Vino el Papa y habló fuerte, ¿pero qué sigue?

El Papa en México (del diario La Crónica)

El Papa en México (del periódico La Crónica).

En su reciente visita a México el Papa Francisco encontró a un pueblo conmovido hasta las lágrimas por su presencia, sus palabras y sus actos. Este pueblo se mostró realmente ansioso por ver y escuchar a un líder que le hablara en su idioma sobre los temas que más le preocupan, como son la corrupción, la desigualdad y la violencia, que hoy dominan la vida nacional.

Al alto clero de México lo reprendió por sus excesos y omisiones, así como a políticos y grandes empresarios, a quienes censuró por los privilegios que excluyen a los más necesitados, pero también trajo un mensaje de aliento a los más pobres de los pobres, los indígenas, a quienes pidió perdón por las injusticias de siglos, así como a millones de jóvenes carentes de esperanza y a todos los que sufren exclusión y violación de sus derechos humanos.

Claros y contundentes, estos mensajes, por venir de quien vienen, no tienen precedente en la Historia de México. Sin embargo, importa saber qué sigue: ¿le harán caso al Papa los políticos?, ¿los obispos?, ¿los empresarios privilegiados?, ¿o hemos de esperar un milagro de la Virgen de Guadalupe para cambiar de la noche a la mañana la realidad nacional?

No, definitivamente no. En esto sigo siendo tan escéptico como muchos de mis contemporáneos. Por principio de cuentas, no espero en los próximos meses un cambio radical en las políticas tradicionales de los gobiernos federal, estatales y municipales, aunque ciertamente en el Episcopado mexicano sí advierto la posibilidad de un cambio significativo que obligaría a los demás sectores a tomar algunas providencias.
javiermedinaloera.com

Artículo publicado por el diario La Crónica de Hoy Jalisco en su edición del viernes 19 de febrero de 2016.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *