Migración centroamericana

¿Por qué emigra la gente? Los desplazamientos masivos de personas de un país a otro tienen su origen en el hambre, el desempleo y la violencia, principalmente, pero también pueden ser provocadas por persecuciones políticas, étnicas o religiosas, y además por cambios o catástrofes climáticas, trata de personas o decadencia de ciertas regiones.
En el caso de los miles de migrantes centroamericanos que en grandes caravanas cruzan hoy por territorio mexicano en su viaje de destino a los Estados Unidos, es evidente que huyen del hambre, del desempleo, la violencia y la injusticia que prevalece en sus respectivos países, para buscar mejores condiciones de vida en el vecino país del Norte, que destaca por su prosperidad en el Continente.
Pero nada es sencillo
Sin embargo, las cosas no son tan sencillas para quienes deciden desplazarse de su lugar de origen a otros que consideran mejores, puesto que en este caso los gobiernos receptores de migrantes han decidido, por motivos económicos e incluso racistas, establecer fuertes medidas de control en sus fronteras para evitar su ingreso.
De esta manera, el fenómeno de migración ha dado lugar a las “personas ilegales” o “sin papeles” consideradas como delincuentes si logran cruzar bajo esta condición dichas fronteras.
Claro es que este fenómeno, relativamente nuevo en la Historia, está estrechamente ligado al modelo de desarrollo capitalista, a la movilización de capitales que provoca desigualdades económicas y sociales entre distintos países e incluso a manifestaciones de xenofobia o racismo.
En el pecado llevan la penitencia
Este es el caso concreto de Estados Unidos, que de acuerdo con sus leyes, hoy no admite dentro de sus fronteras a gente “ilegal” o “sin papeles”, pero que conforme a su modelo de desarrollo capitalista está provocando desde hace tiempo la desigualdad económica y social en amplia región del Continente, incluyendo a México, Centroamérica y Sudamérica.
Tanto en este caso como en muchos otros que se han dado en Europa y en Asia, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha tratado de resolver los conflictos en el marco de los derechos humanos y de la igualdad, pero muy poco es lo que ha logrado en favor de los migrantes, condenados casi siempre a ser rechazados por los países a los que se encaminan, pero también por sus propios lugares de origen.
Aliados para el progreso
Uno de los grandes presidentes que han tenido los Estados Unidos, John F. Kennedy, dearrolló a principios de los años 60 del siglo pasado la Alianza para el Progreso, programa que consistía en promover el desarrollo de los países de América Latina para prevenir los problemas que precisamente vivimos y que han empezado a provocar las migraciones masivas. Se trataba de invertir en el mejoramiento económico y social de estos países, a partir del empleo y la educación.
Lamentablemente, aquel programa se echó al olvido y vemos ya las tristes consecuencias, además de contar hoy entre los enemigos del progreso a un Donald Trump y a otros políticos insensibles ante la realidad.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el semanario Conciencia Pública en su edición del lunes 17 de diciembre de 2018.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *