Morena, ¿tercera reencarnación del PRI?


A juzgar por el gran número de priístas que a lo largo y ancho del país han emigrado recientemente a Morena, cualquiera diría que vivimos el nacimiento de la tercera reencarnación del partido fundado hace 90 años por Plutarco Elías Calles, llamado en sus orígenes Partido Nacional Revolucionario (PNR), para convertirse luego, en tiempos de Lázaro Cárdenas, en Partido de la Revolución Mexicana (PRM), y después, Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Esta idea sería aventurada si se toma en cuenta la manifiesta oposición del líder de Morena y presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, a algunos sistemas seguidos por el PRI, y más cuando anuncia la cuarta transformación del país (después de la Independencia, la Reforma y la Revolución), pero no hay que olvidar que en sus dos últimas reencarnaciones el PRI sufrió también cambios radicales, tanto que en una ocasión pasó de enarbolar banderas socialistas (con Cárdenas) hasta abiertamente capitalistas (con Miguel Alemán), y siguió vivo 70 años más.

Los mexicanos saben de política
Recuerdo lo que me dijo hace medio siglo don Jorge Álvarez del Castillo, quien conocía a fondo el periodismo y la política nacional: “Cualquier presidente municipal de un pueblo mexicano sabe más de política que el mismo presidente de los Estados Unidos, y te lo puedo demostrar”.

De pronto me pareció cuestionable su sentencia, pero al paso del tiempo comprobé que efectivamente los mexicanos tienen una sensibilidad especial para las cuestiones políticas, que no se manifiesta en otros pueblos de la Tierra. La explicación puede encontrarse en raíces históricas y culturales, pero ya no dudo que esto sea verdad.

Conformistas y acomodaticios
Algo existe en la idiosincrasia mexicana que hace de la mayoría de nuestros políticos gente conformista y acomodaticia (¿virtud o defecto?, al grado de que prefieren entregarse al mejor postor antes que arriesgar su futuro en aventuras “peligrosas”.

De hecho, son unos cuantos, contados con los dedos de una mano, los grandes líderes revolucionarios que este país ha tenido desde tiempos de la Conquista española: Cuauhtémoc, Hidalgo, Morelos y Juárez, los más ilustres.

La falta de ejemplos que conduzcan a los políticos mexicanos a reformar de veras las condiciones de sus pueblos y del país los orilla también a dejarse llevar por circunstancias cómodas y remunerables.

Sin embargo, hemos de reconocer que algunos han pagado con su vida el intento de mejorar las condiciones de la gente.

Morena, ¿reencarnación del PRI?
En estas circunstancias, cuando veo que ante la agonía de su partido, muchos priístas voltean hacia Morena, y Morena los acepta, pero además, su líder, Andrés Manuel, les da posiciones importantes, no puedo menos que pensar en una tercera reencarnación del PRI que está naciendo. En esta transición pacífica se basa principalmente mi tesis.

El hecho es que el país tiene que cambiar, y si es en paz, mucho mejor. Lo malo sería que Morena heredara las mañas de los peores priístas reconocidos por ladrones y convenencieros, algunos de los cuales, lamentablemente, ya están ahí, pero hay que ver hasta dónde los deja llegar su nuevo líder.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 12 de agosto de 2018.

 

Share Button

3 thoughts on “Morena, ¿tercera reencarnación del PRI?”

  1. De acuerdo contigo, renovarse o morir. Creo que en todo el mundo no hay política más mañosa que la nuestra además de sucia y de muy mal ejemplo para todos. Y resulta una paradoja, el pueblo los sube y luego los poderosos les dan la espalda. Y el pueblo como si nada. Indiferente a sabiendas de las chuecuras que hacen. Eso sí se nos va en críticas de café y pláticas de comadres. Saludos Javier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *