La fiesta en paz

A juzgar por antecedentes históricos, las fricciones que han tenido desde las últimas campañas electorales los nuevos gobernantes de México y de Jalisco, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez, respectivamente, no auguran nada bueno para esta Entidad.
Recordemos que desde su creación, hace ya casi 200 años, Jalisco ha destacado en el panorama nacional no sólo por sus valiosos recursos humanos, económicos, naturales y culturales, sino también porque ha contado con políticos capaces de llevar buenas relaciones con el poder central.

Buenos entendimientos

La inmensa mayoría de los gobernantes jaliscienses desarrollaron en sus respectivas administraciones positivos entendimientos con jefes de la Nación de diferentes bandos (federalistas, centralistas, liberales, revolucionarios y conservadores), con lo que Jalisco obtuvo paso a paso importantes ventajas.
Claro está que entre los muchos gobernantes que colaboraron con el poder central hubo algunos que por diversas razones rompieron su amistad con los presidentes de la República en turno, lo cual resultó finalmente contraproducente para Jalisco tanto en lo político como en lo económico y social.

El caso de Ignacio Vallarta

Entre los gobernadores “rebeldes” destaca en el siglo 19 el licenciado Ignacio Luis Vallarta, quien por sus aspiraciones presidenciales, que no eran bien vistas por el entonces presidente Sebastián Lerdo de Tejada, se enemistó con él, y Jalisco no tardó en sufrir las consecuencias.
Entre las obras de beneficio social que fueron suspendidas como resultado de aquel pleito figura la carretera Guadalajara-Colotlán, en la cual el gobernador Vallarta tenía especial interés porque pasaría por El Teúl, tierra de sus ancestros.
Vallarta había logrado incluso que el Congreso de la Unión aprobara un presupuesto de 40,000 pesos para iniciar dicha obra, pero a raíz del conflicto con el presidente, jamás llegaron esos recursos. Tan importante vía tuvo que esperar más de 100 años para ser terminada en tiempos del gobernador Enrique Álvarez del Castillo, gran amigo, por cierto, de otro presidente, Miguel de la Madrid Hurtado.

El caso de Zuno

Otro caso de “rebeldía” fue, ya entrado el siglo 20, el del gobernador José Guadalupe Zuno, quien habiendo llevado estrecha amistad con el presidente Álvaro Obregón, éste fue asesinado, sucediéndole en el cargo el general Plutarco Elías Calles, quien decidió quitarse de enfrente a Zuno.
Éste supo que Calles intentaba controlar el Congreso de Jalisco para desaparecer los poderes locales, pero adelantándose a tal proyecto pidió licencia y valiéndose del control político que tenía en el propio Congreso, nombró al sustituto que deseaba, “para salvar –dijo-el honor del Estado”.
Obviamente, al general Calles no le gustó tal “jugada” y Jalisco pagó las consecuencias. Por principio de cuentas, esta entidad fue una de las más afectadas por la Guerra Cristera en la que murieron miles de inocentes.

Mejor es la fiesta en paz

Es fácil, y más en estos tiempos, echar bravatas y gritar que Jalisco no se raja, pero a la hora de la verdad quién sabe. El actual presidente tiene sin duda más popularidad que el gobernador, ¿por qué no aprovecharlo en vez de pelear con él?

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su primera edición de enero de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *