Combate a la pobreza: el modelo chino

Integrantes de la delegación de periodistas mexicanos en China.Periodistas mexicanos que viajamos a la República Popular China.

Hace unos días tuve oportunidad de participar en la delegación de ocho periodistas mexicanos, encabezados por el presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de la República Mexicana (Fapermex), Teodoro Rentería Villa, quienes viajamos a la República Popular China con el fin de conocer detalles del novedoso programa contra la pobreza que lleva a cabo ese país.

Fuimos atendidos de maravilla por los dirigentes de la Asociación Nacional de Periodistas de China y funcionaros del gobierno, que respondieron a todas nuestras preguntas y nos llevaron a los lugares donde se aplica el programa: hubo ocasión incluso de platicar con ejecutores del mismo y con algunos campesinos recién rescatados de la pobreza.

Cambio de estrategia

Hace 40 años el gobierno comunista de China se empeñaba en quitarles el dinero a los ricos para repartirlo entre los pobres, pensando que así lograría la anhelada igualdad social, pero al comprobar, después de medio siglo de revolución, que no obtenía los resultados esperados, cambió radicalmente de estrategia: ahora apoya a los ricos para que se involucren en el rescate de los pobres.

En otras palabras, hoy se trata de hacer ricos a todos los chinos, que actualmente suman arriba de mil 300 millones, un proyecto tan ambicioso y sensacional como la Gran Muralla y todo lo grande que ha hecho este misterioso, creativo y diligente país a través de su milenaria historia.

Tal es la esencia del programa de alivio a la pobreza que ocho periodistas mexicanos fuimos a ver, y como teníamos que partir de casos reales, nos llevaron a la provincia de Hubei, en la región central de China, que es una de las que registran el mayor número de pobres, algo así como 3 millones 850 mil, de los 60 millones que tiene el país.

El caso de Hubei

Uno de los principales indicadores para conocer que alguien no ha rebasado la línea de pobreza, es el ingreso anual. La actual línea de pobreza en China es de 2,736 yuanes anuales (430 dólares), y de acuerdo con este indicador, a fines de 2015 había en Hubei 3 millones 850 mil pobres, mismos que el programa pretende rescatar totalmente en tres años (para el 2019).

Cabe aclarar que la línea de pobreza cambia periódicamente, de suerte que en 2011, cuando empezó el programa, era de dos mil 300 yuanes, que arrojaban en esta provincia 8.19 millones de pobres, casi el doble de los actuales.

El caso es que en los últimos años han salido de la pobreza en Hubei más de tres millones de personas a través de una planificación central que define las responsabilidades concretas de cada funcionario, la unión de recursos sociales y, lo más importante, los mecanismos valorativos del trabajo de cada quien, con tareas concretas y plazos para realizarlas.

Obviamente, en un viaje de estos a un país nunca visto, para entender un programa tan interesante, hay muchas cosas que por falta de espacio se quedan en el tintero, pero trataré de abundar en ello en próximas columnas.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del domingo 17 de julio de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *