Constitución: No cumplimos la actual y ya queremos otra

Portada_Original_de_la_Constitucion_Mexicana_de_1917

Este 5 de febrero celebramos los mexicanos un aniversario más de la Constitución de 1917, que fija la manera a que han de sujetarse las relaciones entre gobernantes y gobernados y señala el camino para la solución de los grandes problemas nacionales.

Nuestra Carta fundamental consagra, entre otras cosas, la libertad de las personas, el equilibrio entre los grupos sociales y el derecho de todos a luchar, dentro de la ley, por la justicia y el bienestar.

Esta Carta no fue obra de un solo hombre; es resultado de las grandes luchas del pueblo mexicano por su libertad y progreso a partir de su independencia en 1821. Comprende, por supuesto, los avances políticos y sociales logrados en las constituciones de 1824, de 1847 y especialmente la de 1857, que consignó por vez primera un capítulo sobre derechos del hombre y dio estructura a la Nación como una república federal, democrática y representativa.

De esta manera, la Constitución promulgada el 5 de febrero de 1917, hoy vigente, recoge lo mejor de la tradición nacional de máximo respeto al hombre, combina el individualismo con nuevas ideas sociales y consigna en su texto la primera declaración de derechos sociales de la Historia.

Los constituyentes del 17 fueron hombres que sentían como propia la angustiosa vida de un pueblo que recién había luchado en la Revolución por alcanzar una existencia más digna y justa para todos, razón por la cual merecen nuestro total reconocimiento.

javiermedinaloera.com

Articulo publicado por la revista México Rural en su edición de febrero de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *