Privatizar no es gobernar mejor

Del Frente Amplio en Defensa del Agua y contra su Privatización en Facebook.

Mejorar la calidad de los servicios públicos y disminuir la burocracia y su costo, es el principal argumento del gobierno para privatizar algunas de las tareas que tradicionalmente ha administrado. Sin embargo, de acuerdo con recientes investigaciones, sucede todo lo contrario: La calidad de los servicios empeora, mientras que el costo de los mismos no disminuye.

Actividades que durante muchos años fueron responsabilidad municipal como la recolección de basura, papeleras, fuentes, puentes peatonales, áreas verdes y camellones, estacionómetros, cementerios y nomenclaturas, por señalar algunas, no mejoraron al pasar de la administración directa del gobierno a particulares, mientras que los supuestos ahorros tampoco se han visto reflejados en el presupuesto público.

Así lo revelan los resultados de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014 del Observatorio Jalisco, según la cual una de cada cuatro personas de la Zona Metropolitana de Guadalajara se siente insatisfecha con los servicios públicos.

Las alcaldías han reducido sus responsabilidades, en tanto que el gasto corriente, los salarios y la plantilla burocrática se mantienen en constante aumento. Tonalá registra el mayor crecimiento al pasar de 2,076 empleados en 2012 a 2,683 en la primera quincena de enero de este año. Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque y Tlajomulco también aumentaron sus nóminas, no obstante las concesiones.

Guadalajara es el municipio que acumula más bienes y servicios concesionados, y la tendencia a privatizar continúa pese a los malos resultados obtenidos.

El fondo del problema es sin duda la falta de una eficaz supervisión de los servicios concesionados, y esta anomalía –cualquiera lo entiende—tiene que ver muchas veces con la corrupción.
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy- Jalisco en su edición del viernes 27 de marzo de 2015.

Artículo relacionado: Los tres pasos de una privatización.

Share Button

Tiempos de cinismo

640px-Philip_II_of_Macedon_CdM. Wikipedia

Filipo II, rey de Macedonia (Wikipedia).

Se cuenta que Filipo II, rey de Macedonia, padre de Alejandro Magno, era invulnerable a la crítica, es decir, hacía lo que le daba la gana, sin importarle la opinión de nadie.

Si bien es cierto, Filipo fue reconocido por su genio militar y por su habilidad política, su conducta privada y pública se hizo acreedora a todas las censuras: glotón, borracho, lascivo y cínico.

En estas circunstancias sus críticos no se hicieron esperar, entre ellos un notable filósofo griego, ¿Aristóteles?, ¿Demóstenes?, para quien los lambiscones de la Corte pidieron el destierro por haberse atrevido a censurar al rey, pero éste, disfrazando hábilmente su cinismo, les respondió:

–Hay que proceder con tiento; tal vez le hemos dado motivos…

Así actúan muchos políticos mexicanos, que aun reconociendo problemas como la inseguridad, la corrupción, la injusticia, la pobreza, el deterioro ambiental y otros, simplemente le dan largas a cada asunto, nombran comisiones buenas para nada, se entretienen haciendo leyes que sólo complican las cosas y terminan por prometer en cada campaña electoral lo que de antemano saben que no cumplirán.

Decenas de políticos de todos los niveles y de todos los partidos han sido señalados como probables autores o cómplices de corruptelas, lo cual insisten en rechazar. Sin embargo, hay que ver cómo exhiben su mal habida riqueza: residencias, autos, joyas… y aún la presumen con descaro, sin que nadie los llame a cuentas.

Y si algún consejero lambiscón les recomienda represalias contra tal o cual crítico, éste correrá con suerte si contestan como Filipo: “Tranquilo… Tal vez le hemos dado motivos…”

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 20 de marzo de 2015.

 

Share Button

Hay tanto que leer… y tan poco tiempo…

Mucho que leer. De Fundación Vamos a Leer.

Sobra que leer en este Siglo de la Información, pero el tiempo que podemos dedicar a la lectura es limitado, pues hemos de atender otras urgencias, sobre todo las que exige nuestro diario trabajo, necesario para sobrevivir.

De ahí que debamos escoger cuidadosamente nuestras lecturas, para obtener de ellas el mayor provecho en el menor tiempo posible.

En otras palabras, hoy más que nunca hemos de ser selectivos en lo que leemos, porque el tiempo es oro y no vamos a perderlo leyendo basura, que abunda sobre todo en Internet.

Estaremos al pendiente de la información que más nos interese en nuestra actividad económica, pero también la que venga a llenar necesidades culturales, de salud física y mental y de convivencia política y social.

Al escoger libros, periódicos o revistas, buscaremos que sean profesionales, para lo cual hemos de averiguar quiénes los escriben, porque de ahí depende que sean confiables o no.

Hace 30 o 40 años los reporteros de un periódico sufríamos para obtener y redactar tres noticias diarias. Hoy las fuentes de información se han multiplicado y el problema no es conseguir diez notas, sino seleccionar una que valga la pena publicar.

En conclusión, tratemos de leer no solamente lo que nos interesa, sino también de averiguar si la información que nos ofrecen es confiable, verídica, atendiendo tanto al prestigio del medio como a la calidad de sus autores.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de marzo de 2015. Esta revista llega a las zonas de más alta marginación del país.

Share Button

Los tres pasos de una privatización

De la página Privatización del Agua en Facebook.

Ahora que se habla tanto del proyecto de privatizar el agua en México, me viene a la memoria un mensaje compartido hace tiempo en redes sociales por un periodista español, acerca de los tres pasos que invariablemente sigue cualquier gobierno para privatizar un servicio público:

Primero, desatiende el servicio en cuestión, ya sea de transporte, seguridad, salud, aseo, abastecimiento de agua, etcétera, hasta que alcance tal nivel de ineficiencia que la gente empiece a reclamar masivamente las mejoras necesarias.

Segundo, el gobierno, en cualquiera de sus tres niveles, federal, estatal o municipal, se declara entonces insolvente para atender el cuestionado servicio y propone a través de las instancias legales correspondientes su concesión a particulares.

Tercero, los políticos ven luego la manera de que tales concesiones se entreguen a empresas que en forma discreta puedan hacer aportaciones económicas para financiar sus campañas electorales.

Por tal razón la privatización de servicios públicos coincide casi siempre con tiempos preelectorales. Obviamente, es por estos días cuando los políticos necesitan dinero para pagar sus campañas y mantenerse en el poder otra temporada.

Por lo tanto, no es de extrañar que ante la necesidad de ganar las elecciones intermedias de este año, quienes ahora nos gobiernan estén viendo la posibilidad de concesionar a particulares hasta el agua, elemento natural al que todo ser humano tiene derecho, con o sin dinero.

Se habla incluso de grandes compañías consideradas ya como posibles concesionarias de este servicio, empresas que han sido mencionadas repetidas veces como favoritas de altos funcionarios actualmente en el poder. ¿Cómo la ve usted?

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 13 de marzo de 2015.

Share Button

Corregir el rumbo, reclamo nacional

 Enrique Peña Nieto en Reino Unido. De la página]Enrique Peña Nieto en Facebook.Presidente Enrique Peña Nieto.

En entrevista concedida al influyente periódico londinense “Financial Times”, el presidente Enrique Peña Nieto admitió lo que hasta hace poco se había negado a reconocer: que México está “plagado de incredulidad y desconfianza”, y más todavía, que “es preciso reconsiderar hacia dónde nos dirigimos”.

Satisface desde luego que el primer mandatario mexicano reconozca ante el mundo entero lo que es evidente desde la desaparición y asesinato de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, porque seguir negando o minimizando problemas clave que son del dominio público nacional e internacional es simplemente absurdo y esto no puede aportar más que resultados contraproducentes.

Por ejemplo, la política exterior de México se expuso hace unos días al más espantoso ridículo cuando nuestra Secretaría de Relaciones condenó la advertencia que en carta privada a un paisano suyo hizo el Papa Francisco sobre la “mexicanización” de la violencia en Argentina, algo que ciertamente duele, pero que es tan cierto y claro como la luz del día.

En sus declaraciones al “Financial Times” el presidente Peña subrayó además su preocupación por mejorar el estado de derecho, lo cual es tan indispensable como el combate efectivo a la corrupción en todos los niveles, reducir el abismo entre ricos y pobres y hacer que el sistema político mexicano sirva a la gente, no que éste se sirva de ella.

Claro que se trata de retos difíciles: corregir el rumbo de una nación en puntos tan sustanciales no es fácil, pero tampoco es imposible. Por lo pronto, ya es un avance admitir oficialmente que traemos problemas serios, pero urge aplicar soluciones correctas, cueste lo que cueste, no hay otra alternativa.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 6 de marzo de 2015.

Share Button

Celosos de la honra y desentendidos del gasto

De Partidos Políticos Mexicanos en Facebook.

Mucho fue el “tango” que se hizo a raíz de la carta privada enviada por el Papa Francisco, jefe de la Iglesia Católica, a un paisano suyo, donde advirtió sobre la necesidad de evitar la “mexicanización” de la violencia en Argentina.

No se hicieron esperar las condenas a esa recomendación papal e incluso hubo por ahí una nota diplomática del Gobierno mexicano, protestando ante la Santa Sede por semejante “desacato”.

Como mexicanos que somos nos duele desde luego que la mala imagen de nuestro país se propague por todos los rincones de la Tierra, pero de esta situación no tiene la culpa el Papa, ni Obama, ni la ONU, ni ningún otro personaje e institución internacional que hayan advertido sobre el clima de inseguridad, corrupción e injusticia que se vive en México.

La culpa la tenemos única y exclusivamente los mexicanos, que como gobierno y sociedad no hemos podido hacer frente con eficacia a estos problemas. Y ahora nos exponemos hasta al ridículo tratando de negar lo que a la vista de todo el mundo no es más que la pura verdad.

Dice un proverbio persa: “Si te miras al espejo y te ves mal, no rompas el espejo, rómpete la cara”. Y en efecto, lo que el gobierno debe hacer, en lugar de quejarse porque se exhiban en el mundo sus debilidades, es reconocerlas y corregirlas a la brevedad posible.

Si líderes del mundo tan destacados como el Papa o el presidente Obama expresan de diferentes maneras su preocupación por lo que en México acontece, es porque los problemas han alcanzado niveles de verdadera gravedad, afectando incluso intereses internacionales.

Cuando veo que los políticos mexicanos se molestan porque en el extranjero se hablan pestes de su actuación, recuerdo aquel viejo dicho que retrata fielmente al marido irresponsable: “Muy celoso de la honra, pero desentendido del gasto”, es decir, no le gusta que hablen mal de él, aunque sea un perfecto mantenido.

Por lo tanto, es preciso revalorar el beneficio de la autocrítica y desde luego de la crítica internacional y preocuparnos mucho más por poner orden en la casa, porque de nada sirve molestarnos porque nos exhiban mientras seguimos esperando que los problemas se resuelvan solos.

En lo interno, los políticos, los funcionarios de todos los niveles, en vez de sentirse ofendidos por la crítica, al grado de amenazar a quienes tienen la obligación profesional de ejercerla, debieran alentarla y fortalecerla, con lo cual saldría ganando todo el sistema republicano, y desde luego, la imagen exterior de México que tanto parece preocuparles.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista Portada de México en su edición de marzo de 2015.

 

Share Button

Atención al adulto mayor

Alma Guadalupe Salas Montiel.

Alma Guadalupe Salas Montiel.

En medio de tantas noticias sobre el mal comportamiento de muchos servidores públicos, da gusto que aunque sea de vez en cuando aparezcan funcionarios apasionados por su trabajo, dispuestos a servir con desinterés, honradez y eficacia a la gente.

Este es el caso de la maestra Alma Guadalupe Salas Montiel, quien en apenas dos años al frente del INAPAM Jalisco, institución encargada de atender a los adultos mayores, ha logrado multiplicar los servicios a este sector de la población, tan lleno de necesidades.

La maestra Salas, coordinando a un reducido pero eficiente equipo de colaboradores, ha sorteado infinidad de limitaciones presupuestales para extender los servicios al adulto mayor en la zona metropolitana de Guadalajara y en otras regiones del Estado, contando más que todo con la buena voluntad de amigos y conocidos, tanto del sector público como del privado.

Es así como en una acción sin precedente se ha logrado afiliar en Jalisco a más de 85 mil adultos mayores con credencial del INAPAM, que permite una serie de descuentos y apoyos económicos y asistenciales en instituciones públicas, sociales y privadas, a través de convenios que con ellas se firman.

Para ello, la maestra Salas tuvo que empezar por la dignificación de las oficinas del Instituto, en la planta baja del Palacio Federal, en esta ciudad, que por su lamentable abandono reflejaban bien el estado en que sociedad y gobierno mantenían a sus adultos mayores.

Asimismo, existe ya un Consejo Ciudadano y en breve habrá una asociación civil que gestionarán nuevos apoyos.

Esto demuestra que cuando se quiere se puede, aún sin presupuesto.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 27 de febrero de 2015.

Share Button

El valor de la puntualidad

De Olivia Itzel Bueno. Página Puntualidad en Facebook.

Ni sus más enconados detractores negaron jamás a Nicolás Boileau la virtud de la puntualidad. Y el famoso poeta francés explicaba así, modesta y maliciosamente, la razón de ser tan puntual siempre: “Jamás me hago esperar, ciertamente, porque he observado que los defectos de un hombre cobran especial importancia en la mente de las personas que lo están esperando”.

Aunque la impuntualidad no es un invento de los mexicanos ni tampoco son los únicos que la practican en el mundo, sí nos caracteriza en gran medida, ya que ha llegado a ser tan frecuente y generalizada en nuestro medio, tanto en el sector público como en el social y privado, que algunos la consideran parte de la cultura nacional.

Se dice que “la puntualidad es la cortesía de los reyes” y que la falta de cumplimiento en una cita constituye un acto de clara deshonestidad, ya que el tiempo es tan precioso como el dinero. Sin embargo, en México el ser impuntuales es algo tan común y tan corriente que todo el mundo lo sabe y todo el mundo lo sufre. En apariencia se trata de una costumbre pintoresca y casi inofensiva, pero los estudiosos de la conducta humana han visto en esto un mar de fondo:

¿Qué significa el citarse en un restaurante a las dos de la tarde y llegar a las dos y media o a las tres? La respuesta es implícita, pero muy clara: el tiempo del que espera no vale, porque no es una persona importante; pero, cuidado, esto también quiere decir que el tiempo del que es impuntual tampoco vale y que esa persona tampoco es importante.

Ocurre que quien llega tarde a una cita cree tener derecho a ello por considerarse precisamente importante, pero al actuar de esta manera se autodevalúa, puesto que no sólo no muestra respeto a quien o quienes lo esperan, sino que además hace evidente el desorden en su agenda personal y la falta de respeto a sí mismo.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 20 de febrero de 2015.

 

Share Button