Un encuentro político fuera de lo común

Francisco Ramírez Acuña.

Francisco Ramírez Acuña.

Sucedió el miércoles pasado en el rancho del exgobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña,  por el rumbo de Toluquilla, al sureste de Guadalajara. Se reunieron ahí en alegre convivio no menos de 50 políticos jaliscienses de diversos partidos.

Presentes en esta comida, estilo campestre, estaban los exgobernadores Flavio Romero de Velasco, Guillermo Cosío Vidaurri, Gerardo Solís y obviamente el anfitrión Francisco Ramírez, muy atento y cordial con todos sus invitados, entre ellos Guillermo Vallarta Plata, José Luis Leal Sanabria, Porfirio Cortés Silva, Claudio Palacios, Juan Peña Razo, Antonio Sánchez, Enrique Dau, Sergio Ontiveros, Alberto Mora, Fernando Arias y Bañuelos Guardado, es decir, políticos, empresarios y comunicadores de los pasados y de los actuales tiempos y de los más diversos partidos y tendencias.

El motivo declarado de la reunión fue celebrar la Navidad, pero ninguno de los asistentes pasó por alto que detrás de este propósito estaba la evidente intención de “presentar en sociedad” al nuevo presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, Miguel Ángel Martínez Espinoza, quien llegó repartiendo abrazos a todos y cada uno de los convidados.

Más allá de los fines de este convivio, me llamó poderosamente la atención la pluralidad política de quienes ahí estaban, algo realmente excepcional en Jalisco, donde por lo general políticos y no políticos tendemos a encerrarnos en nuestros grupos, sin abrirnos a la comunicación con los demás.

Todo bien. Ojalá que esta voluntad de colaboración y entendimiento de la clase política jalisciense se refleje también en los demás campos de la actividad humana, por el bien del país, y que esto aproveche sobre todo a los habitantes del estado.

www.medinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 18 de diciembre de 2015.

Share Button

Los ambulantes: cuestión de orden

En-seis-meses-ya-no-habrá-comercio-ambulante-en-el-Centro-tapatío-Alfaro
Sobre el problema de comerciantes ambulantes del Centro Histórico de Guadalajara, el nuevo gobierno de la ciudad no ha hecho hasta el momento otra cosa que reproducir errores del pasado, o sea, tratar de alejarlos de esa zona sin ofrecerles alternativas reales de desarrollo permanente, con seguridad, orden y un mínimo de servicios.

Por principio de cuentas, hemos de entender que el ambulantaje comercial no es problema privativo de Guadalajara, sino de otras grandes ciudades de México y del mundo, muchas de las cuales han encontrado desde hace años la manera de afrontarlo sin tantos sobresaltos como los que aquí se han registrado.

En otras metrópolis, donde los gobiernos privilegian el orden público y el desarrollo económico y social por encima de intereses políticos o gremiales, los ambulantes encuentran siempre los espacios necesarios para realizar su actividad de manera pacífica, ordenada y con la mayor seguridad.

De esta manera no sólo ellos resultan beneficiados sino también la sociedad en general, y desde luego la administración pública, que a cambio de rentas e impuestos bien controlados, brinda los servicios necesarios de transporte, seguridad, alumbrado, agua potable, salubridad, estacionamiento, etcétera.

Para lograr lo anterior no hay más problema que acondicionar dos o tres grandes terrenos, de los que abundan en las orillas de la ciudad, para ubicar ahí por secciones o rangos de actividad a todos los ambulantes que tienen y tendrán siempre el derecho de ejercer su actividad comercial.

Claro que para realizar un proyecto de esta naturaleza se requiere una verdadera vocación de servicio público.
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 11 de diciembre de 2015.

 

Share Button

Cuidado con la información chatarra

De la página Ética Periodísgtica Udd en Facebook.

Así como hay comida chatarra que a todos hace daño, también hay información chatarra que a todos perjudica, porque la primera afecta la salud del cuerpo, mientras la segunda es contraria a la salud mental.

Hace poco apareció en un periódico (Milenio, 5 de noviembre/ 1915), un encabezado diciendo: “Lo que sea, pero en México los jóvenes sí leen”, lo cual me llamó poderosamente la atención porque no es lo mismo leer “lo que sea” que aquello que uno debe leer.

De acuerdo con la encuesta publicada por dicho periódico, ocho de cada diez jóvenes mexicanos leen, lo cual no dudo, porque más de la mitad de los mexicanos nos comunicamos ya por Internet, pero lo importante es ver qué leemos, porque no es lo mismo leer cualquier cosa que aquello realmente útil, es decir, hablamos de calidad de información, no de lo primero que llega a nuestras manos.

Hoy más que nunca hemos de ser selectivos, o sea, leer cosas que nos ayuden a vivir mejor y a elevar el espíritu, no aquéllas que desinforman, manipulan las conciencias y despiertan el morbo con fines inconfesables.

En los tiempos de Internet hay de todo, cosas buenas, sí, pero también otras muy desagradables y perjudiciales como es el abuso de informaciones falsas, mal intencionadas, que desorientan al lector en vez de ayudarlo.

De ahí la importancia de tener el mayor cuidado en todo lo que leemos, porque no es lo mismo mantenernos bien informados con noticias confiables o leer un buen libro, un clásico, por ejemplo, que un mensaje, una nota, un artículo que puede contaminar y trastornar nuestra mente si no tenemos la preparación necesaria para distinguir lo falso de lo verdadero o lo inútil de lo útil.

javiermedinaloeracom

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de diciembre de 2015.

 

Share Button

Plan contra espectaculares

1246858

Ya era tiempo. Los nuevos gobiernos de la Zona Metropolitana de Guadalajara lanzaron un plan contra los anuncios espectaculares, que no sólo atentan contra la inteligencia y salud mental de propios y extraños, sino que además sus promotores se dan el lujo de violar leyes y reglamentos en beneficio particular.

La idea es atacar puntos emblemáticos como son La Minerva, el Mercado Corona, la Plaza de Toros, el Estadio Jalisco y el Puente Matute Remus, pero yo agregaría el tramo de carretera al Aeropuerto de Guadalajara, que involucra a varios municipios, lleno también de espectaculares realmente espantosos, lo cual da muy mala imagen a los turistas que llegan o salen de esta ciudad, y en el mismo sentido, añado los de zonas turísticas como Puerto Vallarta, que son una verdadera vergüenza.

Sucede que, según datos oficiales, hay en esta zona metropolitana más de seis mil espectaculares, en su mayoría sin permiso municipal, o sea, que ni impuestos pagan, pero además muchos promueven el alcoholismo precisamente en la vía pública, contraviniendo el programa oficial “Salvando vidas”.

“La contaminación visual es un asunto que no respeta fronteras ni límites municipales. Los tapatíos tenemos derecho a un medio ambiente sano”, dijo el presidente de Guadalajara al anunciar este programa, que desde luego merece todo el apoyo público.

De acuerdo con este plan, los nuevos gobiernos de la zona metropolitana tendrán en lo sucesivo especial cuidado al otorgar nuevas licencias para espectaculares (al menos así lo ha ofrecido el alcalde tapatío), y por lo visto también habrán de revocar los permisos de muchos otros, además de clausurar definitivamente los que no han cumplido con los más elementales requisitos.
¡Enhorabuena!

javiermedinaloera.com

Artículo publicado en el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 4 de diciembre de 2015.

 

Share Button