Como niños con juguete nuevo


   Jóvenes y viejos hemos dado en distraernos en las redes sociales como niños con juguete nuevo. Sin embargo, más allá de la diversión, del necesario entretenimiento y de la ilustración que recibimos sobre diversas materias, conviene analizar un poco la trascendencia de esta maravillosa forma de comunicación entre seres humanos, que ni siquiera habíamos soñado, pero que para rendir óptimos frutos exige ante todo respeto mutuo.

   En cualquier forma de comunicación humana, antigua o moderna, es y ha sido necesaria una relación de respeto, que en este caso representa atención, cortesía, miramiento, sin que ello signifique estar siempre de acuerdo con el interlocutor. Obviamente se puede disentir, pero con argumentos y sin perder la compostura. Es ésta una norma elemental de buenas maneras, que nunca debe perderse.


Hoy más que nunca es vital entender a los demás


   Si en tiempos pretéritos, cuando la información entre un país y otro tardaba semanas o meses en llegar, se privilegiaba el respeto en la relación entre personas y pueblos como condición necesaria para preservar la paz, en la actualidad, cuando Internet permite la comunicación prácticamente instantánea en toda la redondez de la Tierra, es vital el respeto a las culturas y puntos de vista de los demás.

   Heródoto, el Padre de la Historia, durante sus prolongados viajes por el mundo de su tiempo (siglo V antes de Cristo), observó que mientras unos pueblos acostumbraban enterrar a sus muertos, otros los incineraban y algunos más los comían, lo cual era motivo de escándalo y animadversión entre gente de diferentes culturas. Concluyó entonces que el respeto entre las distintas maneras de ser y de pensar era condición indispensable para mantener la paz.

   En el mismo sentido, muchos siglos después (el XIX de nuestra era), el apotegma de don Benito Juárez recuerda que “entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”.

   En un país como México, con tradición republicana, parece extraño, por ejemplo, que existan pueblos sobre la Tierra interesados en lo que hacen o dejan de hacer los reyes, aún cuando cuenten, como en el caso de Europa, con democracias liberales. Hay quienes critican y hasta se mofan de las monarquías sin entender que son símbolo de un remoto pasado, con el cual no se puede romper sin riesgo de perder identidad nacional.


Las redes no deben ser resumideros de amarguras


   Hoy, en las redes sociales se reciben muchos mensajes que ilustran, impulsan la superación personal y alientan el desarrollo comunitario, pero lamentablemente vemos también a jóvenes y viejos que todo lo critican, mostrando más amargura que preocupación por fundamentar lo que afirman y contribuir al desarrollo social.

   Convertidas con frecuencia en resumideros de pasiones mezquinas, en las redes se acusa sin pruebas y se condena sin juicios, llegando incluso a la agresión personal contra funcionarios o particulares, al margen de jerarquías o posiciones sociales.

   Además, es común leer opiniones sobre cualquier asunto sin que sus autores tengan el más mínimo conocimiento de la materia que tratan. Si ya de por sí es difícil entender lo que ocurre en nuestra propia comunidad, en el Estado o en el país, resulta todavía peor aventurar opiniones sobre costumbres o culturas extranjeras sin tener noción de ellas.


Oportunidad de mejorar el mundo que habitamos


   En conclusión, las redes sociales representan para los jóvenes la feliz oportunidad de superarse, seleccionar sus lecturas de acuerdo a sus ideales y mejorar el mundo en que vivimos, mientras que los viejos, aparte de disfrutar de una maravillosa distracción, jamás soñada, tienen por vez primera en la historia la ocasión de compartir sin cortapisas sus valiosas experiencias, pero insisto, con respeto a los demás.

   Artículo relacionado: 
Share Button

Resolver problemas, no sólo esquivarlos

El transporte público, en espera de soluciones.

   La obligación primordial de un gobierno, ya sea federal, estatal o municipal, es resolver problemas, no sólo esquivarlos. Es cierto que hay y ha habido gobernantes preocupados no sólo por atender los problemas del día, sino también por prevenir los del futuro, pero éstos han sido la excepción y no la regla.

   La inseguridad pública, la movilidad urbana y el abastecimiento de agua potable son tres problemas fundamentales de la Zona Metropolitana de Guadalajara que urge resolver a corto, mediano y largo plazo. A éstos hay que añadir, a nivel de Jalisco y de todo México, el deterioro del medio ambiente, la injusticia, la impunidad y el abandono del campo, por mencionar algunos de los principales rezagos.


Faltan esfuerzos serios contra problemas de fondo


   Hasta el momento, los gobiernos municipales que iniciaron funciones el año pasado, y aún el de Jalisco, que empezó en marzo último, dan la impresión de vivir al día, sin proyecto definido, sin trayectoria anticipada, dedicados sólo a esquivar conflictos, no a resolverlos, es decir, no se aprecian esfuerzos serios para atacar a fondo los males que desde hace décadas aquejan a la sociedad.

   Habrá quienes opinen que es poco tiempo el que llevan las administraciones municipales, y particularmente la estatal, para empezar a exigir resultados, pero si acaso existen, no trascienden ni siquiera proyectos definidos para resolver los problemas de mayor urgencia, lo que significa al menos la pérdida de un tiempo valioso difícilmente recuperable.

   Los ciudadanos que el año pasado cambiaron con su voto los colores del partido gobernante quieren ver, por supuesto, muestras claras de que se atienden con eficacia los problemas del día, pero que al mismo tiempo se combaten los rezagos existentes, que son muchos y graves, y que además se toman medidas para prevenir futuros conflictos.


Oportunidad histórica de gobernar con excelencia


   Los funcionarios que se concretan a esquivar el problema de cada hora, a escapar de él por lo pronto, sin llegar al fondo de la cuestión, lo único que hacen es acumular conflictos sociales, como hicieron muchos de sus antecesores, que además de empeorar la situación que heredaron, se sirvieron de sus cargos para saquear el ya de por sí raquítico erario público.

   Los gobernantes surgidos del Partido Revolucionario Institucional que han vuelto al servicio público, después del castigo temporal que les aplicó la ciudadanía por su mal desempeño, tienen hoy la oportunidad histórica de gobernar con excelencia, demostrando que saben resolver y prevenir problemas de fondo, no sólo atender los asuntos del día.

   Habrá quien diga que para realizar obras de largo alcance se necesitan recursos y que el gobierno carece de presupuesto, ¿pero han ensayado, por ejemplo, sistemas de colaboración con la iniciativa privada para financiar proyectos de alto costo?, ¿o es que faltan cabezas para pensar cómo hacer bien las cosas?

   Artículo relacionado:

http://mediosiglodeperiodista.blogspot.mx/2013/02/lo-que-espero-del-nuevo-gobernador.html

Share Button

El periodismo no se extingue, se fortalece

Redacción de “El Informador” hace 50 años.

   Con la aparición del llamado “periodismo ciudadano” que se ha venido practicando a través de Internet, sobre todo en blogs y redes sociales, el tema de actualidad que se discute en diferentes foros es si el periodismo como profesión está en riesgo de desaparecer, o si por lo contrario, inaugura una época de renovación y fortaleza.

   En lo particular me inclino por lo segundo, no porque haya dedicado la mayor parte de mi vida al periodismo tradicional, sino porque existen elementos suficientes para demostrar que no hay tal “periodismo ciudadano”, sino una apertura sin precedentes para que el público en general participe en las tareas de comunicación, lo cual es muy diferente.


Cambian las formas de comunicar, no los principios


   Como ya lo señalaba en anterior comentario, gracias a la tecnología han cambiado las formas de comunicación, pero no la ética ni los demás principios en que debe sustentarse la misma, recursos que sólo puede manejar de manera profesional quien con verdadera vocación y en forma específica se ha preparado para ello. Hoy como ayer el periodista no se improvisa.

   ¿Qué ha sucedido? Que al cambiar radicalmente el antiguo esquema de comunicación emisor-receptor, según el cual el emisor monopolizaba la información sin que el receptor pudiera, muchas veces, responder a esos mensajes, ahora cualquiera puede convertirse en emisor de sus propios contenidos en una interacción casi instantánea, personal y dinámica con el receptor, jamás vista.


El periodista, capacitado para manejar información


   En todo caso, al ampliarse considerablemente las fuentes de información, con la participación directa del público, el periodismo se vuelve más democrático: la audiencia multiplica su función de aportar datos, opiniones, imágenes, sobre cualquier acontecimiento, pero es el periodista quien está capacitado para darle a esa información la dimensión adecuada, no en función de intereses particulares, sino del interés público.

   Verificar “fuentes”, contextualizar y contrastar informaciones, estar actualizado, analizar datos, mantener la objetividad y comunicar adecuadamente a través de los diferentes géneros periodísticos, como son noticia, entrevista, crónica, reportaje, artículo de fondo, etcétera, según el caso, son conocimientos y habilidades que hacen el oficio del periodista, y éste no se aprende de la noche a la mañana, se requieren muchos años de arduo aprendizaje.
    Una cosa es abordar con propiedad un tema especializado o expresar una opinión, y otra muy distinta creer que se puede hacer periodismo auténtico sólo porque se dispone de un blog o de una red social (Facebook, Twitter, Linkedin, etcétera).


El periodismo impreso a la baja, el digital a la alta


   Entre las consecuencias que ha traído la comunicación por Internet destaca la crisis del periodismo impreso, que nació y creció gracias al desarrollo de la imprenta, no de la cibernética. Por ello han visto reducidos sus ingresos publicitarios y por venta de ejemplares la mayoría de los periódicos del mundo, que necesariamente han tenido que despedir a buena parte de su personal.

   Sin embargo, contrariamente a la crisis de los medios de comunicación tradicionales, florece el periodismo digital o cibernético, que se alimenta, más que ningún otro, de la participación social. De esta manera, puede sostenerse que el periodismo como profesión no sólo no está en peligro de desaparecer, sino todo lo contrario, porque al evolucionar y adaptarse a las nuevas formas de comunicación, resultará altamente fortalecido.

    Imagen: 90 Años de Jalisco en El Informador (2007).

Share Button

Responsabilidad en las redes sociales


Diagrama de una red social (Wikipedia).

   Para llegar a conclusiones válidas sobre el uso responsable de las redes sociales, permítaseme empezar por el orden siguiente: Los seres humanos somos gregarios por naturaleza, vivimos en sociedad para satisfacer más fácilmente nuestras necesidades materiales y espirituales, y por este motivo, el intercambio de pensamientos es vital.

   El principal vínculo que relaciona a la gente entre sí es el lenguaje. La sociedad se funda en la comunicación, esencial para sobrevivir; lo contrario, que es el aislamiento, se considera anormal.

   La forma de comunicar las ideas ha variado con el tiempo: primero fue el lenguaje oral en las sociedades primitivas. Más tarde, con el alfabeto, surgió el lenguaje escrito, mediante el cual se ampliaron considerablemente las posibilidades de comunicación social, sobre todo al inventarse la imprenta.

   Con la revolución tecnológica alcanzamos la cultura de masas, y al aparecer la comunicación electrónica, que trasciende la vida privada y los nacionalismos, se ha modificado el esquema tradicional de transmisor-receptor de la comunicación, para llegar a la retroalimentación inmediata en que el transmisor se convierte a la vez en receptor y viciversa.


La era del soliloquio ha terminado


   En otras palabras, entramos a la era del diálogo, que es lo contrario al soliloquio. Los tiempos en que alguien monopolizaba la transmisión y otro se resignaba sólo a recibirla, han terminado. La interacción social, el intercambio dinámico entre personas, llegó para quedarse. Hoy cualquiera puede convertirse en emisor y producir sus propios contenidos.

   En este contexto surgen las redes sociales como Facebook, Twitter, Linkedin y otras. Compartir ideas, gustos y preferencias en una red social ya no es simple diversión, sino una necesidad de mantenerse actualizado y presente socialmente. Todavía no hay mucho escrito sobre el sentido de responsabilidad social en las redes; de hecho, todos estamos aprendiendo a usarlas. Sin embargo, en vista del mal uso que se ha venido dando a las mismas, en perjuicio no sólo de la sociedad y de los receptores, sino de los propios emisores, que exponen con ello su imagen personal, su libertad y seguridad, conviene recordar los principios fundamentales de una buena comunicación:


Respeto, correspondencia y pruebas


   No porque cambien las formas de comunicar, hemos de cambiar los principios éticos de la información; la técnica se modifica, la ética permanece. Y para hacer un buen uso de las redes sociales en beneficio del emisor, del receptor y de la sociedad, sólo es cuestión de comunicarnos con los demás como siempre lo hicimos cuando no había enlaces cibernéticos, es decir, con sentido común.

   En este contexto, lo primero que hemos de mostrar en las redes y en cualquier otra relación humana es respeto al interlocutor. El respeto es y ha sido la esencia de la comunicación entre personas, y éste nunca debe perderse, por más que se desarrolle la tecnología.

   En segundo lugar, correspondencia. Corresponder con un like, un comentario o compartiendo el contenido del mensaje que nos interesa o de la persona que también comparte lo nuestro, es la esencia de las redes, sin la cual dejan éstas de tener sentido.

   Y un tercer punto, tan importante como los anteriores, es probaro fundamentar lo que se afirma. Hoy, en las redes, con la mayor facilidad se acusa sin pruebas y se condena sin juicios. Esto desvirtúa la comunicación, pero además puede resultar peligroso, porque las leyes contra la amenaza, la difamación y la calumnia siguen vigentes.
   Respetar, corresponder, probar o fundamentar no es tan difícil como parece, y en cambio, sí mejoraría en mucho el prestigio de las redes sociales y el beneficio para quienes las utilizan, independientemente de que muestren o no otras virtudes o conocimientos, como los ortográficos, que desde luego constituyen también un signo de respeto al lector.

Share Button