No al maltrato animal, ni de nadie

No al maltrato animal

Con frecuencia vemos en las redes sociales que se agrede a los defensores de los animales, acusándolos de no tener las mismas preocupaciones para con los niños, los enfermos, los pobres y para la humanidad doliente en general.

¡Cómo es posible –dicen estos críticos, rasgándose las vestiduras- que los activistas contra el maltrato animal tengan más atenciones con los perros, los gatos, los caballos, los toros, los elefantes, etcétera, que con la gente que muere de hambre en todas partes!

Tales críticas me parecen injustas, carentes del más mínimo sustento, porque simple y sencillamente nada impide que tratemos de ayudar a los seres humanos más necesitados mientras luchamos contra el maltrato a los animales. Ambos casos hablan de caridad, de cultura y de valores humanos.

No tengo la menor duda de que quienes se oponen al maltrato animal son también profundos defensores de la vida y de la dignidad humana, porque para llegar a tener la sensibilidad de tratar bien a los animales, debieron pasar por la enorme angustia de ver sufrir a la gente.

En últimas fechas los activistas contra el maltrato animal han ganado importantes batallas como son la prohibición de los espectáculos con animales en los circos y las corridas de toros, pero falta mucho, muchísimo por hacer en este campo.

Un santo al que respeto profundamente es Francisco de Asís, el alfil de Dios, porque llegó al alto grado de perfección humana de llamar y tratar como hermanos a los animales. Sigamos su ejemplo buscando el bienestar de los animales, y por supuesto, el de la gente.

javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 18 de septiembre de 2015.

 

 

2 comentarios en “No al maltrato animal, ni de nadie”

  1. Muchísimas gracias por compartir y escribir este artículo, es pequeño pero da pie a grandes reflexiones y cambios internos que nos conciernen a la humanidad entera. Un abrazo grande y gracias nuevamente por tus escritos, querido Javier.

    1. Este artículo, que te he dedicado por destacar como ángel guardián de los animales en mi país, es sólo un mínimo reconocimiento a tu extraordinaria labor. Muchas felicidades por las batallas ganadas. Estoy seguro que Francisco de Asís, allá en el cielo, está muy contento por tu trabajo. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *