Policías comunitarias contra delincuentes

Comuneros de Ayotitlán (Imagen de archivo: crónicadesociales.org)

De especial trascendencia por sus antecedentes históricos y por el futuro de la seguridad pública en Jalisco y otros estados del país, son las notas periodísticas publicadas recientemente sobre la probable creación de la Policía Comunitaria de Ayotitlán, en la Costa Sur del Estado, misma que asumirá su propia defensa en contra de los delincuentes.
Con el apoyo de autoridades locales y federales se ha programado para el próximo 11 de febrero en la cabecera municipal de Cuautitlán de García Barragán, a donde pertenece dicha comunidad indígena, la reunión que tiene por objeto crear este organismo de defensa civil.

El hecho es que ante la incapacidad de los organismos de seguridad pública municipal, estatal y federal para hacer frente a la alta incidencia de asaltos, secuestros y homicidios en Ayotitlán, sus mil 500 habitantes resolvieron defenderse por su cuenta. Los apoyan para este propósito diputados locales, Secretaría de Seguridad Pública del Estado, Secretaría de la Defensa Nacional, Comisión Estatal de Derechos Humanos y Universidad de Guadalajara, entre otras autoridades.

El modelo que pretenden seguir los ayotitlenses para su Policía Comunitaria es el que ya se practica en por lo menos seis localidades del Estado de Guerrero, entre ellas Tecoanapa y Ayutla de los Libres, donde también en los últimos tiempos, ante la recurrencia de asesinatos, secuestros, extorsiones, cobros de piso y amenazas contra las familias (delitos impunes en su inmensa mayoría), establecieron sus propios organismos de seguridad, con el apoyo del Estado y de la Federación.

¿Cuáles son los antecedentes históricos que existen en México sobre esta modalidad de organización civil contra la delincuencia?

Luego de la derrota del general Francisco Villa por el Ejército federal en los combates de Celaya, a partir de 1917 se multiplicaron las Defensas Sociales organizadas en los pueblos, principalmente del Norte del país, para hacer frente al bandolerismo generado por la desintegración de las tropas villistas.

El gobierno de Venustiano Carranza no sólo permitió la organización de las milicias sociales, sino que las alentó e incluso las apoyó con armas y municiones, a cambio de que combatieran a los villistas. En casos especiales, por ejemplo, cuando hubo necesidad de erradicar a las bandas apoderadas de la Zona Huichola,en el Norte de Jalisco, el Ejército federal se sumó a las Defensas Sociales para combatirlas.

Estas Defensas, que incluían a todos los hombres adultos de cada pueblo capaces de llevar armas, no se desarrollaron en lugares donde el Gobierno tenía control firme, como en Yucatán, o donde dominaban los revolucionarios, como en el Morelos zapatista, pero sí se convirtieron en una pesadilla para los bandoleros que buscaban para ocultarse y operar impunemente las zonas más aisladas o menos vigiladas.

El resurgimiento de las ahora llamadas Policías Comunitarias confirma que el Gobierno ha sido rebasado por la delincuencia en distintas regiones del país, lo que obliga a la gente a defenderse por sus propios medios. Aprovechar la experiencia histórica que existe al respecto permitirá a las autoridades apoyarse en la gente para combatir a los delincuentes y restaurar el Estado de Derecho en esos lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *