Seguridad para todos

Ante los constantes asaltos y homicidios contra estudiantes en esta Zona Metropolitana, la Universidad de Guadalajara ha emprendido un programa de protección para sus alumnos, a fin de prepararlos contra cualquier contingencia, ya que sólo en este año se han registrado cerca de 400 actos de violencia contra ellos.

Lo más triste es que en la mayoría de los casos se trata de jóvenes a quienes sólo por robarles su celular los asesinan sin piedad alguna, lo cual es verdaderamente imperdonable.

El valor de la vida
Muy lamentable que esto ocurra hoy en una ciudad como Guadalajara, pero al parecer ya nos estamos acostumbrando a este tipo de noticias, lo que no sucedía hace varias décadas, cuando las cosas eran diferentes: la seguridad era uno de los principales objetivos del gobierno y de la sociedad.

Es evidente que al paso del tiempo quienes vivimos en esta región hemos perdido, entre otros importantes valores, el de la seguridad, de lo cual nos preocupamos, ciertamente, pero poco hacemos para reforzarla a nivel institucional, comunitaria y en el ámbito familiar.

Es importante que la Universidad de Guadalajara, la máxima Casa de Estudios de Jalisco, se preocupe por preparar a sus estudiantes ante cualquier contingencia. Esto nos da un ejemplo de lo que toda la sociedad, con sus instituciones, debemos hacer de inmediato, ya que las cosas, no están para menos.

Preparación para todos
Muy bien que la Universidad de Guadalajara prepare a sus estudiantes para protegerse ante los delincuentes que proliferan por todos los rumbos de Jalisco, pero urge que las demás instituciones federales y estatales emprendan un programa similar para el común de los ciudadanos, no sólo para los estudiantes, porque obreros, campesinos, empresarios, profesionistas, amas de casa, también requerimos de los más elementales principios de seguridad ante el ambiente que vivimos.

La angustia ante el actual clima de inseguridad es terrible. Los políticos no lo ven así porque en su mayoría traen guaruras que los protegen y además circulan en camionetas blindadas, es decir, se sienten seguros ante cualquier posible agresión, pero esto no es lo mismo para los demás ciudadanos, estudiantes, amas de casa, profesionistas, trabajadores, empresarios desligados del poder. El problema requiere atención urgente.

Orientación básica, por lo menos
Es evidente que las actuales instituciones demuestran su ineficacia para brindar seguridad a los ciudadanos, que es su principal función, pero por lo menos, en este momento, debieran orientar a la gente para que se proteja lo mejor posible contra los delincuentes que abundan por todas partes.

Propongo al menos un manual de seguridad urbana, donde se oriente a la gente sobre los sitios de mayor riesgo y lo que cada quien debe hacer ante cualquier circunstancia, y si no es un manual, por lo menos un tríptico de amplia difusión en todos los barrios y colonias de la Zona Metropolitana y de las demás regiones de Jalisco y de México para que la gente sepa qué hacer ante cualquier caso de emergencia.

javiermedina loera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 15 de octubre de 2017.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *