Un político sereno como pocos

   José Ma. Morelos. Wikipedia.

Generalísimo José María Morelos y Pavón.

   Entre las cualidades que más se aprecian en un buen político destaca la serenidad, la actitud tranquila y desapasionada ante cualquier problema, por grave que sea, ya que esto le permite sopesar debidamente la situación y tomar las decisiones más acertadas.

   Uno de los grandes estadistas mexicanos fue don José María Morelos y Pavón, quien al convocar al Congreso de Chilpancingo en 1813 dejó como legado histórico los Sentimientos de la Nación, que cumplen 200 años, y otros muchos ejemplos de verdadera entrega a su país y a su gente.

   El periodista veracruzano Eduardo Zárate narra que durante la Guerra de Independencia el señor Morelos recibió una carta suscrita por un amigo suyo residente en la Ciudad de México, donde le decía, poco más o menos, lo siguiente: “Sé de buena fuente que el Virrey ha pagado a un asesino para que lo mate a usted; no puedo darle más señas de ese hombre, sino que es muy barrigón”…

   Estaba almorzando el héroe cuando recibió esa carta, la leyó atentamente, plegó sus espesas cejas, y en esos momentos se le presentó un individuo de abultado abdomen solicitando que lo admitiese a su lado para prestar sus servicios en pro de la causa nacional.

   Lejos de mostrarse preocupado, Morelos recibió sonriente al recién llegado, compartió con él su  almuerzo y salió a recorrer el campamento. Por la noche invitó a cenar al forastero y se fue a dormir, no sin antes ofrecerle una cama junto a la suya.

   Espantado ante tanta serenidad, el asesino, que realmente iba a serlo, no se atrevió a cometer su crimen y, furtivamente, se fugó.

    Al clarear el día se levantó el caudillo, y al notar la ausencia de su invitado, le preguntó a su asistente qué había sido del señor que había dormido ahí.

    –“Esta madrugada, muy temprano, ensilló su caballo, montó y se fue”, respondió el soldado.

   Entonces, el Generalísimo pidió pluma y papel y contestó a su amigo: “Le doy mil gracias por su aviso, pero puedo asegurarle que a esta hora no hay en este campamento más barrigón que yo”.

   Imagen: Wikipedia.

   Artículo publicado en La Crónica Jalisco en su edición del domingo 15 de diciembre de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *