque vive ahí gente talentosa, con el sentido común que hace falta en otros muchos lugares de la Tierra.

Galicia en estado puro

Paso a narrar una anécdota de mi colega y amigo español José María Navlet, que contó hace poco tiempo en Facebook, y que me llamó la atención debido a su actualidad para los jaliscienses:

“Volviendo a Galicia por una autovía cualquiera, me desvío para hacer un descanso en una estación de servicio y en la cafetería anexa observo al entrar un cartel que indica: “Tenemos WiFi.

“Después de pedir un cortado le digo a la camarera:

“-He visto que tienen wifi, ¿podría darme la clave?

“La camarera: -Eso depende.

“- Perdón… ¿Entonces no tienen wifi?

“Lc. -Eso depende.

“-Disculpe pero… ¿De qué depende que tengan wifi?

“Lc: Que la clave es eso depende. Todo seguido y en minúscula.

Conclusión

Como podemos ver, los gallegos de la España contemporánea, y sin duda sus ancestros que poblaron estas tierras jaliscienses, no tenían nada de ingenuos, como normalmente se considera, sino un doble sentido muy especial que con frecuencia se manifiesta en nuestras comunidades y en el mundo entero.

En otras palabras, antes de opinar sobre un pueblo, raza o condición humana cualquiera, tratemos de averiguar sus antecedentes, su historia, formas de ser y de pensar, porque de otro modo nos exponemos a graves errores, y más en estos tiempos en que la comunicación se ha vuelto universal.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 2 de septiembre de 2018.

Share Button

La Milenka

Milenka es el nombre de una perrita siberiana que le obsequiaron a mi hijo Carlos Tonatiuh hace siete años, y que adoptamos con gusto, a pesar de que ya teníamos en casa otra cachorrita de la misma edad, de la raza pastor alemán, con temperamentos obviamente distintos. Esto ocasionó dificultades, por la natural hostilidad entre ellas, lo que nos obligó a separarlas dentro de la misma casa.

El caso es que al poco tiempo, la pastora murió por alguna enfermedad desconocida, quizás un piquete de araña venenosa, según el veterinario, y consecuentemente la Milenka se quedó como dueña absoluta del territorio.

En busca de novio
Pasaron los años y Milenka mostró, aparte de su hermosura, muy buenos modales, lo que me motivó a buscarle novio, porque yo no quería que su estirpe se perdiera, y fue así como conseguí a un perro de su misma raza, con el cual la casé, y a los tres meses ya teníamos perritos.

El problema es que Milenka sufría de ataques epilépticos, que se los atendimos desde tiempo antes, pero a la hora del parto pudieron causarle alguna complicación, de suerte que el día de Navidad de 2017 tuvo cuatro cachorros, de los cuales sólo uno sobrevivió; los demás pudieron haber nacido muertos.

Se comió a sus hijos muertos

Al ver muertos a sus cachorritos, lo único que se me ocurrió fue envolverlos en papel periódico y ponerlos en el bote de la basura, de donde, para mi gran sorpresa, Milenka fue a sacarlos para comérselos.

Recordé entonces que el Padre de la Historia, Herodoto, recorrió cinco siglos antes de Cristo el mundo de su tiempo, llegando a la conclusión de que unos seres humanos entierran a sus muertos, otros los incineran y los demás se los comen. Creí que Milenka guardaba alguna información de aquellos tiempos, y no le guardé rencor, por lo contrario, pensé en ayudarla.

La suerte del sobreviviente
El caso es que Milenka le tomó enorme cariño a su hijo sobreviviente, al que pusimos por nombre Floqui, en memoria de aquel gran aventurero vikingo.

Tal fue el amor y compasión demostrado por Milenka a su único hijo que dejó de comer sus propios huesos, que tanto le gustaban, para llevárselos a su cachorro, aparte de ofrecerle sus tetitas a la hora que él quería. Esto me impresionó mucho, pero más cuando vi que al poco tiempo el mismo cachorrito le “agandallaba” los huesos a su madre, a pesar de que se los compartíamos a ambos.

¡Qué hijo tan ingrato!, pensé entonces.

Sin embargo, pasaron los meses y vi que el hijo llegó a respetar a su madre, no sólo su comida, sino su forma de ser, al grado de que jamás vi tan grata convivencia familiar como la que me tocó observar entre Milenka y Floqui.

Murió Milenka
Hace unas semanas perdimos a Milenka como consecuencia de su vieja enfermedad, que tratábamos con proato de magnesio, pero nos dejó su valiosa herencia: Floqui, tan noble y cariñoso como ella.

Amo a los animales.

javier medinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del lunes 27 de agosto de 2018.

Share Button

Libertad en redes sociales

La libertad de expresión en redes sociales tiene sus límites, igual que en cualquier otro medio de difusión, porque en primer lugar la absoluta libertad para decir o escribir lo que se nos pegue la gana sin respeto para nadie, no existe, no ha existido y espero que no exista jamás.

Comentaba hace unos días con estimados colegas que ni las aves del cielo¸ consideradas como los seres más libres de la Naturaleza¸ pueden volar más allá de los límites que les marca la atmósfera de la vida.

Por lo tanto, las redes sociales, como su nombre indica, pueden llegar a ser lo que la gente quiera, siempre y cuando las personas se expresen de acuerdo a las normas y costumbres de cada país, porque de lo contrario, pueden acarrearse consecuencias desagradables.

Para empezar, hay controladores
En primer lugar, los creadores de redes sociales tienen sus políticas editoriales, como las tienen todos los directores de medios de comunicación del mundo, de suerte que es difícil rebasar esas limitaciones.

Quienes administran las redes tienen el poder (no sé si la facultad), de destacar los mensajes que ellos consideren importantes y de ocultar a la vez aquellos que no les satisfacen.

Mientras estos administradores destaquen los mensajes que promuevan la dignidad y superación del ser humano, me parece de lo más correcto, y si a la vez ocultan cualquier tipo de pornografía, abuso y tráfico infantil, trata de personas, apología del delito y todo lo que vaya contra la dignidad humana, también me parece de lo más plausible.

¿Y nosotros qué?
Luego de esas limitantes, la gente tiene, ha tenido la libertad (y espero que la siga teniendo) para decir lo que quiera en las redes acerca de cualquier tema de política, economía, cultura, religión, deportes, etcétera.

En lo personal, sólo pediría que cualquier expresión se haga con respeto a la gente, conforme a las normas más elementales de educación que tradicionalmente rigen en las relaciones humanas, porque por desgracia abundan los casos en que cada segundo se ofende y denigra a las personas en la forma más vil e impune.

¿Por qué pienso así?, porque me formé en el periodismo antiguo, del siglo XX, pero con raíces en el XIX, cuando los medios de difusión tenían amplio respeto por sus lectores, y como aficionado que soy de las nuevas redes sociales, me ofende cualquier expresión que atente contra la dignidad humana.

Las palabrotas a nadie elevan
Me permito recordar aquí lo dicho por el afamado autor contemporáneo Alejandro Jodorowsky, quien insiste en que las palabrotas, conocidas comúnmente como majaderías o “malas razones”, pueden servir para liberar a quienes las pronuncian, pero a nadie elevan.

El caso es que algunos colegas, incluso considerados como líderes nacionales de opinión, han tomado por costumbre decir palabrotas en sus artículos¸ pensando seguramente que así adquieren más audiencia entre la gente joven.

Sin embargo, las palabrotas, expresadas por periodistas o por cualquier otra persona, pueden servir, como queda dicho, para “liberar” a quienes las expresan, pero a nadie elevan.
www.javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del lunes 21 de agosto de 2018.

 

Share Button

Morena, ¿tercera reencarnación del PRI?


A juzgar por el gran número de priístas que a lo largo y ancho del país han emigrado recientemente a Morena, cualquiera diría que vivimos el nacimiento de la tercera reencarnación del partido fundado hace 90 años por Plutarco Elías Calles, llamado en sus orígenes Partido Nacional Revolucionario (PNR), para convertirse luego, en tiempos de Lázaro Cárdenas, en Partido de la Revolución Mexicana (PRM), y después, Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Esta idea sería aventurada si se toma en cuenta la manifiesta oposición del líder de Morena y presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, a algunos sistemas seguidos por el PRI, y más cuando anuncia la cuarta transformación del país (después de la Independencia, la Reforma y la Revolución), pero no hay que olvidar que en sus dos últimas reencarnaciones el PRI sufrió también cambios radicales, tanto que en una ocasión pasó de enarbolar banderas socialistas (con Cárdenas) hasta abiertamente capitalistas (con Miguel Alemán), y siguió vivo 70 años más.

Los mexicanos saben de política
Recuerdo lo que me dijo hace medio siglo don Jorge Álvarez del Castillo, quien conocía a fondo el periodismo y la política nacional: “Cualquier presidente municipal de un pueblo mexicano sabe más de política que el mismo presidente de los Estados Unidos, y te lo puedo demostrar”.

De pronto me pareció cuestionable su sentencia, pero al paso del tiempo comprobé que efectivamente los mexicanos tienen una sensibilidad especial para las cuestiones políticas, que no se manifiesta en otros pueblos de la Tierra. La explicación puede encontrarse en raíces históricas y culturales, pero ya no dudo que esto sea verdad.

Conformistas y acomodaticios
Algo existe en la idiosincrasia mexicana que hace de la mayoría de nuestros políticos gente conformista y acomodaticia (¿virtud o defecto?, al grado de que prefieren entregarse al mejor postor antes que arriesgar su futuro en aventuras “peligrosas”.

De hecho, son unos cuantos, contados con los dedos de una mano, los grandes líderes revolucionarios que este país ha tenido desde tiempos de la Conquista española: Cuauhtémoc, Hidalgo, Morelos y Juárez, los más ilustres.

La falta de ejemplos que conduzcan a los políticos mexicanos a reformar de veras las condiciones de sus pueblos y del país los orilla también a dejarse llevar por circunstancias cómodas y remunerables.

Sin embargo, hemos de reconocer que algunos han pagado con su vida el intento de mejorar las condiciones de la gente.

Morena, ¿reencarnación del PRI?
En estas circunstancias, cuando veo que ante la agonía de su partido, muchos priístas voltean hacia Morena, y Morena los acepta, pero además, su líder, Andrés Manuel, les da posiciones importantes, no puedo menos que pensar en una tercera reencarnación del PRI que está naciendo. En esta transición pacífica se basa principalmente mi tesis.

El hecho es que el país tiene que cambiar, y si es en paz, mucho mejor. Lo malo sería que Morena heredara las mañas de los peores priístas reconocidos por ladrones y convenencieros, algunos de los cuales, lamentablemente, ya están ahí, pero hay que ver hasta dónde los deja llegar su nuevo líder.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 12 de agosto de 2018.

 

Share Button

Lectura en lenguas indígenas

Niñas indígenas

En un país donde viven millones de indígenas, no pueden faltar esfuerzos para promover la lectura entre ellos, en su propia lengua, ya que no sólo se trata de fortalecer su nivel educativo, dándoles la oportunidad de conocer nuevas herramientas para mejorar su entorno económico y social, sino también para promover la identidad y unidad entre todos los mexicanos.

De esta manera, a través de la Secretaría de Educación Pública se han realizado muchos proyectos editoriales para llevar la lectura bilingüe en castellano y en su propia lengua a numerosas comunidades indígenas del país.

En Jalisco, por ejemplo, durante la época en que ocupó la Dirección de Educación Indígena la maestra Judith Rimoldi, la Secretaría de Educación llevó a cabo por lo menos una docena de ediciones tanto en lengua huichol como nahua para fomentar la lectura entre los niños indígenas de educación básica.

Entre esas ediciones destacan las “Narraciones Nahuas” y las “Narraciones de los Niños Wixaritari”, en las cuales participaron niños y niñas de ambas etnias y sus maestros, con el afán de promover su cultura, el reconocimiento de sus valores y de su historia.

“Cuéntame” es otra serie publicada también en aquellos años, para promover el buen hábito de la lectura entre los indígenas jaliscienses.

El objetivo de estas y otras ediciones fue acercar el libro a todos los espacios del territorio estatal, incluso las más inaccesibles y remotas, como son las indígenas, teniendo en cuenta que el hábito de la lectura es un aliado invaluable en la labor educativa.

javiermedinaloera.com

 

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de agosto de 2018.

Share Button

Don Victoriano Huerta, digno hijo de Colotlán

El general Victoriano Huerta.

Ahora que, según anuncia el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, está por arrancar la cuarta transformación de México, seguramente se revisarán muchos aspectos de la historia oficial desde tiempos de la Independencia hasta nuestros días, pasando por la Reforma y la Revolución.

Entre las cosas que más atañen a Jalisco destacan los injustos ataques de que ha sido objeto el general Victoriano Huerta, oriundo de Colotlán, Jal., al grado de que durante mucho tiempo se dijo que tanto la Federación como el Estado habían abandonado a su suerte a esa apartada región, sólo porque Huerta había nacido ahí.

Cierta o no cierta la versión, el caso es que la zona aún sufre marginación en su vida económica y social, pero la gente de allá no deja de considerar al general Huerta como un héroe, ya que no se ha demostrado el principal delito que le imputan, de haber mandado matar a Madero y Pino Suárez. En cambio, los evidentes méritos de este ilustre militar no han contado para nada.

Anécdota de Gil Preciado
Hay una anécdota que ilustra el pensamiento oficial sobre Huerta:
En una de sus giras de trabajo el profesor Juan Gil Preciado, quien gobernó Jalisco a fines de los años 50 y principios de los 60 del siglo pasado, viajó a la apartada Zona Norte.

Por aquel tiempo, para llegar a Colotlán, saliendo de Guadalajara, había que tomar la Carretera a Saltillo, rumbo a Ixtlahuacán del Río, y luego por territorio del Estado de Zacatecas, por todo el Cañón de Juchipila hasta la exhacienda de Malpaso, donde los vehículos doblaban a la izquierda para llegar a Jerez, luego a Tepetongo, y finalmente entrar al Norte de Jalisco por el lado de Huejúcar.

El caso fue que en esa gira el gobernador y sus cercanos colaboradores viajaban en una camioneta, y los periodistas en otra, de suerte que al llegar a Malpaso los reporteros decidieron hacer un alto en el tradicional puesto de tortas que ahí había, y que con el hambre que traían se veían muy apetitosas.

Sólo Octavio González Garzón, quien auxiliaba al gobernador en asuntos de prensa, continuó el viaje con él hasta llegar a Colotlán, donde de inmediato dio principio un acto de recepción.

Inesperado elogio a Huerta
Fue durante dicho acto cuando un hombre de edad avanzada, de pelo blanco y de solemne aspecto, empezó a decir un discurso de lo más elogioso “para ese gran mexicano, patriota, ejemplo de las viejas y nuevas generaciones, el digno hijo de Colotlán, don Victoriano Huerta…”

Visiblemente preocupado por lo que estaba escuchando (ya que Huerta fue y sigue siendo satanizado por la historia oficial), Gil Preciado se dirigió en voz baja a su jefe de prensa, González Garzón, preguntándole qué había pasado con los periodistas. González le respondió que se habían quedado en Malpaso comiéndose unas tortas.

–¡Ah qué bueno! –dijo entonces ya tranquilo el gobernador–, a nadie le diga lo que pasa aquí porque este pinche viejo la está regando.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 6 de agosto de 2018.

 

Share Button

Nuestra historia: Tiempo de revisión

El ascenso de Andrés Manuel López Obrador a la primera magistratura del país abre, entre otras cosas, la extraordinaria posibilidad de revisar la Historia de México, haciendo a un lado enfoques oficialistas que la desvirtuaron por lo menos desde tiempos de la Independencia.

López Obrador habla de una cuarta transformación en México, que aún no tiene nombre, pero que ya está en la mente de muchos.

Independencia, Reforma y Revolución fueron los tres grandes movimientos sociales que en los siglos 19 y 20 cambiaron radicalmente las condiciones del país.

No sabemos a ciencia cierta cuál es el alcance de esta cuarta transformación que propone López Obrador, pero sin duda traerá grandes cambios en la vida política, económica y social. Ojalá que esto sea para bien de todos.

Transformar es cambiar visiones
Una cuarta transformación en la Historia de México significa cambiar la visión que de la misma tenemos los mexicanos desde hace siglos, porque a través del tiempo se han tejido infinidad de historias que muchas veces se inventaron para proteger intereses políticos y económicos del momento, sin preocuparse por comprobar que aquello fuera cierto.

Cualquiera puede suponer que por tratarse de un nuevo gobierno de izquierda (aún tengo dudas sobre esta calificación), la revisión de la Historia de México, que obviamente hoy se impone, tendría que cuestionar los posicionamientos históricos de derecha, pero no necesariamente, porque hay que recordar que los extremos se tocan, y cosas que hoy consideramos de derecha podrían resultar favorables a movimientos de izquierda.

Satanizaciones más conocidas
Entrar en más detalles es algo que se contrapone a la brevedad de este artículo. Digamos solamente que hay en nuestra historia ilustres personajes satanizados por cuestiones políticas como lo son Agustín de Iturbide, consumador de la Independencia nacional; el emperador Maximiliano de Ausburgo, en tiempos de la Reforma, y el general Victoriano Huerta, en la época revolucionaria.

Una sociedad que presume de democrática y civilizada no puede condenar a priori a sus personajes históricos; nuestro deber es valorarlos en todos los aspectos, considerando tanto sus buenas acciones como las que creemos que fueron negativas, como lo hacen los pueblos más progresistas del mundo.

En otras palabras, ha llegado la hora de hacer una verdadera revisión de la Historia nacional, apreciando sin prejuicios políticos, económicos o sociales los verdaderos méritos de los protagonistas, de acuerdo a las circunstancias que les tocó vivir. Esto sería acercarnos a la verdad de los hechos, sin distorsiones propiciadas por grupos de interés que, al final de cuentas, como hemos visto, desaparecen como todos.

A cada quien lo suyo
Espero que en esta nueva etapa de la vida nacional pensemos tranquilamente en lo que fue y es nuestro país, sin prejuicios de ninguna naturaleza, dándole a cada quien lo que le toca. México será más grande en la medida en que podamos superar estas diferencias, obviamente circunstanciales. Estamos ante la posibilidad de ajustar la historia a la realidad, algo fundamental en nuestras relaciones internas y externas.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del lunes 16 de julio de 2018.

Share Button

Apoyo condicionado a López Obrador

 


Ante una disyuntiva que se veía difícil, muchos electores mexicanos optamos el pasado uno de julio por quien consideramos, no el mejor candidato, porque ciertamente no había mucho para escoger, sino por el menos malo.

Quienes elegimos a Andrés Manuel López Obrador para presidente de México lo hicimos a sabiendas de que durante su prolongada campaña electoral prometió cosas inviables, irrealizables, idealistas, nacidas al calor de la contienda política.

Sin embargo, los demás candidatos representaban intereses más cuestionables aún.

Así las cosas, a estas alturas, todos (incondicionales y condicionales) esperamos que el señor López Obrador resulte un buen presidente, porque lo que más deseamos en común es que a este maravilloso país, donde nacimos, crecimos y posiblemente moriremos, le vaya bien.

Nada es seguro
En política nada es seguro, de suerte que, especialmente los periodistas, hemos de insistir en la corrección de ciertas estrategias para que México marche lo mejor posible en beneficio de todos, sin demagogia, pero tampoco sólo en favor de unos cuantos.

Claro está que durante su campaña electoral López Obrador prometió, como lo han hecho todos los políticos populistas de la Tierra (él no es la excepción), muchas cosas que a la hora de la hora no podrá cumplir, porque entre las contiendas electorales y la realidad de los pueblos ha existido siempre mucha diferencia.

La cuestión es que a los políticos les interesa conquistar o conservar el poder, y a esto encaminan sus esfuerzos, a veces con gran perseverancia, como es el caso de Obrador, pero el problema es que una vez alcanzados sus propósitos, se olvidan muchas veces de los compromisos adquiridos en campaña, no porque no quieran cumplirlos, sino porque la realidad que viven sus respectivos pueblos los obliga a rectificar planteamientos originales. Sobran ejemplos locales, nacionales e internacionales que ilustran esta situación, pero como dijera “Don Quijote”, vale más “no menealle”, al menos por ahora.

La razón de Estado, fundamental
Entre las cosas que el nuevo presidente electo no podrá cumplir, por más que se empeñen en ello él y algunos de sus allegados, destacan aquellas que se apartan de la razón de Estado (a la que no soy muy adepto, pero respeto), que son varias, puesto que el interés del Estado, que teóricamente ve por todos, es con frecuencia diferente al de la mayoría de los políticos, interesados sólo en el poder.

¿Ejemplos? Todo lo que vaya contra la justicia, el equilibrio económico y político, la seguridad y el bienestar social, objetivo común de los mexicanos. No tardan en salir a relucir las promesas incumplibles.

Apoyo condicionado
En conclusión, los electores de López Obrador, al menos los no incondicionales, hemos de insistir en que cumpla todas aquellas promesas apoyadas en la realidad. Y por supuesto, no dejaremos de advertirle con la mejor buena fe y en la medida de nuestras posibilidades los riesgos que podría afrontar ante la gran diversidad de intereses encontrados que se manejan en el país y en el extranjero.

javiermedinaloeracom

 

Share Button