Día del Niño 2013

  

Niñas de la etnia wixárica.

   El estimado comunicador y amigo Eduardo (Lalo) Corona Santana tiene desde hace muchos años la feliz costumbre de enviar a sus amistades una reflexión alusiva a la fecha conmemorativa del momento, llámese Navidad, Año Nuevo, Día de la Madre, etcétera. Hoy recibí de él un bello mensaje sobre el Día del Niño, que no resisto la tentación de compartirlo con mis amables lectores:

   Qué dicha ser y sentirse niño. Con ese corazón generoso y la inocencia a flor de piel. Con esa sonrisa encantadora. Con esos ojos de ternura y compasión. Con esa ilusión de crear un mundo lleno de paz, de justicia, de amor. Vivan los niños del mundo. Que perdure en ellos esa alegría, esa risa, esa fantasía de ser los custodios del medio ambiente. De ser el corazón del hogar y la unión familiar. Aún para ir al cielo, hay que hacerse uno como niño porque en ellos no existe maldad, egoísmo, injusticia, resentimiento, odio ni venganza.

   Decimos amar a los niños y como padres, tenemos la obligación de velar por ellos: por su salud, educación, hogar, sus derechos. Pero, es muy triste y lamentable saber que aquí en nuestro México, hay 15 millones de infantes en pobreza; que 4 millones de ellos están desnutridos.

  Lo que es peor, un 60% (9 millones) son víctimas de violencia intrafamiliar (maltrato, golpes, explotación), aún por sus propios padres, parientes o familiares. Que cada 24 horas, 2.5 niños son abusados sexualmente, dejando en ellos severos traumas psicológicos.

   A nivel nacional, se tiene registro de que un millón de inocentes pequeños son llevados a trabajar como jornaleros para ganarse el pan de cada día, o bien, para ser explotados por adultos sin escrúpulos que los utilizan.

   De los 236 mil discapacitados que hay en el país, 29 mil viven en Jalisco, razón por la que requieren tratamiento especial, cuidados, afecto, aprecio y cariño.

   Y de los 2.3 millones de niños que existen en nuestra entidad, hay 106 hombres por cada 100 mujeres.

   La tarea no es fácil y es mucho lo que hay que trabajar para evitar el rechazo que se da sobre todo en las escuelas, la agresión física y psicológica, donde el niño, desnudo de malicia, es víctima.

   La sociedad entera debe ser más sensible a las necesidades de los niños y es en el hogar donde se edifica ese mundo de cristal, transparente, donde deben reflejarse siempre los valores de amistad, respeto, cariño y amor para con todos los pequeños y así poder aspirar un día al mundo ideal y real.

   FELICIDADES

   Abril 30 de 2013

   Eduardo Corona Santana


  Imagen de archivo.
Share Button

Los sucesos del 22 de abril y los industriales

Don Rogelio Ramírez Martínez.

   Hace 21 años, buscando chivos expiatorios, Pemex pretendió inculpar de las explosiones en el Sector Reforma de Guadalajara a una fábrica aceitera, pero no contaba con la respuesta inmediata y categórica del sector privado local. Don Rogelio Ramírez Martínez, entonces presidente de la Cámara Regional de la Industria de la Transformación (Careintra) en Jalisco, recuerda lo siguiente:

   Ante la magnitud de la tragedia surgieron de inmediato muchas versiones sobre lo sucedido. Recuerdo con claridad que algunos funcionarios de Petróleos Mexicanos nos citaron para hacer una demostración sobre cómo algunos gases combinados con otros productos de carácter industrial, en conjunto podrían haber provocado esas explosiones, y en efecto, dentro de esa demostración hicieron un estallido bárbaro para convencernos de su dicho.

   De momento impactó eso, pero nosotros conocíamos el fondo, la realidad, porque la respuesta era sumamente sencilla: si olía a gasolina, había gasolina, tan sencillo como eso. Si no se puso la debida atención a las quejas que había días atrás, de que la gasolina salía inclusive por las alcantarillas y los baños de las casas, la verdad es que uno entendía lo que pasaba: definitivamente, el problema era de Petróleos Mexicanos.



La imagen de Pemex, en primer lugar

   Ahora bien, a México no le convenía por ningún motivo hacer sentir a la opinión pública mundial que no era capaz de manejar los hidrocarburos; por eso buscaban salidas. Recuerdo perfectamente que cuando mencionaron en una de las juntas a una fábrica de aceites, que pudo haber sido causante de esa tragedia, entonces yo tomé la palabra y les dije:

   Si van por ese lado, buscando chivos expiatorios con los industriales, ¡Cuidado!, párenle ahí, porque habrá muchas cosas qué decir en ese sentido. Con los industriales no se metan, les dije categóricamente, y esto fue útil porque luego buscaron otras alternativas, otros pretextos.



Responsabilidad nunca aceptada

   Es más, tan fue evidente la culpa de Pemex, que este señor Rojas, que sigue ocupando altos puestos en el Gobierno, nunca asomó las narices por Guadalajara porque sabía de la enorme indignación local en ese sentido. Pero luego buscaron otros chivos expiatorios, creo que fueron siete, y pronto quedaron sólo dos o tres, entre ellos los ingenieros Enrique Dau Flores y Aristeo Mejía Durán, que fueron a dar a la cárcel.

   ¿Cuál fue la situación real?, que no hubo la previsión necesaria, y en un momento dado se encontraron en el drenaje dos elementos, el agua residual y la gasolina; entonces hubo ahí una ionización, un desgaste natural y sucedió la desgracia. Ahí es donde yo siento que toda la responsabilidad fue de Pemex, y esto nunca se aceptó como tal.


   Fuente: Rogelio Hugo Ramírez Martínez. Abriendo Brechas. Memorias (2010).

   Imagen de archivo.

Share Button

Camino de la prosperidad en el campo

Ingeniero agrónomo Ramón Padilla Sánchez.

   Algunos de mis lectores quizás conocieron personalmente al ingeniero Ramón Padilla Sánchez; otros le oyeron mentar, y habrá quienes no les suene su nombre, pero fue uno de los grandes agrónomos que ha dado el Estado de Jalisco; tuve la fortuna de conocerlo por los años 60 del siglo pasado, cuando él se desempeñaba como gerente del Banco de Crédito Ejidal, con sede en Guadalajara, mientras yo hacía mis pininos como reportero adscrito a la Plana Local del periódico El Informador.

   Como buen alteño, el ingeniero Padilla era franco, honrado, trabajador y enamorado de la tierra, de la agricultura, especialmente del maíz; fue maestro de tiempo completo y director de la Escuela de Agricultura de la Universidad de Guadalajara, creador del Sistema Zapopano para la Producción de Maíz y uno de los principales promotores del Plan Jalisco Agrícola que logró para esta entidad la primacía nacional en la producción maicera, dentro del equipo que formó el entonces gobernador y posteriormente secretario de Agricultura y Ganadería, profesor Juan Gil Preciado.

   Sus amigos agrónomos llamaban al ingeniero Padilla “El Rey de los Silos”, por su especial empeño en la construcción de estos depósitos de forraje verde para el ganado,  dentro del esquema que él mismo ideó para lograr la prosperidad agropecuaria.

   Durante una de las numerosas entrevistas que le hice, el ingeniero Padilla me entregó una tarjetita manuscrita por él mismo donde establecía los 14 pasos consecutivos para la prosperidad del campo. Hurgando en mis papeles encontré hace unos días este documento, que creo recobra hoy actualidad cuando tanto se habla de la bancarrota del campo nacional.


   En este Camino de la prosperidad no debe faltar el programa (qué, cuándo y dónde sembrar); el crédito para quienes no pueden auto habilitarse; fertilizantes, semillas mejoradas, insecticidas, mejoradores del suelo, maquinaria agrícola y silos de trinchera, en una primera etapa. Esto permite pasar a un segundo nivel que comprende  la explotación de vacas lecheras, engorda de ganado y animales de registro, para finalmente, con el apoyo del Gobierno, obtener precios de garantía y entrar a la industrialización agropecuaria y la organización del mercado.

   De hecho, el ingeniero Padilla demostró que las comunidades ejidales podían recorrer  en pocos años hasta los últimos tramos de este camino, al crear, apoyar y promover diversas industrias pecuarias en Amatitán, Jal., a donde frecuentemente llevaba a sus alumnos para que conocieran todo el ciclo productivo. 

   Si este camino de prosperidad se hubiera seguido en Jalisco y en todo México durante el último medio siglo, nadie estaría hablando hoy de bancarrota.

Share Button

No más parches al transporte público

  
 El problema del transporte ha sido uno de los que más afectan desde hace décadas el desarrollo de Guadalajara, sin que hasta la fecha se hayan logrado  acuerdos consensuados entre gobernantes, técnicos y población en general, para darle solución definitiva.

   Gobiernos van y vienen y los diversos proyectos que se han planteado y ensayado no encuentran un cauce definitivo, porque sobre las opiniones de la gente que más conoce sobre el tema, se imponen luego intereses partidistas y personales que dan al traste con lo bueno que pudiera hacerse.


Un sistema que se cae de viejo e inservible


   Ante los vicios que arrastraba el transporte público de la ciudad desde los años 20 del siglo pasado, ya en los 70 se ensayaron proyectos como la introducción de trolebuses importados, que resultaron chatarra, así como la participación del Estado con sus propias unidades y a través de servicios concesionados a particulares.

   En los años 80 se creó la primera línea del Tren Eléctrico Urbano por la Avenida Federalismo, aunque desde entonces se insistía en que la solución definitiva para el problema del transporte en Guadalajara no era otro que el Metro convencional, solución que siempre se postergó por falta de recursos.

   En los 90 se estableció la segunda línea del Tren Ligero por Javier Mina-Juárez-Vallarta, y más tarde, en lo que parecen puras ocurrencias, llegaron los microbuses, macrobuses y choribuses.


Aristóteles Sandoval anuncia nuevo modelo


   Hace unos días el gobernador Aristóteles Sandoval anunció la creación de “un nuevo modelo de transporte público” a cargo de un comité integrado por el propio Ejecutivo estatal, transportistas y sociedad civil. Se habla de un reacomodo de rutas que tomará en cuenta la futura línea tres del Tren Ligero, misma que probablemente comunique a Guadalajara con Zapopan y Tlaquepaque.

   Lo cierto es que en materia tan importante para la vida económica y social de la ciudad,  como es el transporte, todavía no hay suficiente claridad. Lo esencial es que los nuevos proyectos se formulen con visión de futuro, en forma integral, optando por las mejores alternativas técnicas, y que una vez aprobados se mantengan como programa de obra pública por los sucesivos gobiernos, al margen de intereses personales y de banderías políticas. Basta de ensayos.


   Imagen: De la página Yo soy tapatío en Facebook.
Share Button

Guadalajara y Chapala, de la mano

Chapala en crisis.

   Garantizar el suministro de agua potable a la Zona Metropolitana de Guadalajara y asegurar la supervivencia del Lago de Chapala, constituyen el mayor reto que en materia hidráulica afrontan hoy el Estado y la Federación. Es vital que ambos problemas se atiendan en forma simultánea, porque no es posible resolver uno a expensas del otro.

   Respecto a Guadalajara, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, se ha comprometido a entregar diez metros cúbicos más por segundo para el suministro de la ciudad en el año 2018, a través de tres megaobras sobre el Río Verde, aparte de la Presa de El Zapotillo, y obviamente sin recurrir a un segundo acueducto para traer agua adicional de Chapala.

   Al cumplirse lo anterior, Guadalajara no sufrirá escasez de líquido en los próximos años, pero es preciso además garantizarle al lago los suficientes volúmenes provenientes del Río Lerma, que es su principal fuente de alimentación.


Chapala, en riesgo de extinción


   Cabe recordar que al permitir la excesiva construcción de presas desde el alto hasta el bajo Lerma, el Gobierno Federal ocasionó que las aportaciones del río promediadas sobre 3,000 millones de metros cúbicos anuales entre 1910 y 1948, decrecieran a menos de 500 millones de metros cúbicos después de 1980, lo que condena al lago a desaparecer.

   Conscientes de lo anterior, en 1989 la Federación y los Estados integrantes de la cuenca acordaron coordinarse para sanear y ordenar el ecosistema y sobre todo para garantizar los volúmenes adecuados de agua al embalse, pero este acuerdo ha sido letra muerta en cuanto al criterio de distribución equitativa del agua, porque ha beneficiado más a la agricultura de Guanajuato que a las demás entidades.

   Hasta la fecha son los buenos temporales los que han salvado al vaso lacustre,  pero esto no garantiza su preservación, ya que para ello se requiere mucho más que confianza en las lluvias.


Los valores del Lago de Chapala


   Es indispensable salvar este lago, el más grande de México, porque identificados con él, para los jaliscienses representa el patrimonio natural más importante; es vaso regulador del clima de la región, generador de lluvias, y satisface la sed de buena parte de la población tapatía.

   Además, constituye  el tercer destino turístico más importante de Jalisco, después de Puerto Vallarta y Guadalajara, con una infraestructura aceptable de hoteles, destinos gastronómicos, balnearios, parques y otros atractivos, a sólo 45 minutos de la capital jalisciense. No es casual que una de las comunidades ribereñas, Ajijic, represente uno de los mayores asentamientos de ciudadanos americanos fuera de Estados Unidos.

   Se trata, en suma, de un ecosistema fundamental para una región de América del Norte, y no sólo para México: en época invernal son miles de aves acuáticas las que emigran de Canadá y Estados Unidos.

Imagen: Página de Chapala en Facebook.
Share Button