Día del Niño 2013

  

Niñas de la etnia wixárica.

   El estimado comunicador y amigo Eduardo (Lalo) Corona Santana tiene desde hace muchos años la feliz costumbre de enviar a sus amistades una reflexión alusiva a la fecha conmemorativa del momento, llámese Navidad, Año Nuevo, Día de la Madre, etcétera. Hoy recibí de él un bello mensaje sobre el Día del Niño, que no resisto la tentación de compartirlo con mis amables lectores:

   Qué dicha ser y sentirse niño. Con ese corazón generoso y la inocencia a flor de piel. Con esa sonrisa encantadora. Con esos ojos de ternura y compasión. Con esa ilusión de crear un mundo lleno de paz, de justicia, de amor. Vivan los niños del mundo. Que perdure en ellos esa alegría, esa risa, esa fantasía de ser los custodios del medio ambiente. De ser el corazón del hogar y la unión familiar. Aún para ir al cielo, hay que hacerse uno como niño porque en ellos no existe maldad, egoísmo, injusticia, resentimiento, odio ni venganza.

   Decimos amar a los niños y como padres, tenemos la obligación de velar por ellos: por su salud, educación, hogar, sus derechos. Pero, es muy triste y lamentable saber que aquí en nuestro México, hay 15 millones de infantes en pobreza; que 4 millones de ellos están desnutridos.

  Lo que es peor, un 60% (9 millones) son víctimas de violencia intrafamiliar (maltrato, golpes, explotación), aún por sus propios padres, parientes o familiares. Que cada 24 horas, 2.5 niños son abusados sexualmente, dejando en ellos severos traumas psicológicos.

   A nivel nacional, se tiene registro de que un millón de inocentes pequeños son llevados a trabajar como jornaleros para ganarse el pan de cada día, o bien, para ser explotados por adultos sin escrúpulos que los utilizan.

   De los 236 mil discapacitados que hay en el país, 29 mil viven en Jalisco, razón por la que requieren tratamiento especial, cuidados, afecto, aprecio y cariño.

   Y de los 2.3 millones de niños que existen en nuestra entidad, hay 106 hombres por cada 100 mujeres.

   La tarea no es fácil y es mucho lo que hay que trabajar para evitar el rechazo que se da sobre todo en las escuelas, la agresión física y psicológica, donde el niño, desnudo de malicia, es víctima.

   La sociedad entera debe ser más sensible a las necesidades de los niños y es en el hogar donde se edifica ese mundo de cristal, transparente, donde deben reflejarse siempre los valores de amistad, respeto, cariño y amor para con todos los pequeños y así poder aspirar un día al mundo ideal y real.

   FELICIDADES

   Abril 30 de 2013

   Eduardo Corona Santana


  Imagen de archivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *