Juicios orales en Jalisco

Juicios orales. Imagen: El Siglo de Torreón.

El nuevo presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), magistrado Luis Carlos Vega Pámanes, agilizará los preparativos para establecer en Jalisco el sistema de juicios orales, que ya funciona en otros estados de la República, a fin de mejorar la transparencia de la justicia y abatir los costos de su administración.

¿Qué avances se tienen para la implantación del nuevo sistema? Gracias a los cursos de capacitación y a una maestría sobre juicios orales realizados en los últimos años, se cuenta ya con los primeros abogados certificados para estas tareas, además de que se podrá aprovechar el tercer piso de la nueva Ciudad Judicial, a punto de terminarse, para instalar las oficinas correspondientes.

Aunque restan todavía cuatro años del plazo fijado por el decreto presidencial para que los juicios orales operen en el país, es posible acelerar en Jalisco este proceso si se dispone a la mayor brevedad de los recursos presupuestales necesarios.

El presidente del STJE dialogará con los miembros de la nueva Legislatura local y con el gobernador electo, Aristóteles Sandoval, para tratar de destrabar la cuestión presupuestal y apresurar con ello la implantación del sistema antes del plazo fijado por el decreto presidencial.

A nivel nacional se requerirán 25 mil millones de pesos para arrancar el programa, un presupuesto que se antoja elevado, pero sin duda necesario, ya que detrás de cada juez se necesitará todo un aparato burocrático que trabaje las sentencias.

La idea en Jalisco es empezar por los delitos de menor impacto, como robos sencillos y estupros, para luego avanzar en los demás hasta cubrir la totalidad.

“Nuestro sistema”, asegura el presidente del STJE, “no será una copia pirata, sino adaptada a nuestras necesidades jurídicas, cultura, educación y posibilidades”. No puede esperarse otra cosa, siendo Jalisco un Estado donde tradicionalmente han florecido notables juristas.

Bienvenidos, pues, los juicios orales, que si bien no tienen como objetivo básico la agilización de la justicia, que buena falta le hace, sí el de transparentarla, ya que estos juicios serán a la vista de todos, cosa que no ocurre en los escritos. ¡Ésa es la gran diferencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *