La lectura engrandece el alma

“La lectura engrandece el alma y el amigo la consuela”, dice el célebre escritor y filósofo francés “Voltaire” en una de sus obras más notables: “El Ingenuo”.

De acuerdo con esta obra, un indio hurón, de origen canadiense, que tuvo que viajar a la Corte de Francia para tramitar un difícil casamiento con la mujer francesa que amaba, fue víctima de falsas acusaciones y luego encarcelado por quienes abusaron de su ignorancia.

Ya en la cárcel, el indio que hacía poco tiempo había llegado a ese país con muy poca instrucción, apoyado sólo por lo poco que aprendió en su contacto con la Naturaleza y entre los mismos indígenas, trabó amistad ahí con un cura muy ilustrado, llamado Gordon, quien había sido encarcelado a causa de sus ideas.

Este ejemplar sacerdote tuvo el cuidado de iniciar a “El Ingenuo” en el camino del conocimiento, y fue así como, apoyado en los libros que él mismo leía, lo interesó en la ciencia, la historia y la filosofía de su tiempo.

Al cabo de un año, habiendo logrado su libertad, el indio, ya muy cambiado en su manera de ser y de sentir la vida, ayudó para que su maestro y amigo, el cura, saliera también de prisión, agradeciéndole eternamente, como él mismo reconoce, por haberle enseñado a pensar.

Éste es uno de los grandes ejemplos de la literatura universal en que un hombre es enseñado a pensar y logra superarse por medio de la lectura.

javiermedinaloera.com

 

Artículo publicado por la revista México Rural en su edición de agosto de 2017.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *