Alerta “Libertad” para periodistas

xiv-congreso-nacional-de-periodistas-en-ensenada-b-c

La periodista jalisciense Adriana Luna, quien se ha destacado por sus propuestas de apoyo al ejercicio profesional del periodismo, como lo muestra la rectificación del Premio “Despertador Americano” en Guadalajara, que gracias a su oportuna labor ante las autoridades correspondientes no volverá a entregarse a nadie que no tenga una verdadera trayectoria de periodista, lanzó en el XIV Congreso Nacional de Periodistas celebrado recientemente en Ensenada, B.C., una nueva iniciativa que busca salvaguardar la libertad de expresión en nuestro país, protegiendo la vida y los derechos de quienes la ejercen.

Al abordarse durante dicho congreso el delicado tema de la violencia contra los comunicadores mexicanos, que desde 1983 ha costado la vida a 253 trabajadores de los medios de difusión, principalmente en los estados de Veracruz, Guerrero, Michoacán, Chihuahua, Tamaulipas y otras entidades, la periodista jalisciense alzó la voz para proponer la instrumentación de un sistema nacional de alerta similar al de “Ámbar” que en repetidas ocasiones ha mostrado su eficacia para el caso de los menores de edad secuestrados o desaparecidos.

Este sistema, dice Adriana Luna, podría funcionar muy bien, con las adecuaciones necesarias, para el caso de los periodistas asesinados o desaparecidos, de suerte que cuando ocurra un atentado contra ellos en cualquier lugar de la República, se active de inmediato la Alerta “Libertad”, que pondrá sobre aviso a todos los periodistas de México y a las autoridades correspondientes sobre cualquier riesgo que atente contra la libertad de expresión. Esto desencadenaría desde luego la solidaridad nacional y el apoyo necesario a las víctimas del delito.

Apoyo nacional gremial y oficial
La propuesta de la colega Adriana Luna tuvo de inmediato un buen eco entre la comunidad periodística de la Federación de Asociaciones de Periodistas de la República Mexicana (Fapermex) y funcionarios públicos asistentes al propio Congreso, entre ellos el diputado federal por Baja California, Exaltación González, quien se comprometió a llevar esta iniciativa ante el Congreso de la Unión, para adecuarla a las necesidades y darle la legitimidad necesaria.

Admitió el legislador que la fiscalía especializada para perseguir los delitos contra periodistas carece actualmente de presupuesto y de instrumentos legales para realizar su labor, de suerte que existe una gran impunidad al respecto, que es necesario corregir por diversas vías, entre ellas la que ahora se plantea.

Libertad sobre todo
La de expresión –se ha reconocido siempre–, es la madre de todas las libertades; sin ella, no es posible garantizar el resto de las mismas. Por lo tanto, y en vista de las circunstancias actuales, que no garantizan el libre derecho de los periodistas mexicanos a decir la verdad, porque lo inhiben las constantes agresiones contra ellos, es necesario apoyar la iniciativa de la periodista Adriana Luna, para que cualquier atentado contra un periodista en cualquier lugar del país se conozca de inmediato a través de las redes sociales y de todos los medios, generándose la solidaridad inmediata y el apoyo necesario por parte del gremio, las autoridades y la sociedad en su conjunto.

javiermedinaloera

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 25 de septiembre de 2016.

Share Button

Histórica presencia de Jalisco en el periodismo nacional

presencia-jalisciense-en-el-congreso-nacional-de-periodistas-ensenada

Periodistas jaliscienses en la XIII Asamblea Nacional de la Fapermex.

Fue en Ensenada, B.C., el municipio más extenso de México (tan grande como el Estado de Sinaloa), centro vitivinícola de primer orden en el país, donde el pasado fin de semana, en su XIII Asamblea Nacional, la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex), sin duda la más representativa del gremio periodístico nacional, eligió un nuevo Consejo Directivo que por vez primera en la historia incluye a varios jaliscienses.

El nuevo Consejo 2016-19, que encabeza María Consuelo Eguía Tonella (Calilá), está integrado por el presidente del Club de Periodistas de Jalisco, Moisés Mora Cortés, como secretario general, y por otros periodistas representativos de diversas agrupaciones del gremio local.

En esta ocasión, 100 delegados procedentes de todo el país se reunieron para abordar la difícil situación que prevalece en el periodismo organizado de México y refrendaron el compromiso de mantenerse unidos y redoblar esfuerzos para lograr que se concrete la agenda legislativa que está pendiente en la Cámara de Diputados y en los congresos locales para garantizar el derecho constitucional de la libertad de expresión.

Exigen poner alto a las agresiones
El gremio periodístico nacional elevó nuevamente la voz para exigir poner freno a tantas agresiones cometidas en contra de los comunicadores, que de 1983 a la fecha han costado la vida a 253 personas, incluyendo 216 periodistas y 26 desapariciones forzadas.

Específicamente condenaron las constantes agresiones cometidas contra periodistas en los estados de Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Michoacán y Chihuahua, entre otras entidades.

Asimismo, reiteraron el llamado al Gobierno de la República para que los crímenes que se cometen contra los periodistas, trabajadores de la prensa, familiares y amigos de los mismos, sean esclarecidos a la brevedad y se castigue con todo el rigor de la ley a los autores, tanto intelectuales como materiales, ya que no hay otra manera de frenar esta ola de violencia.

También se refrendó el compromiso de seguir impulsando ante los congresos estatales la derogación de los delitos de difamación y calumnia, en sus respectivos códigos de procedimientos penales, y además, se acordó seguir trabajando por la unidad de los periodistas, su profesionalización y su acceso a mejores niveles de bienestar.

Unidad periodística jalisciense
Entre los puntos de esta asamblea destaca la incorporación de periodistas jaliscienses al Consejo Nacional de la Fapermex, organismo que agrupa a más de 70 asociaciones de periodistas de todo el país, entre ellas seis de Jalisco (tres ya formalmente incorporadas y tres en trámite).

De hecho, en la asamblea de Ensenada participaron una decena de periodistas jaliscienses representantes de estas organizaciones, que por vez primera en la historia mostraron un frente de unidad, lo que sin duda fue determinante para que los colegas de todo el país eligieran por unanimidad a Mora Cortés como secretario general, segundo cargo de alta responsabilidad en Fapermex.

Justo es señalar que desde 2014 el Club de Periodistas de Jalisco venía trabajando por la unidad, primero bajo la atinada dirección de Xavier Garabito (QEPD), y luego de Moisés Mora, a quien deseamos el mejor de los éxitos.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del 18 de septiembre de 2016.

 

Share Button

Pobre respuesta de mexicanos contra la pobreza

 

de-la-pagina-la-pobreza-en-mexico-facebook
Hace unos días nos enteramos de la tragedia ocurrida en Tlajomulco, donde una señora que había sido abandonada por su esposo, mató a sus dos hijos y se suicidó porque lo poco que ganaba en una maquiladora no le alcanzaba para cubrir los gastos familiares.

Tragedias como ésta y otras peores se han sucedido desde tiempos remotos en nuestro país debido a la pobreza, a la extrema pobreza, sin que el Estado ni la sociedad hayan encontrado hasta hoy la fórmula adecuada para acabar con esta incalificable desgracia.

Admitamos, por principio de cuentas, que este problema no es exclusivo del gobierno, sino de la sociedad entera, porque de una forma u otra todos somos responsables del mismo. Si los problemas sociales llegan al extremo de la tragedia es porque de alguna manera todos lo hemos permitido.
Lo que hemos hecho
Hay mucha gente que ayuda a los pobres, de esto no cabe la menor duda, y lo ha hecho siempre. Existen empresas privadas y organismos no gubernamentales que los apoyan sobre todo en aspectos de salud y educación, pero claro, con una cobertura muy limitada. Las necesidades son bastante superiores.

Asimismo, muchos particulares hacemos lo que podemos para aliviar el dolor de la gente necesitada. Cualquiera puede ver a los automovilistas que entregan monedas a quienes imploran la caridad pública en los cruceros de la ciudad o por lo menos los apoyan comprándoles algo de lo que ofrecen en venta. Igualmente, hay gente que trata de ayudar cuando algún mendigante llama a su puerta. En otras palabras, aunque mínima, sí existe conciencia social sobre el problema.

A su vez el gobierno, con todo y sus políticas erráticas y desarticuladas, tampoco se ha desentendido totalmente de la situación. Desde hace muchos años mantiene una serie de programas, a través de diversas dependencias, para apoyar a los pobres en sus necesidades fundamentales como son la salud, la alimentación y la educación. Sin embargo, volvemos a lo mismo: su labor es muy insuficiente. La pobreza crece y se acentúa a grado tal que la desigualdad económica y social en México ha llegado a límites peligrosos, que ponen en riesgo la gobernabilidad misma.
Lo que falta
En estas circunstancias, y sabiendo de antemano que hay esfuerzos aislados, públicos y particulares, para aliviar la pobreza, que hoy alcanza a más de la mitad de la población mexicana, lo que urge es articular, coordinar todas las iniciativas públicas y privadas en favor de los pobres, para lograr mejores resultados.

Es necesario un Programa Nacional Contra la Pobreza que sin burocracia, sin presupuestos extraordinarios y más aún sin tintes políticos, se encargue de articular todas las acciones de gobierno y sociedad contra este flagelo, al que es indispensable dedicarle la atención necesaria.

A través de este programa podrían lograrse acciones efectivas para apoyar a los pobres: en primer lugar para saber cuántos son, dónde viven, por qué lo son, cómo se les puede ayudar de acuerdo a su circunstancia y luego obrar en consecuencia.

No permitamos más tragedias de pobreza.
Javier Medina Loera es periodista.
javiermedinaloera.com

Share Button

Nuestro Himno Nacional

mod_autdo_himno_nac_mexicano_escaner

Foto: Wikipedia

En este Mes de la Patria escuchamos con el mayor respeto y emoción, como todos los años, dentro de los actos de homenaje a nuestros héroes, el Himno Nacional Mexicano, considerado por propios y extraños como una de las piezas poéticas y musicales más bellas del mundo.

Fue el 12 de noviembre de 1853 cuando el gobierno mexicano encabezado por el presidente Antonio López de Santa Anna convocó a un concurso para componer un “Himno a la Patria”.

El autor de la letra, ganador de este certamen, resultó ser Francisco González Bocanegra, hijo del español José María González Yáñez y de Francisca Bocanegra Villalpando, nativa de Pinos, Zac. Nació en San Luis Potosí, pero debido a que su padre era de origen español, fue desterrado con su familia en 1829, y regresó diez años después cuando España había ya reconocido la independencia de México.

El joven Francisco se dedicó al comercio en su natal San Luis, pero luego pasó a la Ciudad de México, donde contrajo matrimonio con su prima Guadalupe González.

Al tiempo que la letra del Himno fue escogida, se eligió la música compuesta por Jaime Nunó Roca, hijo de Francisco Nunó y Magdalena Roca, quienes fallecieron cuando Jaime tenía apenas nueve años de edad.

Nunó había participado en el concurso con la composición musical titulada “Dios y Libertad” para las estrofas compuestas por González Bocanegra.

De esta manera, el Himno Nacional Mexicano con música de Nunó y letra de Bocanegra se interpretó por primera vez en público el 15 de septiembre de 1854 en el entonces llamado Teatro Santa Anna, actualmente Palacio de Bellas Artes, de la Ciudad de México.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de septiembre de 2016.

 

Share Button

Lectura de periódicos

1280px-Roberto_Fiadone_leyendo_el_diario.JPG (Wikipedia

Foto: Sergio Panei Pitrau.

Leer periódicos y revistas en forma regular, de preferencia diariamente, ilustra y entretiene porque en primer lugar nos mantenemos informados de lo que sucede en la comunidad, en el país y en el mundo, a la vez que nos distraemos con caricaturas, crucigramas o cualquier otra publicación que tenga por objeto entretener, divertir o ayudarnos a ser mejores personas.

Para ello debemos seleccionar con cuidado los medios que hemos de consultar o leer con regularidad, ya que sobre todo ahora, en los tiempos de Internet, abunda la información “chatarra” que es necesario reconocer a primera vista y desde luego irla eliminando de nuestra vida a fin de obtener el mejor provecho del tiempo. Esta capacidad de reconocimiento la da principalmente la práctica, es decir, el hábito de la lectura.

Son los periodistas quienes investigan, redactan y dan forma a las ediciones impresas o digitales de periódicos y revistas, de suerte que nosotros, como lectores, tenemos que averiguar lo que nos quieren decir estos profesionales de la información. Ellos tratarán siempre de responder a seis interrogantes que son: ¿Qué?, ¿Quién?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Dónde? y ¿Por qué?
Si una información noticiosa no responde a cualquiera de esas cuestiones, pues está mal hecha y esto nos da la primera pista para saber si quienes escriben en ese medio son o no profesionales.

Otro punto muy importante es la ética, tan olvidada en la actualidad. Todo medio periodístico debe en primer lugar respetarse y respetar a sus lectores y audiencias. Si no es así no merece nuestra atención.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista Doña Ofe en su edición de septiembre de 2016.

Share Button

Libertad y desarrollo, ¿compatibles?

Tomado de la página Libertad y Desarrollo en Facebook.

Un periodista cuestionó cierta vez al líder cubano Fidel Castro sobre el régimen político de su país, echándole en cara que ahí no había libertad, anhelo fundamental del ser humano. Castro le respondió: “Si se refiere usted a la libertad de morirse de hambre, no, ciertamente aquí no existe”.

La respuesta de Castro contenía desde luego todo el fondo ideológico de su tiempo, que prevalece en la actualidad, es decir, el predominio del capitalismo voraz que privilegia los intereses económicos por encima del interés social.

Este mismo cuestionamiento sigue hoy en el orden del día. La gente quiere saber, aquí y en el mundo entero, si es posible eliminar la pobreza y emprender el camino del desarrollo económico igualitario en un marco de libertades políticas y sociales.

Libertad sin desarrollo

En México, por ejemplo, abundan los casos en que se privilegia el lucro, muchas veces ilegal, por encima de los intereses sociales, y lo que es peor, con el apoyo, o por lo menos con la complicidad, de las estructuras de gobierno.

¿Por qué las empresas particulares no llevan inversiones significativas a las zonas indígenas del país o a otras áreas marginadas que sufren extrema pobreza? Por una sola razón: porque esas zonas no son redituables, no aportan ningún provecho económico a los inversionistas.

Pero esto no sólo aplica para la industria y el comercio, sino también para el sector servicios, como son las instituciones bancarias, que sobre todo en este sexenio han abandonado a su suerte extensas regiones del país donde antes había por lo menos dos o tres sucursales de bancos.

Y a pesar de que los políticos reiteran hasta la sociedad su interés por el desarrollo económico y social de esas regiones, nada hacen para llevarles inversiones productivas y los indispensables servicios públicos y privados.

Lo cierto es que a estas alturas dichas regiones dejaron de ser redituables no sólo para el sector privado, sino también para el público.

¡Ah!, pero eso sí, por lo menos en el discurso, sobre todo cuando les urgen votos, los políticos no dejan de resaltar el régimen de libertades que disfruta el país, entre las que destacan el sufragio universal y el hecho de que cualquiera pueda manifestarse y expresar sus opiniones, aunque esto no siempre lo toleren algunos funcionarios.

Desarrollo con libertad

Lo ideal sería contar con un sistema político-económico donde tenga cabida el combate efectivo a la pobreza y el desarrollo económico en un amplio marco de libertades individuales.

Aclaremos, sin embargo, que no existe ni ha existido jamás la libertad ilimitada. Siempre habrá un límite para el quehacer humano. Hasta las aves del cielo, que son símbolo de libertad, no pueden volar más allá de cierta altura, decía un autor.

Es preciso, por lo tanto, encontrar la fórmula para contar con un desarrollo firme y sostenido en beneficio de todos los mexicanos, no sólo de unos cuantos, sin sacrificar para ello las libertades individuales, salvo que el abuso de su ejercicio afecte el interés público.

javiermedinaloera.com

 

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 28 de agosto de 2016.

 

Share Button