A 100 años del sacrificio de Madero

 
   La noche del 22 de febrero de 1913 fueron asesinados Francisco Madero y José María Pino Suárez cuando eran trasladados a la Penitenciaría, en la Ciudad de México. Tres días antes la Cámara de Diputados había aceptado sus renuncias como Presidente y Vicepresidente de la República, respectivamente.
   Estos crímenes, atribuidos al general Victoriano Huerta, quien el 18 del mismo mes había asumido el poder civil y militar de la nación,  abrieron las puertas del infierno para los mexicanos, pues si el Presidente Madero hubiese terminado su mandato constitucional y avanzado en el cumplimiento de los anhelos revolucionarios de 1910, otra muy distinta hubiera sido la suerte del país.
 
Un Presidente desamparado del pueblo
 
   En primer lugar sorprendió en aquella época cómo un hombre de temple, como Madero, consintiese en renunciar a su alta investidura, allanando así el camino de la traición. Hay quienes señalan que lo hizo porque se sintió desamparado del pueblo y porque se le dijo que era esa la manera de salvar la vida de todos sus amigos presos.
   Hubo después otra renuncia incalificable: La del ministro de Relaciones maderista, que, por ley, se convertía en Presidente y que renunció al instante a fin de que la Cámara pudiese nombrar Presidente interino al propio Victoriano Huerta.
 
Hasta el Papa felicitó a Huerta
 
   En aquel tiempo todo indicaba que la gente, cansada de desórdenes, prefería el autoritarismo de los generales a la democracia maderista. El escritor José Vasconcelos, testigo de aquellos acontecimientos, informa que hasta el Papa Pío X felicitó a Huerta “por haber restablecido la paz” y le envió sus bendiciones.
   El asesinato de Madero y Pino Suárez constituye todavía un punto oscuro en la Historia de México, ya que el plan original, confirmado entonces por el embajador de Estados Unidos, Henry Lane Wilson, era desterrarlo del país, para lo cual estaba listo un tren en la estación. Y además se dice que cuando Huerta recibió el informe de la “ley fuga” aplicada a Madero, exclamó sorprendido y molesto: “¡Ya hicieron mártir a este pen…!”
   Y en efecto, el abominable crimen desencadenó acciones militares que pronto arrojaron del poder al propio Huerta y regaron de sangre a la nación. Esto fue precisamente lo que trató de evitar en 1911 el dictador Porfirio Díaz cuando, presionado por Madero, renunció a su cargo y eligió el doloroso destierro.
 
Madero, bandera de la regeneración patria
 
   Madero asesinado fue sin duda una bandera de la regeneración patria. “Hay ocasiones en que el interés de la masa reclama la sangre del justo para limpiarse de pústulas. Cada calvario desnuda la iniquidad del fariseo”, dice Vasconcelos.
   En fin de cuentas, a 100 años del asesinato de Madero, es evidente que nuestro país avanza en su desarrollo democrático, aunque a costa de otros muchos sacrificios. Ahora hay hasta alternancia en el poder, cosa que se creía imposible hace apenas dos décadas. Es claro que esta costosa democracia aún arrastra bastantes errores, pero lo bueno es que el camino para corregirlos pacíficamente permanece abierto.
 
   Imagen:Enciclopedia de México.

 

One thought on “A 100 años del sacrificio de Madero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *