Somos mejores de lo que pensamos

Murales_Rivera_-_Ausbeutung_durch_die_Spanier_1_perspective. Wikipedia

Mural de Diego Rivera en Palacio Nacional.

Hay algo grave en la forma de pensar de muchos mexicanos, ricos y pobres: salvo excepciones, en general nos creemos poca cosa, nada importante; pensamos que cualquier extranjero es mejor que nosotros. Con este problema cargamos desde hace 500 años, cuando nos conquistaron los españoles, que sólo superaban a los indígenas en sus armas de combate, pero nada más.

Y desde entonces acostumbramos presentarnos ante otros como gente de poca importancia. Esto tiene desde luego una explicación, porque fueron 300 años de dominio español sobre los mexicanos, quienes finalmente logramos la independencia.

Sin embargo, si desde hace cerca de 200 años los mexicanos estamos en libertad de decidir y hacer, no hay razón para pensar y decir que somos menos que los demás, porque en primer lugar ya no somos esclavos de nadie, sino gente libre, capaz de tomar el control de nuestras vidas.

Por esta razón preocupa que muchos mexicanos pensemos y digamos todavía que las cosas normales, naturales, son siempre pequeñas, por ejemplo, “mi casita” en lugar de mi casa, “mi changarro” en vez de mi tienda, “mis ahorritos” en vez de mis ahorros, “mis animalitos” en lugar de mis animales, etcétera.

Si en verdad queremos ser libres y tener mejores condiciones de vida, pensemos que no somos menos que nadie y empecemos por llamar a las cosas por su nombre. Basta de diminutivos, o sea, de decir que somos poca cosa. Tampoco presumiremos lo que no somos, pero sí lo que realmente somos, en forma sencilla y natural.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de enero de 2016.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *