La Milenka

Milenka es el nombre de una perrita siberiana que le obsequiaron a mi hijo Carlos Tonatiuh hace siete años, y que adoptamos con gusto, a pesar de que ya teníamos en casa otra cachorrita de la misma edad, de la raza pastor alemán, con temperamentos obviamente distintos. Esto ocasionó dificultades, por la natural hostilidad entre ellas, lo que nos obligó a separarlas dentro de la misma casa.

El caso es que al poco tiempo, la pastora murió por alguna enfermedad desconocida, quizás un piquete de araña venenosa, según el veterinario, y consecuentemente la Milenka se quedó como dueña absoluta del territorio.

En busca de novio
Pasaron los años y Milenka mostró, aparte de su hermosura, muy buenos modales, lo que me motivó a buscarle novio, porque yo no quería que su estirpe se perdiera, y fue así como conseguí a un perro de su misma raza, con el cual la casé, y a los tres meses ya teníamos perritos.

El problema es que Milenka sufría de ataques epilépticos, que se los atendimos desde tiempo antes, pero a la hora del parto pudieron causarle alguna complicación, de suerte que el día de Navidad de 2017 tuvo cuatro cachorros, de los cuales sólo uno sobrevivió; los demás pudieron haber nacido muertos.

Se comió a sus hijos muertos

Al ver muertos a sus cachorritos, lo único que se me ocurrió fue envolverlos en papel periódico y ponerlos en el bote de la basura, de donde, para mi gran sorpresa, Milenka fue a sacarlos para comérselos.

Recordé entonces que el Padre de la Historia, Herodoto, recorrió cinco siglos antes de Cristo el mundo de su tiempo, llegando a la conclusión de que unos seres humanos entierran a sus muertos, otros los incineran y los demás se los comen. Creí que Milenka guardaba alguna información de aquellos tiempos, y no le guardé rencor, por lo contrario, pensé en ayudarla.

La suerte del sobreviviente
El caso es que Milenka le tomó enorme cariño a su hijo sobreviviente, al que pusimos por nombre Floqui, en memoria de aquel gran aventurero vikingo.

Tal fue el amor y compasión demostrado por Milenka a su único hijo que dejó de comer sus propios huesos, que tanto le gustaban, para llevárselos a su cachorro, aparte de ofrecerle sus tetitas a la hora que él quería. Esto me impresionó mucho, pero más cuando vi que al poco tiempo el mismo cachorrito le “agandallaba” los huesos a su madre, a pesar de que se los compartíamos a ambos.

¡Qué hijo tan ingrato!, pensé entonces.

Sin embargo, pasaron los meses y vi que el hijo llegó a respetar a su madre, no sólo su comida, sino su forma de ser, al grado de que jamás vi tan grata convivencia familiar como la que me tocó observar entre Milenka y Floqui.

Murió Milenka
Hace unas semanas perdimos a Milenka como consecuencia de su vieja enfermedad, que tratábamos con proato de magnesio, pero nos dejó su valiosa herencia: Floqui, tan noble y cariñoso como ella.

Amo a los animales.

javier medinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del lunes 27 de agosto de 2018.

Share Button

Libertad en redes sociales

La libertad de expresión en redes sociales tiene sus límites, igual que en cualquier otro medio de difusión, porque en primer lugar la absoluta libertad para decir o escribir lo que se nos pegue la gana sin respeto para nadie, no existe, no ha existido y espero que no exista jamás.

Comentaba hace unos días con estimados colegas que ni las aves del cielo¸ consideradas como los seres más libres de la Naturaleza¸ pueden volar más allá de los límites que les marca la atmósfera de la vida.

Por lo tanto, las redes sociales, como su nombre indica, pueden llegar a ser lo que la gente quiera, siempre y cuando las personas se expresen de acuerdo a las normas y costumbres de cada país, porque de lo contrario, pueden acarrearse consecuencias desagradables.

Para empezar, hay controladores
En primer lugar, los creadores de redes sociales tienen sus políticas editoriales, como las tienen todos los directores de medios de comunicación del mundo, de suerte que es difícil rebasar esas limitaciones.

Quienes administran las redes tienen el poder (no sé si la facultad), de destacar los mensajes que ellos consideren importantes y de ocultar a la vez aquellos que no les satisfacen.

Mientras estos administradores destaquen los mensajes que promuevan la dignidad y superación del ser humano, me parece de lo más correcto, y si a la vez ocultan cualquier tipo de pornografía, abuso y tráfico infantil, trata de personas, apología del delito y todo lo que vaya contra la dignidad humana, también me parece de lo más plausible.

¿Y nosotros qué?
Luego de esas limitantes, la gente tiene, ha tenido la libertad (y espero que la siga teniendo) para decir lo que quiera en las redes acerca de cualquier tema de política, economía, cultura, religión, deportes, etcétera.

En lo personal, sólo pediría que cualquier expresión se haga con respeto a la gente, conforme a las normas más elementales de educación que tradicionalmente rigen en las relaciones humanas, porque por desgracia abundan los casos en que cada segundo se ofende y denigra a las personas en la forma más vil e impune.

¿Por qué pienso así?, porque me formé en el periodismo antiguo, del siglo XX, pero con raíces en el XIX, cuando los medios de difusión tenían amplio respeto por sus lectores, y como aficionado que soy de las nuevas redes sociales, me ofende cualquier expresión que atente contra la dignidad humana.

Las palabrotas a nadie elevan
Me permito recordar aquí lo dicho por el afamado autor contemporáneo Alejandro Jodorowsky, quien insiste en que las palabrotas, conocidas comúnmente como majaderías o “malas razones”, pueden servir para liberar a quienes las pronuncian, pero a nadie elevan.

El caso es que algunos colegas, incluso considerados como líderes nacionales de opinión, han tomado por costumbre decir palabrotas en sus artículos¸ pensando seguramente que así adquieren más audiencia entre la gente joven.

Sin embargo, las palabrotas, expresadas por periodistas o por cualquier otra persona, pueden servir, como queda dicho, para “liberar” a quienes las expresan, pero a nadie elevan.
www.javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del lunes 21 de agosto de 2018.

 

Share Button

Morena, ¿tercera reencarnación del PRI?


A juzgar por el gran número de priístas que a lo largo y ancho del país han emigrado recientemente a Morena, cualquiera diría que vivimos el nacimiento de la tercera reencarnación del partido fundado hace 90 años por Plutarco Elías Calles, llamado en sus orígenes Partido Nacional Revolucionario (PNR), para convertirse luego, en tiempos de Lázaro Cárdenas, en Partido de la Revolución Mexicana (PRM), y después, Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Esta idea sería aventurada si se toma en cuenta la manifiesta oposición del líder de Morena y presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, a algunos sistemas seguidos por el PRI, y más cuando anuncia la cuarta transformación del país (después de la Independencia, la Reforma y la Revolución), pero no hay que olvidar que en sus dos últimas reencarnaciones el PRI sufrió también cambios radicales, tanto que en una ocasión pasó de enarbolar banderas socialistas (con Cárdenas) hasta abiertamente capitalistas (con Miguel Alemán), y siguió vivo 70 años más.

Los mexicanos saben de política
Recuerdo lo que me dijo hace medio siglo don Jorge Álvarez del Castillo, quien conocía a fondo el periodismo y la política nacional: “Cualquier presidente municipal de un pueblo mexicano sabe más de política que el mismo presidente de los Estados Unidos, y te lo puedo demostrar”.

De pronto me pareció cuestionable su sentencia, pero al paso del tiempo comprobé que efectivamente los mexicanos tienen una sensibilidad especial para las cuestiones políticas, que no se manifiesta en otros pueblos de la Tierra. La explicación puede encontrarse en raíces históricas y culturales, pero ya no dudo que esto sea verdad.

Conformistas y acomodaticios
Algo existe en la idiosincrasia mexicana que hace de la mayoría de nuestros políticos gente conformista y acomodaticia (¿virtud o defecto?, al grado de que prefieren entregarse al mejor postor antes que arriesgar su futuro en aventuras “peligrosas”.

De hecho, son unos cuantos, contados con los dedos de una mano, los grandes líderes revolucionarios que este país ha tenido desde tiempos de la Conquista española: Cuauhtémoc, Hidalgo, Morelos y Juárez, los más ilustres.

La falta de ejemplos que conduzcan a los políticos mexicanos a reformar de veras las condiciones de sus pueblos y del país los orilla también a dejarse llevar por circunstancias cómodas y remunerables.

Sin embargo, hemos de reconocer que algunos han pagado con su vida el intento de mejorar las condiciones de la gente.

Morena, ¿reencarnación del PRI?
En estas circunstancias, cuando veo que ante la agonía de su partido, muchos priístas voltean hacia Morena, y Morena los acepta, pero además, su líder, Andrés Manuel, les da posiciones importantes, no puedo menos que pensar en una tercera reencarnación del PRI que está naciendo. En esta transición pacífica se basa principalmente mi tesis.

El hecho es que el país tiene que cambiar, y si es en paz, mucho mejor. Lo malo sería que Morena heredara las mañas de los peores priístas reconocidos por ladrones y convenencieros, algunos de los cuales, lamentablemente, ya están ahí, pero hay que ver hasta dónde los deja llegar su nuevo líder.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 12 de agosto de 2018.

 

Share Button

Lectura en lenguas indígenas

Niñas indígenas

En un país donde viven millones de indígenas, no pueden faltar esfuerzos para promover la lectura entre ellos, en su propia lengua, ya que no sólo se trata de fortalecer su nivel educativo, dándoles la oportunidad de conocer nuevas herramientas para mejorar su entorno económico y social, sino también para promover la identidad y unidad entre todos los mexicanos.

De esta manera, a través de la Secretaría de Educación Pública se han realizado muchos proyectos editoriales para llevar la lectura bilingüe en castellano y en su propia lengua a numerosas comunidades indígenas del país.

En Jalisco, por ejemplo, durante la época en que ocupó la Dirección de Educación Indígena la maestra Judith Rimoldi, la Secretaría de Educación llevó a cabo por lo menos una docena de ediciones tanto en lengua huichol como nahua para fomentar la lectura entre los niños indígenas de educación básica.

Entre esas ediciones destacan las “Narraciones Nahuas” y las “Narraciones de los Niños Wixaritari”, en las cuales participaron niños y niñas de ambas etnias y sus maestros, con el afán de promover su cultura, el reconocimiento de sus valores y de su historia.

“Cuéntame” es otra serie publicada también en aquellos años, para promover el buen hábito de la lectura entre los indígenas jaliscienses.

El objetivo de estas y otras ediciones fue acercar el libro a todos los espacios del territorio estatal, incluso las más inaccesibles y remotas, como son las indígenas, teniendo en cuenta que el hábito de la lectura es un aliado invaluable en la labor educativa.

javiermedinaloera.com

 

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de agosto de 2018.

Share Button

Don Victoriano Huerta, digno hijo de Colotlán

El general Victoriano Huerta.

Ahora que, según anuncia el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, está por arrancar la cuarta transformación de México, seguramente se revisarán muchos aspectos de la historia oficial desde tiempos de la Independencia hasta nuestros días, pasando por la Reforma y la Revolución.

Entre las cosas que más atañen a Jalisco destacan los injustos ataques de que ha sido objeto el general Victoriano Huerta, oriundo de Colotlán, Jal., al grado de que durante mucho tiempo se dijo que tanto la Federación como el Estado habían abandonado a su suerte a esa apartada región, sólo porque Huerta había nacido ahí.

Cierta o no cierta la versión, el caso es que la zona aún sufre marginación en su vida económica y social, pero la gente de allá no deja de considerar al general Huerta como un héroe, ya que no se ha demostrado el principal delito que le imputan, de haber mandado matar a Madero y Pino Suárez. En cambio, los evidentes méritos de este ilustre militar no han contado para nada.

Anécdota de Gil Preciado
Hay una anécdota que ilustra el pensamiento oficial sobre Huerta:
En una de sus giras de trabajo el profesor Juan Gil Preciado, quien gobernó Jalisco a fines de los años 50 y principios de los 60 del siglo pasado, viajó a la apartada Zona Norte.

Por aquel tiempo, para llegar a Colotlán, saliendo de Guadalajara, había que tomar la Carretera a Saltillo, rumbo a Ixtlahuacán del Río, y luego por territorio del Estado de Zacatecas, por todo el Cañón de Juchipila hasta la exhacienda de Malpaso, donde los vehículos doblaban a la izquierda para llegar a Jerez, luego a Tepetongo, y finalmente entrar al Norte de Jalisco por el lado de Huejúcar.

El caso fue que en esa gira el gobernador y sus cercanos colaboradores viajaban en una camioneta, y los periodistas en otra, de suerte que al llegar a Malpaso los reporteros decidieron hacer un alto en el tradicional puesto de tortas que ahí había, y que con el hambre que traían se veían muy apetitosas.

Sólo Octavio González Garzón, quien auxiliaba al gobernador en asuntos de prensa, continuó el viaje con él hasta llegar a Colotlán, donde de inmediato dio principio un acto de recepción.

Inesperado elogio a Huerta
Fue durante dicho acto cuando un hombre de edad avanzada, de pelo blanco y de solemne aspecto, empezó a decir un discurso de lo más elogioso “para ese gran mexicano, patriota, ejemplo de las viejas y nuevas generaciones, el digno hijo de Colotlán, don Victoriano Huerta…”

Visiblemente preocupado por lo que estaba escuchando (ya que Huerta fue y sigue siendo satanizado por la historia oficial), Gil Preciado se dirigió en voz baja a su jefe de prensa, González Garzón, preguntándole qué había pasado con los periodistas. González le respondió que se habían quedado en Malpaso comiéndose unas tortas.

–¡Ah qué bueno! –dijo entonces ya tranquilo el gobernador–, a nadie le diga lo que pasa aquí porque este pinche viejo la está regando.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 6 de agosto de 2018.

 

Share Button