Un “caballo” vuelve a su potrero

Eugenio Ruiz Orozco

Eugenio Ruiz Orozco.

Después de muchos años de andar desbalagado, marginado del quehacer político, Eugenio Ruiz Orozco, mejor conocido como “El Caballo”, ha vuelto al potrero como delegado regional de su partido, el PRI.

Sus mejores momentos políticos los vivió Eugenio hace más de 20 años, cuando estuvo a punto de convertirse en gobernador de Jalisco, luego de haber sido presidente de su partido, secretario general de Gobierno y presidente municipal de Guadalajara, pero entonces se le atravesó en su camino el panista zapotlense Alberto Cárdenas Jiménez, quien finalmente, sin mucho esfuerzo lo alcanzó y se hizo de la gubernatura a partir de 1995.

Eugenio es un político que, como pocos, conoce el Estado de Jalisco al derecho y al revés (pueblos, regiones, historia, economía, problemas sociales, recursos y posibilidades), y a través de su larga carrera ha tratado personalmente con la mayoría de sus líderes naturales, de todos los grupos y partidos; ni duda cabe que conoce a fondo los hilos del poder. Sin embargo, no ha sido tan afortunado en política como otros que llegaron antes, quizá con menos méritos.

Hoy, Eugenio, notario público, líder de los atlistas, a los 68 años de edad sigue tan jovial y amigable como lo fue hace 20 o 40 años, y además es evidente que no le ha perdido el hilo a la actividad pública: conserva sus amigos y sus buenas relaciones.

“El Caballo” vuelve así a su potrero con amplio respaldo del Centro, que siempre ha sido determinante en la política local desde mucho antes que Jalisco fuera “libre y soberano”.
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 27 de noviembre de 2015.

 

Share Button

El difícil arte de gobernar

Gobierno de Zapopan

Gobernar un pueblo no es tan fácil como algunos suponen, y gobernarlo bien, menos. Hay quienes creen que basta con ganar una elección y todo lo demás es “pan comido”, pero en la práctica las cosas no suceden así: ganar la elección y asumir el poder es apenas el principio de los retos, sobre todo para quienes aspiran a continuar una carrera política.

La teoría y la práctica política rara vez se dan la mano, y es aquí, en el encuentro de estas contradicciones, donde empiezan las dificultades.

En su mayoría los políticos, en su afán de sumar votos, prometen en campaña hasta lo que no pueden cumplir y se empeñan en aparecer como muy demócratas, igualitarios, justos y honestos, pero desde el momento en que asumen el poder se olvidan de todo esto y sólo hacen lo que a sus intereses conviene. Es entonces cuando surgen los verdaderos problemas, porque la gente se da cuenta cabal de sus mentiras.

Caso concreto: no pasó ni un mes de que los nuevos gobernantes metropolitanos de Guadalajara asumieron el poder, para que surgieran las primeras quejas de ciudadanos, ampliamente justificadas, sobre la parcialidad de conductas en asuntos públicos. Estos ciudadanos, que afirman haber votado por ellos, están ya decepcionados.

Me parece muy pronto para que se acabe la “luna de miel” que siempre transcurre después de las elecciones entre ciudadanos y sus nuevos gobernantes. Normalmente, la buena relación dura más tiempo.

Un mensaje que ha circulado en los últimos días en redes sociales corresponde a un ciudadano que reconoce haber votado por el actual presidente de Zapopan, pero que se ha decepcionado al ver que el nuevo alcalde, a los pocos días de asumir el gobierno, abrió las plumas de un fraccionamiento popular, el de Rinconada de los Fresnos, so-pretexto de que afectan negativamente la vialidad en la zona, dejando cerradas sin embargo las de la “zona real”, donde se ubican Valle Real y Puerta de Hierro (definidos como fraccionamientos de clase alta).

“Nuestro fraccionamiento -dice-, es relativamente pequeño, habitado primordialmente por gente de clase media, y su impacto en la vialidad es minúsculo comparado con Valle Real o Puerta de Hierro, donde no se han abierto las plumas, lo que indica que el nuevo gobierno de Zapopan se preocupa sólo por la seguridad de los ricos”.

Ante tal parcialidad, este ciudadano se manifiesta muy decepcionado y expresa su arrepentimiento de haber votado por este político.

¿Cuántas decepciones más hay que esperar?
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista Portada de México en su edición de noviembre de 2015.

 

Share Button

Revolución devaluada

Collage_revolución_mexicana. Wikipedia.

La Revolución Mexicana, primera del siglo 20 en el mundo, incluso anterior a la rusa, ha llegado hasta nosotros en forma muy devaluada, no sólo por el olvido de sus principios fundamentales, sino también porque a pocos mexicanos les interesa ya celebrarla. Lo cierto es que le damos más importancia al “puente” que a la fecha conmemorativa.

Desde que al presidente Vicente Fox se le ocurrió a principios de este siglo decretar el descanso obligatorio en días distintos a las fechas conmemorativas de los eventos cívicos, ya pocos se acuerdan de ellos, lo cual va en detrimento de la memoria histórica que debe prevalecer para mantener vigentes los valores nacionales.

Y no es que esté mal acomodar los días de descanso para que la gente pueda disfrutar mejor de los mismos. Lo grave es olvidar las fechas históricas y lo que representan como es este 20 de noviembre en que celebramos el 105 aniversario del inicio de la Revolución, en que murieron un millón de compatriotas en su lucha por un México mejor.

Hace años, por ejemplo, se organizaban este día en ciudades y pueblos, vistosos desfiles deportivos y obreros que recordaban a los jóvenes y a todos los mexicanos los hechos heroicos de nuestros antepasados. Nada de eso existe ahora; lo único que cuenta es el “puente” que el aniversario genera.

Y claro, cuando se olvidan los grandes acontecimientos y lo que ellos significan, también se abandonan los principios que les dieron origen. En este caso, la “No Reelección” está en camino de desaparecer y el “Sufragio Efectivo” podría correr la misma suerte.
javiermedinaloera.com

Fotografía: Collage de la Revolución Mexicana (Wikipedia).

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 20 de noviembre de 2015.

 

 

Share Button

La ortografía en redes sociales

 

manual-de-ortografia
Quienes estamos inmersos en redes sociales, como es Facebook, leemos frecuentemente mensajes de personas que critican a los demás por su mala ortografía; incluso los borran de su lista de contactos.

En general, no concuerdo con tales procedimientos, en primer lugar porque quienes gozan del privilegio de una educación por arriba del promedio nacional, no tienen derecho alguno a subestimar ni a criticar a los demás por su bajo nivel de cultura, ya que éstos, por una u otra razón, ajena a su voluntad, no la alcanzaron.

En segundo lugar, es muy válido el argumento de quienes advierten que no nos fijemos en su ortografía, sino en el concepto, en la idea que desean expresar, que desde luego es lo más importante, porque hemos visto muchos casos de gente que se expresa con incorrecciones gramaticales, pero que revelan más conocimiento de las cosas que quienes presumen de saberlo todo.

Cuando he platicado sobre el particular con algunos de mis colegas periodistas, me dicen que soy demasiado tolerante; que nosotros debemos ser más exigentes en el manejo del idioma, nuestra principal herramienta de trabajo, ya que de otra manera esto puede desembocar en un caos.

Sin embargo, como aficionado a las redes sociales, jamás critiqué en mi página, ni en ninguna otra, alguna falta de ortografía, y no pienso hacerlo, porque incluso en el caso más grave, que es el de los políticos, a quienes se les paga bien para que respeten todas las reglas, no sólo las gramaticales, lo cierto es que también tienen derecho a equivocarse y a corregir, en su caso.
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 13 de noviembre de 2015.

 

Share Button

Cómo reconocer un buen libro

images

Me apoyo en la sabiduría antigua y en grandes pensadores de la Historia para tratar de reconocer un buen libro en estos tiempos, en los que abundan, como nunca antes, ediciones de todos los países y de numerosos autores.

“Los libros, como los proverbios, necesitan el filtro del tiempo para demostrar que son buenos”, afirma un autor.

En la tradición árabe se dice que los libros son como un jardín que uno lleva consigo en el bolsillo, mientras que el refranero italiano denuncia a un mal libro como “el peor ladrón”. Un proverbio español resume ambas afirmaciones señalando sabiamente que “con los libros como con los amigos, pocos y buenos”.

Un buen libro lleva al hombre de la mano y lo conduce, según Thomas Fuller, por cuatro caminos hechos de sabiduría, piedad, delicia y enseñanza. “Una sola de estas cualidades justifica un libro; dos, sumadas, hacen un libro bueno; tres, excelente, y las cuatro son ya obra de genio. Si no tiene ninguna de estas virtudes, es el ladrón del proverbio: nos roba tiempo y, disfrazado con los ropajes de la dignidad, nos pervierte y engaña”, sostienen Manuel Michaus y Jesús Domínguez en “El Galano Arte de Leer”.

Recuerdan estos autores que en la Biblioteca Real de Berlín hay una inscripción grabada en oro en su frontispicio, que reza así: “Libros, alimento del espíritu. Es con esta intención que hay que escribirlos: alimentar, no envenenar, la conciencia humana”.

Vamos a leer porque el saber te hace valer.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de noviembre de 2015.

 

Share Button

Entre la memoria colectiva y la periodística

Memoria colectiva. De P. Francisco Gomez Maza. Periodismo.

Encuentro una enorme diferencia entre la memoria colectiva y la esencialmente periodística, porque mientras en la primera participa el conjunto de la sociedad, es decir, quienes saben y quienes no saben de comunicación social, en la segunda intervienen sólo quienes han hecho de las ciencias y técnicas de la información una profesión.

En otras palabras, podemos justificar que la memoria colectiva no guarde recuerdo de ciertas cosas importantes que ocurren comúnmente en los aspectos políticos, económicos, sociales, culturales, etcétera, porque hubo gente que no se dio cuenta de ello o simplemente porque en su momento no tomó conciencia cabal de su importancia.

Lo que no podemos dispensar en forma alguna es que el sector especializado en el manejo de información, en este caso los periodistas y otros profesionales de la comunicación pasen por alto sucesos relevantes cuya minimización u olvido pueden resultar contrarios al interés social.

En el caso de la política, por ejemplo, somos testigos de que en cada elección vuelven al ejercicio del poder individuos que en el pasado demostraron no tener el más mínimo espíritu de servicio público, pero sí una gran habilidad para hacerse de lo ajeno.

Entonces hay quienes exclaman “!Ah que pueblo sin memoria, por qué votaron por ellos!” Y me pregunto: ¿Pero es que realmente tiene el pueblo la capacidad de recordar todos los acontecimientos? Entiendo que no.

Por ello recurro al profesionalismo de los periodistas para advertir una y otra vez a la sociedad sobre los hechos buenos y malos que ésta debe conservar en su memoria.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 30 de octubre de 2015.

 

Share Button