La criminal mentira de Donald Trump

Donald_Trump_March_2015

Donald John Trump, multimillonario estadounidense que debe su fortuna a los negocios inmobiliarios y a la operación de casinos, lanzó su precandidatura presidencial de 2016 por el Partido Republicano, con injustificados ataques a los inmigrantes mexicanos.

A Trump se le olvidó que él mismo nació hace 69 años en el seno de una familia de la clase baja en Nueva York y despotricó contra los mexicanos de origen humilde que año tras año ingresan a Estados Unidos en busca de trabajo. Dijo que es la peor gente que llega a su país y que ya es tiempo de parar tal inmigración con un doble muro en la frontera.

Algunos lo juzgaron loco e ignorante y no le hicieron caso, otros restaron importancia a sus declaraciones por considerar que fueron un mero truco propagandístico. Sin embargo, loco, ignorante o ávido de publicidad, aquí lo importante es que basó su discurso en algo absolutamente falso, que es necesario desmentir en todos los foros, por la seguridad misma de nuestros paisanos que cruzan la frontera y de quienes allá radican.

No faltan estadounidenses que piensan exactamente lo mismo que él; díganlo si no los asesinatos y múltiples abusos cometidos contra inmigrantes mexicanos, empezando por la policía de Inmigración, pues creen que en efecto México manda para allá la peor gente, cuando, por lo contrario, emigran por necesidad, no por gusto, muchos de los hombres más jóvenes, sanos, trabajadores, responsables y progresistas que tiene este país.

De ahí que el mensaje de Trump es un llamado al odio contra nuestros connacionales, que de ninguna manera podemos admitir.

(Nota de última hora:  En protesta por esta arbitrariedad, las grandes televisoras de Estados Unidos, como son Univisión y la NBC, rompieron ya sus relaciones de negocios con él. Esto es pegarle donde más le duele).

javiermedinaloera.com

 Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 26 de junio de 2015.

 

Share Button

Los medios, armas de doble filo

Periodismo interactivo. Centro de Formación en Periodismo Digital.
Los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio y televisión) tienen en común con los nuevos medios generados por Internet, como son las redes sociales y los blogs, que todos son instrumentos para la comunicación entre seres humanos.

Sin embargo, con frecuencia escuchamos que muchos medios tradicionales se han corrompido al grado de jugar un papel contrario a los intereses de la sociedad, ya que por su afán mercantilista se venden al mejor postor en cuestiones políticas, económicas, jurídicas, administrativas, etcétera.

En contrapartida –añaden los detractores de estos medios–, las redes sociales juegan cada vez un papel más decisivo en la función pública, no sólo porque alcanzan mayores coberturas (más de la mitad de los mexicanos se comunican ya por Internet), sino porque representan una mejor alternativa de libertad de expresión y de información no manipulada.

Y es precisamente en este punto, el considerar que los viejos medios son malos y que los nuevos son buenos, donde se encuentra la trampa, porque la comunicación en las sociedades humanas sólo cambia en el aspecto técnico, mientras los criterios éticos del ser humano se mantienen prácticamente invariables desde tiempos de las cavernas.

En conclusión, los nuevos medios de comunicación son y seguirán siendo, igual que los viejos, armas de dos filos, es decir, pueden ayudar a construir una sociedad más justa y feliz en la medida en que los utilicen personas que busquen lo mejor para los demás, y por lo contrario, serán portadores de los peores males si se convierten en instrumentos de corrupción y de ilegítimas ambiciones de poder.

 javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 19 de junio de 2015.

Share Button

Un trato digno a los libros

250px-Eugenio_D'Ors Eugenio D´ Ors.

Don Eugenio D´Ors, gran escritor catalán fallecido en 1951, decía que ante el libro, podía reconocer inmediatamente a una persona de cultura: “No necesito saber su manera de entenderlo. Ni siquiera su manera de leerlo. Me basta ver su manera de manejarlo”.

Hay ciertos movimientos, casi naturales, que muestran desde la infancia, a quien será más tarde gente de cultura — decía don Eugenio–, y añadía: Hay al revés, formas de maltrato a los libros que prontamente denuncian al bárbaro que leerá muy poco o que leerá sin provecho.

“Vean ustedes a ese desatento que ha abierto el tierno volumen por la mitad, empuñando cada una de las dos partes. Ahora lo deja y ha doblado una de las páginas para dejar señal y recordar luego donde ha quedado. Bien, pues yo os digo que las páginas que ineptamente ha manejado ese grosero, no las llegará a entender.

“Quien las entenderá y gozará es este otro, que sin darse cuenta ha acompañado ahora con una ligera caricia de los dedos una atenta caricia del mirar”.  Y concluye:

“Jamás entrará, estad seguros de ello, en los mejores palacios del conocimiento, quien no conozca y adivine esta verdad profunda: los libros no son objetos sin vida, sino seres animados.

“Merecen la consideración, el respeto y, por decirlo así, la fraternidad que merecen los seres más destacados, los más sensibles y también los más indicativos entre los vivientes”.

Vamos a leer porque el saber te hará valer.

www.javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de junio de 2015.

 

Share Button

¿Y la ética periodística?

Guerra sucia electoral

Hay muchas lecturas sobre la histórica jornada electoral del pasado 7 de junio, pero empiezo con la que para mí es más trascendente: El triste, lamentable papel de los grandes medios de prensa, radio y televisión, cuando trataron de engañar a los ciudadanos sobre las tendencias electorales, con el único afán de lucrar.

Abajo, pero muy abajo, se fue la escasa credibilidad que aún tenía el periodismo local y nacional al descubrirse algo que editores y periodistas creíamos oculto: la venta de gacetillas publicitarias disfrazadas de notas informativas, es decir, darle al lector propaganda en vez de noticias serias, objetivas, imparciales. ¡La ética periodística en su más bajo nivel!

Y en este mar de corrupción entran desde luego los políticos, sabedores de que actuaban como cómplices del engaño. En vísperas de la elección del domingo, el candidato perdedor en la contienda por Guadalajara aseguraba que seis encuestas le favorecían. Imagínese usted, a la luz de los resultados electorales, la calidad profesional y moral de esas seis empresas encuestadoras.

En este sentido, cada vez respeto y admiro más el profesionalismo de un destacado editor tapatío que me tocó tratar, don Jorge Álvarez del Castillo Zuloaga (QEPD), quien nunca toleró en su periódico que alguien publicara gacetillas disfrazadas de noticias. “Cada cosa en su lugar –decía–, el público merece respeto: si lo que vas a escribir es gacetilla, adviérteles que es anuncio (inserción pagada) o publícala entre barras y con tipografía recta (diferente a la de noticias)”. Grande fue su preocupación para que sus lectores distinguieran entre información y propaganda. ¡Qué tiempos!

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 12 de junio de 2015.

 

Share Button

Las lluvias, una bendición

Nubes sobre Temastián. Fotografía de Cristóbal Ramos.

En un Estado donde escasean las obras de riego, como es Jalisco, el temporal lluvioso lo es todo: si llueve, tenemos agua, cosechas, alimentos; si no llueve, todo se viene abajo. Por eso es bueno que llueva y que llueva mucho, porque de las aguas, decían nuestros padres, algo queda, mientras que de la sequía, nada.

El sabio jalisciense don Severo Díaz decía que en Jalisco los ríos corren por arriba; él estudió, entre otras cosas, el ciclo de lluvias, estableciendo su inicio alrededor del 10 de junio, con la aparición de los primeros huracanes. En esto concuerdan nuestros campesinos, que desde tiempos antiguos aseguran que el temporal de lluvias empieza el Día de San Antonio, “llueva o no llueva”.

Y como el Día de San Antonio es el 13, estamos sobre el inicio del nuevo temporal; ojalá sea tanto o más abundante que el anterior, para que se llene Chapala. Recordemos que este lago, en torno al cual gira la vida de la región, lleva ya 35 años (casi dos generaciones) sin alcanzar su máxima capacidad de almacenamiento. Si no se llena en los próximos años, nuestros hijos perderán la oportunidad histórica de disfrutarlo a plenitud.

Es vital que Chapala se llene porque no sólo representa una garantía de abastecimiento de agua para Guadalajara, sino también porque es el principal regulador del sistema ecológico regional que protege a innumerables seres vivos, aparte de que hoy por hoy es fuente económica y de esparcimiento de 350 mil personas que viven en sus riberas y de cientos de miles de visitantes.

javiermedinaloera

 Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 5 de junio de 2015.

 

 

Share Button

Miseria política al descubierto

 

instituto de jalisco

No ven, ni oyen.

No, no es pobreza política la que vivimos hoy en Jalisco; es algo peor, miseria, la peor miseria que en materia política-electoral haya vivido nuestro Estado en muchos años.

En más de medio siglo, el que esto escribe no había visto una campaña de descalificaciones tan absurda, perversa e inútil como la que afortunadamente está a punto de terminar: acusaciones en lugar de propuestas, monólogo en vez de diálogo, propaganda en lugar de información.

En la historia política de Jalisco hubo desde luego campañas y elecciones muy controvertidas, pero lo que ahora vemos, la guerra sucia llevada al extremo de la maldad, de la perversidad, donde cada candidato de los partidos más conocidos se afana por demostrar que domina el arte del engaño, de la mentira, antes de preocuparse por convencer a la gente de que realmente vale, es algo inédito. Pero esto no lo ven ni lo oyen las autoridades electorales, para quienes todo está bien.

Y en estas circunstancias, no se asombre usted de que los candidatos a presidentes municipales y a diputados no tengan ni la menor idea de lo que es el servicio público. Prueba de ello es que en sus campañas ninguno abordó una cuestión fundamental, de vida o muerte para los jaliscienses, como es la sequía, el avance del desierto, un problema real, comprobable con datos históricos, científicos y técnicos.

Jalisco pierde la guerra del agua frente a otros Estados, y de esto no hablan nuestros políticos. ¿Será porque no conocen el tema? ¿O porque no les interesa? Cualquiera de los dos casos es grave.

javiermedinaloera.com

 Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 29 de mayo de 2015.

 

 

 

Share Button