El poder de un grano de trigo

 Trigo. Wikipedia

   La historia está llena de ejemplos sobre cómo una cosa pequeña y aparentemente insignificante, en manos de una persona inteligente y trabajadora, puede rendir con el tiempo fabulosos frutos.

   Así lo muestra el caso del grano de trigo que el capitán español Hernán Cortés, viviendo en Coyoacán, encontró en un saquito de arroz que le envió como regalo un amigo suyo de Cuba, poco después de la conquista de México, en 1521.

   Andrés de Tapia –antiguo caballerizo del almirante Cristóbal Colón- narra que Cortés, quien desde hacía mucho tiempo no había comido arroz, pese a ser uno de sus platillos favoritos, se puso muy contento al recibir aquel saquito, que luego vació sobre la mesa, acariciando con sus manos lo que ya en ese momento saboreaba como su cena para esa noche.

   Estando en ese ejercicio, encontró entre los blancos y duros granos de arroz, uno de trigo, y luego otro y otro hasta completar tres.

   Pronto comprendió el Marqués del Valle que esos tres granitos de trigo eran los primeros que llegaban a la Nueva España, por lo que mandó llamar al negro Ibarrondo, uno de sus criados a quien le reconocía buena mano para las plantas, y le ordenó sembrarlos en el mejor lugar y con el mayor cuidado.

   De esa siembra nació solamente una planta, y buscando luego los otros dos granitos los encontraron podridos. Sin embargo, de esa planta salieron 47 espigas de trigo, que luego produjeron tanta abundancia que 18 años después, en 1539, podía conseguirse trigo en el país “a menos de un real la hanega”.

   Asombra saber que en tan poco tiempo un solo grano de trigo abasteció de pan, y lo sigue haciendo, a todo México.

   En conclusión, al conquistador Hernán Cortés se le puede acusar de graves errores, sin duda condenables, pero esta sola anécdota del  grano de trigo lo revela como un personaje instruido, diligente y consciente de su realidad histórica.

   ¡Cuántas cosas maravillosas pudieran realizarse en este país con actitudes más positivas! Todo es cuestión de sembrar y de sembrar bien…

   Artículo relacionado: La crisis del campo mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *