Como el Alcalde de Lagos

El alcalde de Lagos y consejas en Facebook.

Por quién sabe qué motivos, que sería bueno investigar, los mexicanos tenemos la costumbre de evadir y posponer indefinidamente cualquier problema que se nos presenta, dándole demasiados rodeos, en vez de acometer la solución inmediata del mismo.

El legendario Alcalde de Lagos, orgullosamente jalisciense, ofrece muchos ejemplos de cómo afrontar los problemas, públicos o privados, dándoles el mayor número de vueltas posible.

La famosa conseja del “Joyo fuera” ilustra bien lo que frecuentemente hacen nuestras autoridades al enfrentarse a un conflicto cualquiera, a ciencia y paciencia de los contribuyentes.

Sucedió que en una de sus frecuentes inspecciones al estado general del adelanto urbano en la hermosa población de Lagos, el señor alcalde encontró un gran hoyo que obstruía el paso entre el atrio parroquial y lo que más tarde sería la Plaza de Armas. Hizo amplia consideración sobre las dificultades que traía aparejado el acarreo de escombro desde las afueras, para tapar dicho hoyo. Entonces ordenó que se hiciera otro hoyo a cierta distancia, cuya tierra sirviera para aterrar el primero, luego un tercero para cubrir el segundo, y así sucesivamente se cavaron ocho hoyos hasta llegar al río.

Y lo curioso es que en Lagos, como en todo México, los sufridos contribuyentes les hacemos el juego a las autoridades, y hasta nos reímos de sus “puntadas”.

Hace unos días, por ejemplo, un periódico local publicó en primera plana: “Ciudadanos proponen ley que fiscalice al Congreso”. Habla la nota de una iniciativa planteada por “académicos y especialistas” a fin de “contar con un marco normativo que otorgue herramientas a la sociedad para que haya una adecuada presupuestación y ejercicio del gasto público y rendición de cuentas eficiente”.

Cansado está de insistir el abogado, columnista y amigo Carlos Enrigue en que el exceso de leyes hace evidente la corrupción. ¡Y todavía les damos ideas a los diputados para que hagan más leyes innecesarias!

El Congreso, órgano encargado de fiscalizar el gasto público estatal y municipal, lo que debe hacer, sin más preámbulo, es cumplir eficazmente con las funciones que le asignan las leyes vigentes.

Artículo publicado por La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 8 de agosto de 2014.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *