¿Estamos preparados contra sismos?


Ante las tragedias sufridas en las últimas semanas por nuestros hermanos del sureste y centro de México, quienes vivimos en esta parte occidental del país hemos de preguntarnos si ya nos preparamos debidamente para afrontar fenómenos similares, ya que estamos tan expuestos como ellos a padecerlos en cualquier momento.

Entre las grandes tragedias sufridas por Guadalajara a través de su historia figuran precisamente los terremotos. No habían pasado ni 50 años de su fundación cuando en 1585 padeció esta ciudad una serie de temblores ocasionados por una fase eruptiva del Volcán Colima. Veintiseis años después, en 1611, un terremoto sacudió a la ciudad. Los sismos se repitieron en 1749 cuando se derrumbó la cúpula del antiguo sagrario de la catedral.

Luego, al iniciarse el movimiento independentista de México, en 1810, hubo más temblores, y ocho años después un sismo derribó las torres de la antigua catedral. En 1842 los temblores volvieron a derribar las torrres de catedral, y en 1875 hubo nuevos movimientos telúricos, que se repitieron ya entrado el siglo 20, sobre todo en 1913 con motivo de una nueva fase eruptiva del Volcán Colima. En ese año temblaba tanto en Guadalajara que muchos tapatíos dormían en los parques para no morir aplastados por el derrumbe de sus casas.

Como podemos advertir a través de esta breve reseña, los habitantes de esta ciudad y de todas las poblaciones de Jalisco debemos estar preparados para cualquier contingencia.

Medidas de prevención
Las prevenciones necesarias van desde las que oportunamente deben tomar las autoridades hasta las que corresponden a los ciudadanos.

En el caso del gobierno, éste debe evaluar las edificaciones y determinar los inmuebles de alto riesgo, así como la reubicación urgente de los pobladores de las laderas de cerros y riberas de los ríos que presenten riesgos. También debe organizar simulacros con el objetivo de que la gente sepa cómo actuar en caso de producirse un sismo, y desde luego hacer inspecciones permanentes a los edificios públicos para verificar que estos cuenten con medidas preventivas y estructuras seguras.

Asimismo, es necesario que las autoridades realicen una amplia difusión de las recomendaciones pertinentes para el caso de siniestros.

Principales recomendaciones
En primer lugar, todo jefe de familia tiene la obligación de organizar la autoprotección familiar, que comprende el aprendizaje de primeros auxilios, la vacunación de toda la familia, el retiro de objetos pesados ubicados en partes altas de estanterías, roperos o armarios y mantener en lugares seguros cualquier sustancia peligrosa.

Asimismo, es necesario informar a la familia sobre qué hacer durante un sismo, como es el mantener la calma, no encender fósforos ni velas, acudir a las zonas de seguridad preestablecidas, mantenerse alejado de vidrios y cornisas, no utilizar elevadores y detener el vehículo en caso de ir manejando.

Una vez ocurrido el sismo, hemos de verificar si hay heridos a nuestro alrededor, controlar cualquier incendio que pudiera presentarse, apagar el sistema eléctrico y de gas, tener a la mano los números telefónicos de emergencia y ser solidarios con las víctimas.

 

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 24 de septiembre de 2017.

Lectura recomendada: Las grandes tragedias de Guadalajara:

Share Button

Si los perros hablaran…

Don Miguel de Cervantes Saavedra, ilustre escritor español del siglo 16, no sólo es autor del “Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, uno de los libros más leídos en la historia de la Humanidad, sino que escribió también algunas novelas cortas cuyo mensaje sigue vigente en pleno siglo 21.

Entendemos desde luego que el tiempo de Cervantes era el mismo de la Inquisición, que censuraba y castigaba severamente a todos aquellos que se atrevían a decir cualquier cosa en contra de la Santa Madre Iglesia o su doctrina, de suerte que él tuvo buen cuidado de no meterse en problemas.

Sin embargo, de las “Novelas Ejemplares” de Cervantes hay cosas de indudable valor actual como son ciertos pasajes del llamado “Coloquio de los perros”, según el cual un can llamado Berganza, al contar la historia de su vida a otro perro, Cipión (la gente siempre ha dicho que hay perros tan inteligentes que sólo les falta hablar. En este caso Cervantes los hace hablar), cuenta lo que le ocurrió con unos pastores a quienes sirvió con lealtad para evitar que los lobos se comieran sus ovejas.

¡Oh sorpresa!
Dice Berganza que desde el primer día de su encuentro con los pastores, que lo adoptaron de buen modo, hizo rondas por la noche alrededor de los llanos donde pastaban las ovejas para que no se acercaran los lobos, porque entendió que esa era su función, pero ¡Oh sorpresa!, al volver por la mañana a los agostaderos siempre encontraba algunas ovejas muertas, dizque atacadas por los lobos, de lo cual daban pronta cuenta los pastores al dueño de los animales.

Berganza, nada tonto, descubrió que por la noche, mientras él se preocupaba por cuidar que los lobos no se acercaran al rebaño, los mismos pastores mataban dos o tres ovejas, para aprovecharse de su carne, echándoles la culpa a los lobos. El dueño del rebaño les creía a los pastores y hasta les regalaba las pieles, a la vez que desquitaba su coraje contra los perros “buenos para nada”.
“!Válame Dios –decía Berganza– ¿quién podrá remediar esta maldad?, ¿quién será poderoso a dar a entender que la defensa ofende, que los centinelas duermen, que la confianza roba y que el que os guarda os mata?”.

Policías y ladrones
Hasta el día de hoy se siguen contando infinidad de historias sobre policías y ladrones que caminan de la mano. Pacíficos ciudadanos que han sufrido asaltos en sus casas o negocios, cuando se dan cuenta que fueron policías los autores, pronto se desisten de las demandas interpuestas, por temor a sufrir represalias en sus personas o contra miembros de sus familias.

De casos como éstos están llenos los anales judiciales de Jalisco, de México y del mundo. Y no sólo se trata de policías sino también de altos funcionarios públicos, tan obligados como los primeros a defender a la sociedad, pero que sólo ven por sus muy personales intereses, sin preocuparse por los demás.

¿Quién dijo que Cervantes está fuera de época? Si los perros hablaran…
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 17 de septiembre de 2017.

Share Button

Cuentas claras, amistades largas

Me refiero al bombardeo publicitario que con motivo del Quinto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se ha desatado en el país, donde se informa de las obras y acciones realizadas por el régimen, pero que obviamente pasa por alto las necesidades más sentidas de la población, como son la inseguridad pública, la impunidad, la injusticia, la pobreza, el deterioro ambiental y otras no menos importantes de las cuales sólo se acuerdan quienes las padecen.

Entiendo que el gobierno trate de resaltar programas y acciones que considera importantes en beneficio de la población, pero en un país democrático como en el que supuestamente vivimos no se vale soslayar los problemas que más afectan a la gente y menos rasurar cifras de cuestiones realmente dramáticas, como es el caso de la pobreza, que a muchos mexicanos consta que lejos de disminuir, se ha incrementado.

Cuando dejemos de ver gente implorando la caridad pública en las zonas urbanas y a millones de indígenas procurando la asistencia diaria, sabremos que el gobierno está haciendo algo de su parte para abatir la pobreza, antes no.

Ni siquiera hay programa

La pobreza de millones de mexicanos merece trato especial, porque todo indica que el gobierno no tiene ni siquiera un programa definido para el rescate de esta gente. Las cifras que recientemente se han publicado sobre la superación de la pobreza en el país son de escritorio, con evidentes fines propagandísticos, porque los funcionarios no conocen a los pobres de México por su origen, menos por su nombre, ni cuáles son sus necesidades, ni sus perspectivas, es decir, datos elementales que cualquier gobierno que se respete debe considerar, pero tal parece que en México esto no importa; no se interesan por esta información, porque lo único que buscan es el poder.

Inseguridad, impunidad e injusticia

De la impunidad, la inseguridad y la injusticia, que van muy de la mano, ¿qué puede decir el gobierno? Lástima que pase por alto estas dramáticas necesidades, porque el Estado que incumple estas obligaciones simplemente no se justifica.

En la cuestión ambiental, pues ya vemos que no hay interés alguno para proteger el medio ambiente: es una lástima oír, ver y leer tantas noticias relativas a la destrucción sistemática de los bosques y de la fauna de México, de los arroyos y los ríos cada vez más contaminados, de los suelos y de la atmósfera de la ciudades, sin que ninguna autoridad pueda frenar este desastre.

Se vale hacer cuentas, pero claras

Por lo tanto, qué bueno que el gobierno hace cuentas, al menos cada año, pero lo ideal es que las haga claras, anotando pros y contras, perjuicios y beneficios, porque si cada quien pone en sus cuentas sólo las buenas, las que le favorecen, pues no vamos a llegar a ninguna parte como pueblo, como nación, ni como Estado.

Insisto: Cuentas claras, amistades largas. Si el gobierno quiere una larga amistad con la gente, vale más que le hable claro.
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 10 de septiembre de 2017.

Share Button

¿Quién para Jalisco?


Por estos días no hay reunión de amigos donde no surja la pregunta: ¿Quién les gusta para presidente de México? Y sobran las respuestas, pero lamentablemente todas ambiguas, ninguna definitiva, porque el ambiente no da para más: “La caballada está flaca”, como diría aquel cacique guerrerense.

Dentro del gabinete presidencial se mencionan varios personajes, pero el único que sale más o menos librado es el secretario de Salud, el doctor Narro, quien hace poco visitó Guadalajara en plan de pre campaña. Sin embargo, hay quienes no le perdonan el haber dicho que los pobres de México le deben su rescate al PRI. ¿Cuál rescate?

Está bien que el ilustre académico pretenda congraciarse con el partido que espera lo postule, pero entre sus simpatizantes hay quienes opinan que entre menos mencione supuestos beneficios del tricolor le iría mejor.

A otros aspirantes les faltan méritos, trayectoria y nivel.

Por parte de la oposición quien lleva la delantera es Andrés Manuel López Obrador, de Morena, pero aunque en los últimos meses ha mejorado su discurso, le critican su falta de sensibilidad y consistencia en algunos de sus programas.

Peocupa la “patria chica”
Luego del repaso al panorama político nacional, salta la preocupación por la “patria chica”. ¿Y Jalisco qué? Igual que en el país, aquí las cosas tampoco tienen buen horizonte. Por parte del PRI se menciona a Zamora, Almaguer y Pizano, principalmente, pero en condiciones muy complicadas.

Y por la oposición aparece Enrique Alfaro, del MC, alcalde de Guadalajara que acaba de ratificarse para un ejercicio constitucional de tres años (Si respeta a sus electores, no se lanzaría, pero…). Entre sus acciones de gobierno destacan algunas que lejos de unir han confrontado a la sociedad tapatía.

Y luego salen otros precandidatos de diferentes partidos, como el de Morena y el PAN, con escasas posibilidades.

Lo que Jalisco necesita
Es difícil perfilar en unas cuantas líneas al personaje que Jalisco necesita como próximo gobernador, pero lo intentaré a sabiendas de que no es fácil encontrarlo:
Primero.- Una persona seria, capaz y honesta, que anteponga sus intereses personales y de grupo al interés común de los jaliscienses.

Segundo.- Que conozca el Estado al revés y al derecho: su geografía, historia, tradiciones, y desde luego sus necesidades políticas, económicas, sociales y culturales.

Tercero.- Necesitamos a un gobernante que unifique a la sociedad, y que al entender los intereses de los diferentes sectores, sepa coordinarlos y motivarlos para trabajar en bien del Estado, es decir, alguien que una voluntades, no que las divida ni polarice.

Me conformaría con esos tres puntos. Pero como dije arriba, sólo expongo un ideal. La Historia de Jalisco y sus gobernantes ofrece ejemplos de políticos que se preocuparon por servir al Estado (lamentablemente, no muchos).

A los mandatarios jaliscienses los conocemos a través de sus biografías, sus programas de acción, Memorias de Gobierno y por las anécdotas que protagonizaron antes, durante y después de sus respectivos mandatos. Entre ellos figuran buenos, regulares, malos y pésimos gobernantes. Esperemos que el próximo figure entre los buenos.

javiermedinaloera.com

 

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 3 de septiembre de 2017.

Share Button

El maravilloso mundo de los libros

Los amantes de la lectura sabemos bien que cada escritor tiene su mundo y que por medio de sus obras podemos conocer todos los mundos, porque cada libro es una puerta a cada mundo. Esto es lo maravilloso de la lectura.

Sabido es que las empresas editoriales acostumbran formar colecciones, es decir, series de libros que se refieren a temas literarios, científicos, educativos, etcétera, pero dentro de estas colecciones no es lo mismo un libro que otro, ya que, como las personas, son todos individuales, diferentes.

En cada libro late un pulso distinto, a veces alegre, otras melancólico, cuando no misterioso o fantástico. Por esto, algo aparentemente tan sencillo como una colección de libros, no sólo puede llenar una biblioteca sino impulsar en determinados momentos, toda una vida.

En uno de tantos casos, una editorial española del siglo pasado creó la colección “Todolibro”, pensada “para lectores que atraviesan un momento difícil porque han dejado atrás la infancia y se sienten solitarios, como si hubieran abandonado un abrigo que les quedaba pequeño y sintiesen sin él, algo de frío”.

Ciertamente, la soledad se alivia con la comunicación, y ésta puede llegar a veces en forma de libro.

Entre las publicaciones de la serie “Todolibro” figuran obras como “Platero y yo”, de Juan Ramón Jiménez; “20,000 leguas de viaje submarino”, de Julio Verne; “La llamada de la selva”, de Jack London; “La isla del tesoro”, de Robert L. Stevenson, y otras igual de importantes.

Felicidades a quienes ya disfrutan el maravilloso mundo de los libros, y a los que no, los invito a que lo hagan.

Vamos a leer porque el saber te hace valer.
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de septiembre de 2017.

Share Button