Archivo de la categoría: Guadalajara

El Asilo de la Pobreza

Fue en el año 2003 cuando la maestra Judith Rimoldi, siendo directora del Archivo Municipal, me pidió, igual que a otros periodistas y escritores de esta ciudad, que escribiera algo especial para los niños de Guadalajara, con el fin de editar el libro “Mis Primeras Lecturas Tapatías”, publicado por el Ayuntamiento en ese mismo año. Este libro, tiene entre otros, el mérito de reunir por vez primera opiniones de personas de las más diversas corrientes políticas, económicas y sociales de la ciudad, sobre temas tapatíos, con dedicatoria especial para los niños.

Transcribo a continuación el texto de mi artículo sobre el Hospicio Cabañas, fundado por el obispo Juan Cruz Ruiz de Cabañas en el tiempo en que el Padre de la Patria, don Miguel Hidalgo y Costilla, iniciaba la Guerra de Independencia nacional.

Javier Medina Loera.

Hospicio Cabañas. De Coplaur Guadalajara en F

El Hospicio Cabañas.

En Guadalajara y en todo el mundo hay niños pobres. ¿Por qué hay niños pobres?, porque sus padres no tienen dinero para alimentarlos, asistirlos y educarlos, o peor todavía, porque cuando estos niños son muy pequeños, muere su papá, su mamá o los dos, y entonces quedan huérfanos y sin familiares que los ayuden.

Lo bueno es que siempre ha habido personas muy generosas, con gran amor por la Humanidad, que se conduelen de estas criaturas desamparadas y tratan de apoyarlos lo más que pueden, sin siquiera conocerlos y sin pedir nada a cambio.

Una de estas personas, que los tapatíos recuerdan con cariño, fue el señor obispo Juan Cruz Ruiz de Cabañas, quien fundó aquí la Casa de la Caridad y Misericordia en 1810, mismo año en que el Padre de la Patria, don Miguel Hidalgo y Costilla, empezó la Guerra de Independencia. Tiempo después la Casa de Caridad se llamó Hospicio Cabañas, en honor a su fundador.

Hermoso edificio, Patrimonio de la Humanidad

Cúpula del Hospicio. P. Descubre Guadalajara en F

La cúpula del Cabañas.

Bien, pues en este Hospicio Cabañas, que todavía se alza maravilloso, en manzana completa y de cantera labrada, en pleno barrio de San Juan de Dios, y que es Patrimonio de la Humanidad, encontraron abrigo y protección los niños pobres de Guadalajara.

En sus inicios, el Hospicio Cabañas abría sus puertas a niños huérfanos a imposibilitados, pero también a viudas necesitadas y a familias pobres, que al pasar por Guadalajara en viaje a otras ciudades del país, no tenían lugar para hospedarse.

Actualmente, este edificio, que guarda famosas pinturas de José Clemente Orozco, está dedicado a la promoción de la cultura, pero los niños pobres, o por lo menos algunos cientos de ellos, siguen recibiendo ayuda en el Instituto Cabañas que se encuentra por la Avenida Mariano Otero, de esta misma ciudad.

En 1982, cuando se construyó la Plaza Tapatía, los niños del Hospicio abandonaron su antigua casa y se mudaron a la Avenida Mariano Otero No. 2145, en la Colonia Residencial Victoria, donde se recibe a menores de ambos sexos, desde recién nacidos hasta de la edad de 12 años, los varones, y hasta 18 o 20 años, las mujeres, porque ellas tienen más peligros.

Cuando los niños varones llegan al límite de edad permitida en el Instituto, pasan a la Ciudad de los Niños del Padre Cuéllar, para continuar sus estudios, mientras que las niñas permanecen ahí hasta que se sienten seguras para enfrentarse a la vida con todos sus riesgos.

Tanto del Hospicio como del ahora Instituto salieron y han salido miles de mujeres y hombres responsables, útiles a la sociedad, valiosos profesionistas, padres y madres de familia que luchan por dar a sus hijos lo que ellos no pudieron recibir de sus propios padres.

Cada niño tiene su historia personal, muchas de ellas dolorosas, difíciles, tristes, experiencias que les cuesta mucho contar y afrontar. Lo que más necesitan es amor, saberse queridos y aceptados como lo es adquirir seguridad y esperanza en un futuro mejor.

El Asilo de la Pobreza, un verdadero palacio

1024px-Orozco_hombre_de_fuego_GDL

El Hombre de Fuego, mural de Orozco en el Cabañas.

Asilo es un lugar que sirve de refugio. El obispo Ruiz de Cabañas llamó a su Casa de Caridad, es decir, al Hospicio Cabañas, “El Asilo de la Pobreza”, aunque realmente es un verdadero palacio, hermoso, digno y seguro, dedicado entonces a los niños más pobres de la ciudad.

Pero miren lo que son las cosas: durante la Guerra de Independencia, aún no estaba terminado este edificio, cuando fue ocupado por los diferentes ejércitos en conflicto, insurgentes y realistas, que metieron ahí a sus soldados en vez de ayudar a los niños pobres.

También en los años 30 del siglo XIX, algunos políticos anticlericales, es decir, los que no querían a la Iglesia Católica, lograron convencer a los diputados para que los niños fueran desalojados de su casa, a fin de fabricar armas y equipo militar, pero luego volvieron ahí gracias a la intervención de uno de los buenos gobernadores que ha tenido el Estado, el doctor Pedro Tamez.

De este señor Tamez, médico de profesión, se dice que cuando Guadalajara fue azotada en su tiempo (1833) por el “Cólera Grande”, una grave enfermedad que mató a miles de tapatíos, chicos y grandes, el gobernador salía a la calle a visitar casa por casa a los enfermos, para curarlos gratis.

Otro buen gobernante, que más tarde ayudó también al Hospicio, fue don Ignacio Luis Vallarta, quien no obstante haber sido uno de los grandes liberales de Jalisco, es decir, contrario a los conservadores apoyados por la Iglesia, cuidó el Hospicio a través de la monja Ignacia de Oses.

Sin embargo, al llegar a la Presidencia de la República don Sebastián Lerdo de Tejada, quien también era liberal, pero enemigo del gobernador Vallarta, expulsó del país a las Hermanas de la Caridad que atendían el Hospicio, ante el dolor de los tapatíos y el llanto de los 200 niños que ahí estaban.

Interesantes anécdotas sobre el Hospicio

Plaza Tapatía. De Plaza Tapatía en F

La Plaza Tapatía, frente al Cabañas.

Sobre el Hospicio se cuentan muchas historias. Una de ellas es acerca del Presidente Porfirio Díaz, famoso dictador mexicano de fines del siglo XIX y principios del XX, cuando entró triunfante a Guadalajara en 1871. Se dice que al llegar ahí le presentaron a una niña, que era hija del general Donato Guerra, y que al contestarle el discurso de bienvenida, Díaz se puso tan nervioso –sabido es que se le dificultaba hablar en público–, que se le salieron algunas lágrimas.

Cien años después, a fines de los 70 del siglo XX, encontramos en el Hospicio a la señorita Altatracia Flores Crespo, que en su papel de subdirectora tuvo mucho que ver en la atención a los niños. Ella recuerda que se presentaban casos de niños robados y llevados ahí.

“En cierta ocasión presentaron a un niño que habían dejado sus padres en el carro, con el vidrio un poco abierto, seguramente para que le entrara aire, y ellos se fueron a hacer sus compras al Mercado de San Juan de Dios, pero cuando regresaron ya no estaba el niño. Alguien, para hacer la maldad, se lo había llevado rumbo a Balcones de Oblatos, a la orilla oriente de la ciudad, donde había una casa con la ventana abierta, y junto a la ventana una cama, y pusieron al niño sobre la cama.

“¡Cual no sería la sorpresa de aquella familia al encontrar un bebé extraño en su casa! De inmediato lo llevaron al Cabañas, donde los padres ya lo habían reportado, y así pudieron recuperarlo”.

Entre los personajes más notables que han visitado el Hospicio figura el genial caricaturista Walt Disney, quien en octubre de 1964 llegó una tarde al asilo, cuando todavía alojaba a los niños más pobres de la ciudad, quienes con desbordado entusiasmo salieron a recibirlo al grito de ¡Walt!, ¡Walt”.

¿Qué nos enseña esta lectura? Que es una antigua tradición de los tapatíos querer, apoyar y respetar a los niños desamparados, y que esta buena costumbre debe mantenerse para bien de los niños de Guadalajara, de México y del mundo.

Mis Primeras Lecturas Tapatías. Judith Rimoldi, compiladora. Ayuntamiento de Guadalajara. 2003.

Artículo relacionado: Walt Disney en Guadalajara.

Share Button

Hernán Cortés, entre la maldición y la gloria

800px-Cortes_y_moctezuma. Wikipedia.

 Encuentro de Cortés y Moctezuma.

El Ayuntamiento de Guadalajara, Jalisco, fundamentó en 1921 su oposición a un monumento para Hernán Cortés, proyectado en la Ciudad de México por la Unión de Ayuntamientos Mexicanos, en siete cargos concretos contra el conquistador español.

Tal oposición dio motivo a una serie de ataques al cabildo tapatío por parte de un sector de la prensa capitalina, especialmente del periódico Excélsior, dirigido entonces por su fundador, Rafael Alducin.

Con este monumento, que finalmente no se hizo, se buscaba honrar la memoria de Cortés al cumplirse el Cuarto Centenario de la toma de Tenochtitlan, la capital azteca, el 13 de agosto de 1521.

Los siete cargos contra Cortés 

Tortura de Cuauhtémoc. Wikipedia

Tortura de Cuauhtémoc.

El dictamen oficial del Ayuntamiento tapatío, aprobado por unanimidad el 5 de mayo de 1921, contiene las siete acusaciones contra el conquistador, cuyo texto es el siguiente:

1.- El acto inhumano e injustificado de mandar mutilar de ambas manos a 50 mercaderes tlaxcaltecas, so pretexto de espionaje que nadie pudo comprobarles.

2.- La feroz y alevosa matanza de más de tres mil individuos en Cholallán, y el pillaje e incendio de esa población indefensa.

3.- La perfidia inaudita empleada para con el monarca Moctezuma Xocoyotzin, y el asesinato perpetrado en éste antes de la evacuación de Tenochtitlan, en la memorable Noche Triste.

4.- El suplicio de Coauhpopoca, señor de Coyohuacán, el del hijo de aquél, y el de otros 15 nobles a quienes hizo quemar vivos por haber dado muerte a unos soldados españoles, obedeciendo para ello órdenes de Moctezuma y con estricta sujeción a las leyes del imperio.

5.- El tormento de fuego que por insaciable ambición de oro en Cortés y sus guerreros, mandó aplicar aquél a los desventurados monarcas Cuauhtemotzin y Tetlepanquetzal, porque no quisieron ni pudieron entregar los restos del tesoro de la monarquía azteca.

6.- El infame ahorcamiento de dichos soberanos y el rey de Acolhuacan, en unas ceibas de la comarca de Izancanac, y

7.- El uxoricidio infame perpetrado por Cortés en 1522, en Coyoacán, en la persona de su esposa legítima, doña Catalina Juárez Marcaida, con objeto de quedar libre para contraer nuevas nupcias con una señora de la principal nobleza española.

En pocas palabras, el Ayuntamiento concluyó que no procedía erigir un monumento a un sádico asesino, traidor, mentiroso, codicioso y ladrón.

Airadas reacciones en México. El ataque de Excélsior Huitzilopochtli_telleriano. Wikipedia

 Dios Huitzilopóchtli. Código Telleriano-Remensis.

La posición asumida por el cabildo tapatío desató airados ataques en su contra en la capital del país, entre los que destacó el editorial publicado por Excelsior el 10 de mayo de 1921, que bajo el título “La propuesta de Huichilobos” (así llamaban los primeros frailes y conquistadores españoles al dios Huitzilopóchtli), acusó al gobierno de Guadalajara de “querer mantener vivos y perennes, con el celo de una vestal, los rencores de 1521″.

Sostuvo que Hernán Cortés construyó la actual nacionalidad mexicana y que “nuestra organización como pueblo se caracteriza más, para fortuna nuestra, por los elementos civilizadores de España, que el Gran Conquistador aportó, que por los residuos de barbarie indígena que nos quedan, y que el progreso hará desaparecer totalmente para sepultarlos en los museos de antigüedades históricas”.

Luego, el mismo editorial se pregunta “si los señores munícipes tapatíos prefieren la escritura jeroglífica y los dialectos indígenas, inarmónicos y pobres, al habla de Castilla, sonora y limpia como una campana de plata, así como los sacrificios humanos y la bárbara esclavitud en la que se encontraban los pueblos de Anáhuac antes de la conquista; si sus oídos se regalarán más con el teponaxtle y la chirimía, que con la música de las Vitorias, Salinas y Guerreros”.

Y remató:

“Quizás el muy ilustre Ayuntamiento a que nos referimos eleve su emoción hasta el éxtasis ante una de aquellas pinturas deformes que solían ejecutar los artistas del Imperio Mexica, y desprecie olímpicamente los lienzos de Velázquez y Murillo, del Greco y de Ribera… Todo puede suponerse, después de sus palabras en que duda que Cortés haya sido realmente civilizador”.

Respuesta de la Gaceta Municipal a Excélsior

800px-Monumento_al_Mestizaje. Wikipedia.

Monumento al Mestizaje en la Ciudad de México.

En el mismo tono virulento y sarcástico, la Gaceta Municipal de Guadalajara, órgano oficial del Ayuntamiento, dirigido en aquel tiempo por  el historiador Luis M. Rivera, respondió en su edición del 15 de mayo al editorial de Excélsior señalando, entre otras cosas, que “no creemos en el símbolo de la fusión de las dos razas, aborigen y blanca, sintetizado en la unión de don Hernando Cortés y La Malinche”, pero que si tal fuera el caso, el monumento proyectado para el conquistador debería erigirse a su teniente Hernández Puertocarrero, ya que éste fue el primero que estuvo unido a La Malinche “varios meses antes de que Cortés se la quitara para simbolizar con ella la fusión de las razas y echar los cimientos de nuestra nacionalidad”.

Sostuvo, asimismo, que los actos reprobables de Cortés no pueden quedar opacados por el brillo oropolezco de sus buenas cualidades guerreras, ni por las políticas de que dio a veces pruebas, “porque esos actos, aun juzgados con el criterio dominante hace cuatro siglos, son crímenes atroces que debieron haberlo conducido a la horca y a la hoguera”, y si logró escapar de una y otra, agrega, no se debió al fallo absolutorio de un tribunal competente y justo, sino a que Carlos V mandó dar carpetazo a las acusaciones, tanto para premiar a quien gratuitamente le había donado el imperio más rico y extenso del Nuevo Mundo, como por no desprestigiar a España.

Tal era el tono de la polémica suscitada hace 93 años, al recordarse el Cuarto Centenario de la Conquista de México. ¿Qué nos espera en los próximos años, en ocasión del Quinto Centenario?

 

Share Button

Rechazó Guadalajara un monumento a Hernán Cortés

640px-Hernan_Fernando_Cortes. Wikipedia.

Hernán Cortés.

Guadalajara no quiere acordarse del conquistador Nuño de Guzmán, a pesar de que le debe su nombre, pero tampoco muestra gran aprecio por Hernán Cortés, quien fuera enemigo del primero.

A Nuño no le perdona esta ciudad la infinidad de crímenes que cometió durante la conquista de Nueva Galicia, hoy territorio de Jalisco, mientras que de Cortés, aunque a éste no le faltan defensores, no guarda la mejor imagen.

Al cumplirse este año el 493 aniversario de la conquista de México, consumada por Cortés con la toma de Tenochtitlan, la capital azteca, el 13 de agosto de 1521, es oportuno recordar una interesante polémica desatada hace 93 años sobre este controvertido personaje, en la cual tuvo destacada participación el Ayuntamiento tapatío.

Iniciativa de la Unión de Ayuntamientos Mexicanos

Resulta que en 1921, con motivo del Cuarto Centenario de la conquista, el Comité Permanente de la Unión de Ayuntamientos Mexicanos dirigió una circular a todas las corporaciones edilicias de la República, pidiéndoles su parecer acerca de la erección de un monumento a Hernán Cortés en la capital del país, pero el Ayuntamiento de Guadalajara, encabezado entonces por el Sr. Alfredo Romo, rechazó en forma tajante este proyecto, negando incluso cualquier contribución para el mismo.

Tal acuerdo desató feroces ataques en periódicos de la Ciudad de México en contra del Cabildo tapatío, el cual se defendió con firmeza en base a una rigurosa argumentación histórica.

Los argumentos  en favor de Cortés 

Tenochtitlan. Mural de Diego Rivera. Wikipedia.

Tenochtitlan. Mural de Diego Rivera.

La circular No. 7 de la citada Unión de Ayuntamientos Mexicanos, con fecha 31 de marzo de 1921, firmada por su presidente, general Luis M. Hernández, dice que durante las sesiones del Primer Congreso Nacional de Ayuntamientos fue presentada a la consideración de la asamblea una proposición signada por 44 delegados “para que esta Unión erija en la Ciudad de México un monumento a Hernán Cortés, como fundador de los ayuntamientos de la América”.

Tal propuesta, según la circular, fue recibida con aplausos por la asamblea, pero de cualquier manera se resolvió consultar la opinión de todos los cuerpos edilicios de la República Mexicana, antes de proceder a su ejecución.

El documento precisa que “Cortés fue fundador y sostenedor de los ayuntamientos de América, siendo los primeros que existieron y que por él fueron creados en esta República, los de Veracruz, México y Coyoacán, cuerpos que dieron trazas civiles a la dominación impuesta por las armas…”

Asimismo, argumenta que “la figura del conquistador de Anáhuac, discutida aún por algunos, no debe ser en este caso la tenida en cuenta, puesto que no se trata de honrar al conquistador, sino al civilizador”.

El dictamen de Guadalajara sobre este proyecto fue negativo

Centro de Guadalajara. Palacia Municipal.

Palacio Municipal de Guadalajara.

Leída la citada circular en sesión del cabildo de Guadalajara, el 26 de abril de ese mismo año, se nombró en comisión al regidor Ignacio Álvarez García y al historiador Luis M. Rivera, director de la Gaceta Municipal, para que emitieran dictamen acerca de lo indicado.

El proyecto de dictamen fue aprobado de manera unánime por el Ayuntamiento tapatío el 5 de mayo de 1921, en sentido negativo a la pretensión de la Unión de Ayuntamientos Mexicanos.

La propia resolución, que alude al mestizaje, se apoya en “argumentos irrefutables a la luz de la crítica histórica más exigente, así como a lo que nos dicta nuestra conciencia de patriotas, que si bien no renegamos ni renegaremos jamás de la porción de sangre española que por nuestras venas circula, puesto que es la sangre de un pueblo noble y de gloriosa historia, del que fueron hijos la mitad del número de nuestros progenitores, menos renegamos ni renegaremos de la sangre indígena que también nos alienta y vivifica”.

Cortés no fue fundador de los ayuntamientos de América

La negativa tapatía rebatió el argumento central de la iniciativa de la Unión de Ayuntamientos basada en la afirmación de que Cortés es el fundador de los Ayuntamientos de América, ya que antes del arribo de este personaje a lo que hoy es el territorio nacional, se habían fundado otros ayuntamientos en las islas inmediatas.

Si de lo que se trata, agrega, es de reconocer la instalación del Ayuntamiento de la Villa Rica de la Veracruz, es decir, el primero en tierra firme del continente, “el hecho como tal es plenamente histórico, pero no es glorioso para el conquistador ni tuvo consecuencia alguna de provecho para los pueblos que fueron por él y sus secuaces posteriormente conquistados”, ya que dicho Ayuntamiento y los demás establecidos en el Nuevo Mundo a medida que avanzó la Conquista “no fueron designados por los pueblos, sino que siempre fueron cargos vendibles”.

Tampoco es posible separar al civilizador del conquistador

Conquistadores españoles y aliados tlaxcaltecas invaden Jalisco.

La conquista. 

Concluye en que “aún cuando el Comité quiere que se levante un monumento, no al conquistador, sino al civilizador don Hernando Cortés, esta comisión es de parecer que no es posible separar una personalidad de la otra, en el supuesto de que aquél haya sido realmente un civilizador, ya que sólo en Roma se tuvo la ocurrencia de erigir un templo al dios Jano, a quien la mitología nos representa con dos cabezas”.

Cabe advertir que el dictamen tapatío no niega el talento, la audacia, el valor y la energía de que dio sobradas pruebas Hernán Cortés durante la conquista, pero indica que no corresponde a los mexicanos aquilatar esos dones, ya que “fueron todos empleados para la ruina y esclavización del suelo en que nacimos”.

Finalmente, pesó la opinión tapatía y el monumento no se hizo

No obstante la campaña de prensa emprendida aquel año en contra del Ayuntamiento tapatío por su oposición a este proyecto, su opinión debió pesar bastante, por representar a la segunda ciudad más importante del país, pues finalmente no se erigió monumento alguno en homenaje a Cortés.

El tema es apasionante y sin duda seguirá dando de qué hablar en los próximos años, a medida que se acerque el Quinto Centenario de la conquista, cuando reviva la vieja polémica sobre uno de los más controvertidos personajes de la Historia nacional.

Share Button

Turismo cultural, tesoro inexplotado

Atardecer en Guadalajara

La Catederal, símbolo de Guadalajara.

El turismo cultural es un gran filón de oro que Guadalajara no ha sabido aprovechar. Cuenta la ciudad con todos los elementos para atraer este tipo de turismo, pero ha faltado voluntad política y sobre todo coordinación oficial y privada para obtener óptimos resultados en este promisorio campo.

La capital jalisciense está considerada por parte de la Organización Mundial de Turismo y de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) como uno de los 50 centros históricos más relevantes en el contexto del turismo cultural, recordó en entrevista el maestro Francisco Salas Montiel, experto en la materia.

Guadalajara –agregó-, tiene todo para competir dignamente como destino turístico cultural en el ámbito internacional, ya que es depositaria de un acervo arquitectónico religioso y civil de la altura e interés para los más puristas del arte en sus diferentes expresiones del tiempo.

“Éste es el filón de oro que no hemos sabido potencializar a favor de mayores y mejores corrientes de turismo internacional hacia nuestra Perla Tapatía”, subraya Salas Montiel.

Estancamiento del Centro Histórico tapatío

Francisco Salas

Maestro Francisco Salas Montiel.

Refiriéndose concretamente al Centro Histórico de la ciudad, señala que “uno de los problemas más relevantes que han estancado su desarrollo turístico es el tipo de comercios y actividades de carga y descarga y abastecimientos diversos que se dan por el uso del suelo, que debiendo ser con fines turísticos sigue siendo de carácter e interés local.

“La nueva traza urbana que pretendió erradicar el mal uso del suelo a partir de mediados de los 80 no dio el resultado esperado, sobre todo por la falta de inversiones que unificaran el atractivo cultural con el atractivo de las compras”.

Por lo anterior –añade- sería conveniente que el turismo cultural fuera intensificado para Guadalajara, aprovechando así la riqueza arquitectónica y promoviendo la utilización de espacios ahora mal aprovechados por un comercio intrascendente en todos los aspectos.

“Necesitamos –subraya– un comercio que aproveche todas las construcciones y edificios históricos y otorgue una calidad de vida tanto al visitante como al ciudadano local”.

Campaña promocional con “Jalisco es cultura”.

Palacio de Gobierno Jal.

El Palacio de Gobierno de Jalisco.

Al insistir en que “Jalisco es cultura”, igual que Jalisco es México”, Salas Montiel propone una campaña promocional enfocada a Guadalajara y su Centro Histórico como pilar fundamental.

Sin embargo, es necesario para ello transformar el uso comercial de esta zona (más de 100 establecimientos), dándole el gran poder del turismo de compras, complemento básico de los negocios y de la recreación.

“El actual secretario de Turismo del Estado, licenciado y maestro Enrique Ramos –señala Salas Montiel– conoce muy bien el tema, y por ello considero que los recursos obtenidos del Impuesto del 3% al Hospedaje en la Zona Metropolitana de Guadalajara debe destinarse a este propósito”.

Actualmente, es el Fideicomiso de Turismo el que maneja en su totalidad dicho presupuesto, destinándolo a efectos eminentemente comerciales, a muy corto plazo, con lo cual se pierde de vista el desarrollo integral del destino.

Concluye Salas Montiel en que ciertamente “hay mucho que promover y discutir, pero necesitamos cambios para reposicionar a Guadalajara para nacionales y extranjeros”.

¿Qué es el Centro Histórico de Guadalajara?

Hospicio Cabañas. De Coplaur Guadalajara en F

Hospicio Cabañas, Patrimonio de la Humanidad.

En lo que hoy se llama Centro Histórico de Guadalajara fue fundada la ciudad en 1542. Aquí se conservan edificios de gran belleza, relevantes en los aspectos arquitectónico e histórico, como son la Catedral Metropolitana, Palacio de Gobierno, Museo del Estado, Palacio Legislativo, Teatro Degollado y desde luego el Hospicio Cabañas, Patrimonio de la Humanidad.

Además de estos edificios y de las valiosas obras de arte que alojan, cuenta el Centro Histórico con cuatro plazas que forman una cruz, denominada la “cruz de plazas”. Tomando como punto central la Catedral, esas cuatro plazas son: Guadalajara, Liberación, Rotonda de los Jaliscienses Ilustres y la de Armas.

Hacia la parte oriente se extiende también la Plaza Tapatía, que ocupa casi nueve manzanas y en ella hay figuras escultóricas que se elevan sobre las fuentes de agua. A espaldas del Teatro Degollado se ubica además la Plaza de los Fundadores.

Un recorrido inolvidable -sin duda- para  los amantes de la cultura, de aquí y de cualquier parte del mundo.

Share Button

Caminos turísticos de Jalisco

Guadalajara linda y querida. Peregil

 Cartón de Ricardo Baeza, “Peregil”.

 Por sus bellezas naturales, variada oferta cultural y amplia gama de servicios, Jalisco representa uno de los principales destinos turísticos de México.

Mariachi, tequila, charrería y gastronomía

     En esta entidad se manifiestan con vigor importantes expresiones de la cultura nacional como son el mariachi, el tequila, la charrería y la gastronomía, entre otras.
Dentro de los 80 mil kilómetros cuadrados que comprende el territorio jalisciense, el visitante nacional y extranjero puede optar entre más de una decena de rutas turísticas.
Las áreas que ofrecen mejores servicios son Guadalajara y sus alrededores, los pueblos mágicos, así como Puerto Vallarta y Costalegre, la zona de Tequila, la ribera de Chapala, la Sierra del Tigre, la Ruta del Peregrino y la Ruta Cristera.

El Centro Histórico de Guadalajara

Catedra. P. Descubre Guadalajara en F.La Catedral de Guadalajara. Centro Histórico.

     Guadalajara, principal centro comercial del Occidente de México, sufre los problemas propios de una ciudad en plena expansión, pero mantiene muchos de sus rasgos provincianos.
Fundada el 14 de febrero de 1542, esta urbe ofrece una amplia gama de atractivos al visitante, quien bien puede empezar con un recorrido a pie por su Centro Histórico, donde se encuentra la llamada Cruz de Plazas. Ahí se localizan viejos edificios como el Palacio de Gobierno, la Catedral Metropolitana, el Museo Regional y el Palacio Legislativo, así como el Teatro Degollado y la Plaza Tapatía.
En el extremo oriente de la Plaza Tapatía se encuentra el Hospicio Cabañas, patrimonio de la Humanidad, donde el gran muralista José Clemente Orozco dejó plasmada parte de su obra.
Es recomendable recorrer, además, alrededores de la ciudad como la Barranca de Huentitán, el Zoológico de Guadalajara, la Basílica de Zapopan, El Parián de Tlaquepaque y el tiánguis artesanal de Tonalá.

Los pueblos mágicos: Tequila, Tapalpa y Mazamitla

     Cuenta Jalisco con tres pueblos mágicos, que son Tequila, Tapalpa y Mazamitla, cada uno con sus propios atractivos, costumbres, leyendas y paisajes; ejemplo de ello son los campos de agave en Tequila, los pinares de Tapalpa y las cascadas que rodean Mazamitla.

Esplendor natural de Puerto Vallarta y Costalegre

Muelle Playa de los Muertos. P. Vallarta. P. Aurelio López Rocha. F.Puerto Vallarta.

     La Costa jalisciense ofrece paisajes de extraordinaria belleza natural, con playas, lagunas, cascadas y manglares. Los deportes acuáticos son en ellos parte de la vida diaria.
En esta región, donde se inspirara el novelista Agustín Yáñez para escribir su “Tierra Pródiga“, llaman la atención los bosques exuberantes, hermosas playas y pintorescos pueblos, desde Puerto Vallarta hasta Cihuatlán, pasando por Cabo Corrientes, Tomatlán y La Huerta.

La ruta del tequila y su paisaje agavero

Agave. de P. Postales Jaliscienses en F.
Paisaje agavero.

     En esta ruta todo gira alrededor del paisaje, también patrimonio de la Humanidad, y la elaboración de la bebida nacional, el tequila. En la ciudad de Tequila hay recorridos organizados para visitar las destilerías, partiendo de Guadalajara.
Se suman a los atractivos de esta zona las minas de piedras preciosas en Magdalena y la zona arqueológica de Los Guachimontones, cerca de Teuchitlán.

Chapala, orgullo de propios y extraños

Chapala 2. Foto Daniel Padilla.

 Puesta de sol en Chapala.

    Cada pueblo ribereño de Chapala tiene su iglesia, su plaza, sus fiestas, pero todos comparten el mismo paisaje lacustre. Pese al reciente descenso de los niveles del lago, debido a la sequía, éste mantiene su esplendor e incomparable clima, que atrae a decenas de miles de visitantes nacionales y extranjeros.
A lo largo de su historia, Chapala ha sido el destino favorito de famosos personajes para pasar sus vacaciones, como el presidente mexicano Porfirio Díaz, a principios del siglo pasado.
En Ajijic, pueblo ribereño, radica una de las más grandes colonias de extranjeros en el país, compuesta principalmente por estadounidenses y canadienses.

La Sierra del Tigre y sus paisajes de montaña

     La Sierra del Tigre, uno de los ecosistemas más importantes del Occidente del país, donde predominan los bosques de pino, es destino ideal para practicar campismo, montañismo, ciclismo, alpinismo y realizar días de campo a la vista de maravillosos paisajes de montaña.

La Ruta del Peregrino, para quien prefiere caminar

Corazón de San Sebastián del Oeste. De P. Gabriel Gallo Alvarez en F
San Sebastián del Oeste, pueblo de montaña.

   La Ruta del Peregrino comprende parte de los municipios de Ameca, Mixtlán, Atenguillo, Talpa de Allende, Mascota y Guachinango, donde el viajero puede disfrutar de bellos paisajes naturales y apreciar también valores culturales.
Esta ruta tiene su origen en la devoción religiosa que invita a la gente a caminar. La distancia de 117 kilómetros que hay entre Ameca y Talpa es la que recorren cada año los peregrinos para venerar a la Virgen del Rosario. A lo largo del camino se han construido con el tiempo esculturas, ermitas, miradores y albergues.

Ruta Cristera: la fe en Dios y en el trabajo

    Fue Los Altos de Jalisco una de las regiones donde tuvo mayor eco la Guerra Cristera, entre los años 1926 y 1929. Muchos testimonios de este conflicto quedaron grabados en templos, monumentos, museos y otras fuentes de la historia.
Pero la gente de Los Altos no sólo destaca por su religiosidad, sino también por su amor al trabajo, como lo muestran los viejos cascos de haciendas que, ya restaurados, dan cuenta de un próspero pasado y hoy empiezan a utilizarse para servicios turísticos.

Otros caminos poco aprovechados

Otra silla pitiada. De Yo Soy Colotlan en FSilla pitiada, artesanía de Colotlán.

    Pero aparte de las anteriores rutas turísticas, existen otros caminos que no han sido debidamente aprovechados por la falta de infraestructura de servicios, como es el Norte del Estado, donde florece el turismo religioso, especialmente en Temastián con la venerada imagen del Señor de los Rayos, así como el arte pitiado de Colotlán, los edificios coloniales de Bolaños, los sombreros de Huejuquilla y desde luego la Zona Huichola con su colorida artesanía y antiquísimas tradiciones y costumbres que datan de la época prehispánica.

Atractivos naturales y culturales para gustos muy variados

     En suma, quien visite Jalisco en plan de recreo, tiene por lo menos 12 opciones de rutas por recorrer, con la seguridad de que en más de alguna encontrará respuesta a intereses específicos, ya sea que busque la paz y la tranquilidad que brinda la naturaleza o el placer del conocimiento cultural e histórico. ¡Buen viaje!

Share Button

El comercio en el Centro de Guadalajara

Portales. De P. Coplaur Guadalajara en F.

El comercio en Los Portales.

   La parte más antigua y tradicional de Guadalajara, que es su Centro Histórico, donde se ubican los más viejos y admirados edificios civiles y religiosos, no ha dejado de tener importancia comercial desde los primeros años de su fundación, en el siglo XVI.

Gran parte de la vida social y comercial de Guadalajara se redujo durante cuatro siglos a Los Portales fronteros de la Plaza de Armas, donde había toda clase de comercio, desde el mejor establecido y más prestigiado hasta el de los baratillos y ambulante.

Testimonio del escritor y viajero Marvin Wheat

   El escritor y viajero Marvin Wheat, quien visitó Guadalajara en 1856, sostiene en una de sus cartas enviadas a un amigo en Estados Unidos que la Plaza de Armas, situada en el Centro, se cuenta entre las más amplias y aloja numerosos giros comerciales y financieros.

   En esta ciudad –agrega-, los portales constituyen el lugar principal y más céntrico de reunión para todas las clases sociales, desde el mendigo más miserable que se atreve a salir por las calles hasta los que manejan millones con un solo movimiento de cabeza…

   Los pisos altos de estos portales están en general ocupados -con escasas excepciones- por los arrendatarios de los locales de abajo, y se dividen en pequeños departamentos que son almacenes y tiendas de varios tipos en los que mercancías europeas, chinas y mexicanas compiten entre sí para atraer compradores.

Marvin Wheat añade:

   En estos portales hay muchos puestos, y en las aceras, cerca de las columnas, hay también escaparates en donde se exponen a la venta muchos de los productos y manufacturas nacionales; por ejemplo, trabajos mexicanos de talabartería, zapatos, botas y otros muchos artículos de la misma naturaleza; imágenes (de santos), rebozos, sarapes, aves de varias clases y hermosos plumajes, y chucherías chinas para atraer la atención.

Grandes almacenes desde fines del siglo XIX

 Fábricas de Francia. 1924. P. Coplaur Guadalajara en F

Fábricas de Francia, entre los primeros almacenes.

   Fue a partir del último tercio del siglo XIX cuando se establecieron en el Centro Histórico los primeros grandes almacenes, propiedad de extranjeros, de suerte que ya para principios del XX las tiendas de la ciudad cubrían ampliamente las necesidades y gustos de sus habitantes.

Fábricas de Francia, Ferretería La Palma, La Ciudad de México, The Elegant, Óptica Calpini, Droguería Alemana, la Casa Willing conocida como El Regal, Librería Font, Joyería La Esmeralda, Cervecería La Perla y La Fama Italiana figuran entre los principales establecimientos de la época.

Orden público, base del desarrollo comercial

   El orden y la tranquilidad social prevalecientes hacia fines del Siglo XIX (durante el prolongado gobierno del general Porfirio Díaz) rindieron frutos al cimentarse entonces una estructura social y económica fuerte y relativamente armoniosa.

En 1899, cuando por las calles de Guadalajara rodaban los primeros automóviles, contaba la ciudad con siete mil 402 comerciantes, 187 vendedores ambulantes, cinco mil 224 dependientes, 178 corredores comerciales y 20 banqueros.

Cuando la tormenta revolucionaria estaba por desatarse, en 1910, Guadalajara tenía mil 492 establecimientos comerciales, industriales, asistenciales y culturales.

El comercio empieza a salir del Centro 

Plaza del Sol. 1969. P. Coplaur Guadalajara en F

 Plaza del Sol en 1969.

   Hacia los años 60 del siglo pasado, cuando la ciudad alcanzaba su primer millón de habitantes, el comercio empezó a extenderse fuera del primer cuadro, con las tiendas Mayco, Flores Palos, Maxi y Hemuda, entre otras. Y no solamente se expandió el comercio organizado, sino también el ambulante. Los tianguis se empezaron a multiplicar entonces por todos los rumbos de la metrópoli.

Preciso es aclarar que ante la expansión urbana, el comercio no perdió importancia en el Centro Histórico, sino que se mantuvo y hasta creció. Al inaugurarse en 1969 Plaza del Sol, considerada en su momento como el primer centro comercial de América Latina, seguido luego por Plaza Patria y demás centros comerciales, en el primer cuadro de Guadalajara siguieron operando otras muchas tiendas.

Entre los establecimientos que se mantuvieron leales a sus clientes del Centro Histórico destacan La Súper, Calzado Canadá, Mueblería Hernán, Pardo, La Muñeca, Tlapalería La Central, Droguería Levy, Casa Prieto, Carlos Moya, Chalita, El Vapor, La Ciudad de Praga y Mercado de Novedades.

Pero además se abrieron nuevos negocios como Almacenes Blanco, un consorcio poblano que estableció en 1970 su primera sucursal entre las calles Colón y Morelos.

En conclusión, pese al desarrollo de la metrópoli tapatía, que alberga hoy a casi cuatro millones de habitantes, el Centro Histórico no solo no redujo su actividad comercial, sino que fortaleció el turístico con obras como la Plaza Tapatía, a partir de los años 80.

Share Button

Cantinflas en Guadalajara: Su definición de política

 Cantinflas

Cantinflas, el político.

   El popular cómico mexicano Mario Moreno, “Cantinflas”, cuya película acaba de estrenarse en Guadalajara, dio una interesante definición de política, escasamente conocida, al asistir como invitado de honor el 2 de febrero de 1980 al Tercer Informe del gobernador del Estado de Jalisco, Flavio Romero de Velasco, en el Teatro Degollado de esta ciudad.

   Al término del acto, en una entrevista de las llamadas “banqueteras”, nos acercamos a Cantinflas varios periodistas locales, y entre otras cosas, le pedimos una definición sobre los políticos mexicanos, pregunta que desde luego venía al caso, porque asistía él al informe del gobernador. El cómico, reconocido mundialmente por su peculiar lenguaje churriguresco, contestó de la siguiente manera:

   “Bueno, pero vamos no a generalizar, ¿verdad? Es cuestión de que… Bueno, claro, desde luego, ya que estamos en política yo creo, y además estoy seguro, usted estará de acuerdo o no, y en esta forma mejor… Digo, para que no se preste a que le digan que no es así, así debe de ser ¡Y ojalá así sea!”.

Participación de Cantinflas en política

   Los reporteros ahí presentes no esperábamos otro tipo de respuesta por parte del famoso comediante, porque de hecho era algo así lo que andábamos buscando, pero alguien que conocía su debilidad por la política y su gran popularidad, ya que en aquel tiempo se decía que incluso llegó a ganar elecciones en las urnas sin contar con registro alguno como candidato, le preguntó sobre su participación en política.

   Mario Moreno, asumiendo entonces una actitud más seria, contestó que él no había dejado de participar , “y de hecho  –dijo– cada día participo más fuerte y más activamente:

   “Todo ciudadano y especialmente el artista –agregó– debe participar en política. Mi tribuna es el foro, es el cine, y si yo puedo hacer algo políticamente, algo bueno para mi país, lo haré, lo seguiré haciendo y lo haré siempre”.

Mario Moreno promete filmar “El Señor Gobernador”

   Otro reportero le preguntó si no pensaba en hacer una nueva película, por ejemplo, “El Señor Gobernador“, y Cantinflas respondió: “Algún día haré una película sobre el señor gobernador. Ése es un buen título”.

   Respecto al Tercer Informe Anual de Romero de Velasco, que acababa de escuchar con atención desde la tribuna principal del Teatro Degollado (lo habían ubicado en sitio de honor, por supuesto), manifestó que era un documento no sólo positivo sino lleno de esperanzas:

   “Los felicito –dijo como despidiéndose- porque han oído un informe sensacional. Yo soy jalisciense… Bueno, qué quiere que le diga más… Mejor ya me voy”.

   En ese momento llegaba el gobernador Romero de Velasco, quien sonriente y con un “vengo a rescatarlo” lo tomó del brazo y lo alejó de los periodistas.

Dos películas quedaron en promesa

   A manera de conclusión, resta decir que Mario Moreno fue el segundo personaje famoso que en menos de dos décadas prometió en Guadalajara hacer una película sobre un tema específico, sin poder cumplir su compromiso. El primero fue el genial caricaturista Walt Disney, quien en 1964, al visitar esta ciudad con motivo de la Primera Reunión Internacional del Programa Pueblo a Pueblo, anunció una película sobre los niños huérfanos del Hospicio Cabañas, que a la postre no logró hacer porque el cáncer causante de su muerte, en 1966, se lo impidió.

   Por su parte, Cantinflas, después de esta entrevista en Guadalajara, vivió 13 años más, pero por alguna razón tampoco realizó la película “El Señor Gobernador“, cuyo título, sugerido por uno de los reporteros tapatíos presentes en aquella entrevista en el Degollado, le había llamado la atención.

   Artículos relacionados: Walt Disney en Guadalajara, Perdido en el Reclusorio Oriente: Entrevista con FRV.

Share Button

Walt Disney en Guadalajara

Walt Disney en Guadalajara en 1964.

Walt Disney en 1964.

   El genial dibujante y productor cinematográfico Walt Disney visitó Guadalajara, Jalisco, en octubre de 1964 con motivo de la Primera Reunión Internacional del Programa Pueblo a Pueblo que auspició el Comité de Ciudades Hermanas México-Estados Unidos. En esa ocasión esbozó el proyecto de una película sobre niños húerfanos que dedicaría a Guadalajara, pero no tuvo tiempo de hacerla porque a los pocos meses enfermó de cáncer y murió en 1966.

   El presidente municipal de Guadalajara por ministerio de ley, don Jorge Agnesi Daesslé, quien cuenta hoy con 94 años de edad, recuerda este acontecimiento, ya que siendo entonces presidente del Comité de Ciudades Hermanas Guadalajara-Downey, tuvo a su cargo atender personalmente al distinguido visitante y a su esposa Lilian los días 29 y 30 de octubre de 1964.

Jalisco es mi canción favorita“, dijo Disney 

   Disney y su esposa arribaron la tarde del 29 de octubre al Aeropuerto Civil de Guadalajara, donde los esperaba un comité de recepción encabezado por su viejo amigo, el ex-presidente de México, Miguel Alemán Valdez, entonces presidente del Consejo Nacional de Turismo; el gobernador del Estado, Juan Gil Preciado, y el presidente de Guadalajara, Dionisio Montelongo, entre otros funcionarios.

   Su avión “Gulf Stream”, procedente de Los Ángeles y de San Francisco, Calif., a donde había ido a recoger unas personas, tocó pista a las 14:55 horas.

   Antes de subir a la plataforma de recepción, el famoso dibujante se puso un sombrero charro, cogió de la mano a varios niños vestidos de charros y empezó a bailar la tradicional canción “Jalisco”, ejecutada por uno de los mariachis que fueron a recibirlo. “Jalisco es mi canción favorita“, dijo entonces.

   Su visita estuvo enmarcada dentro de la Primera Reunión Anual del Programa Pueblo a Pueblo celebrada en esta ciudad con la asistencia del embajador norteamericano Ellsworth Bunker, representante del presidente Lyndon Johnson, y el coronel John Eisenhower, hijo y representante del general Dwight D. Eisenhower, entre otras personalidades.

   En ese tiempo Disney era ejecutivo en Relaciones de dicho programa.

Recibió las Llaves de Guadalajara y rindió homenaje a Juárez

Autógrafo de Walt Disney en un boleto de entrada al Parque Alcalde (cortesía del periodista Jesús Pérez Loza).

Autógrafo de Disney en un boleto de entrada al Parque Alcalde (Cortesía del periodista Jesús Pérez Loza).

   En la misma tarde de su arribo, Disney recibió en ceremonia especial las Llaves de Plata de la ciudad, de manos del licenciado Montelongo, en ceremonia especial celebrada en el Hotel Hilton.

  Durante su estancia en esta ciudad participó en actos oficiales del Programa Pueblo a Pueblo, entre ellos un homenaje al Benemérito de las Américas, Benito Juárez, una comida ofrecida por el Gobierno del Estado en Chapala y una “Noche mexicana” en el Parque Alcalde.

   También realizó diversas actividades privadas, entre ellas una visita al Centro de Rehabilitación auspiciado por la Colonia Americana, donde donó un aparato ortopédico a una pequeña inhabilitada por la poliomielitis.

Emotivo encuentro con los niños del Hospicio Cabañas

Hospicio Cabañas. De Coplaur Guadalajara en F

Hospicio Cabañas.

   Uno de los actos más emotivos de su visita fue su encuentro con los huérfanos del Hospicio Cabañas, institución fundada en 1810 por el obispo Juan Ruiz de Cabañas y que hoy es Patrimonio de la Humanidad.

   Aquella tarde, más de 300 niños salieron coreando ¡Walt!, ¡Walt!, ¡Walt!, y al verlos y oírlos, Disney se enterneció hasta las lágrimas. Los niños también lloraban y lo abrazaban. Todos querían tocar al padre de la fantasía. Al salir del edificio, todavía con el impacto emocional del encuentro, Disney se detuvo unos instantes junto a una fuente que ahí había y dijo:

   “Voy a hacer una película sobre Guadalajara… Un chamaquito llega a la ciudad y se encuentra perdido… Llega a esta fuente… No tiene que comer y lo reciben en el Hospicio...”

   Jorge Agnesi recuerda que Disney habló entonces de un perrito y de otras cosas y que incluso dio indicaciones para que las utilidades de esta cinta se entregaran al Hospicio Cabañas, cosa que nunca ocurrió, porque a los pocos meses enfermó. El 21 de noviembre de 1966 le extirparon el pulmón izquierdo al descubrirse que tenía allí un tumor maligno, y dejó de existir el 15 de diciembre de ese mismo año sin poder cumplir su compromiso.

Cena privada en la casa de Jorge Agnesi

Walt Disney y su esposa con don Jorge Agnesi y señora.

 Walt Disney, Cristina Aguilar de Agnesi, señora de Disney y Jorge Agnesi.

   Los funcionarios municipales de Guadalajara  y los directivos del Comité de Ciudades Hermanas se compartieron la atención a los visitantes, correspondiendo a don Jorge Agnesi atender al señor Disney y a sus acompañantes, y fue así como  los invitó a cenar a su casa de Av. Vallarta y Duque de Rivas, para lo cual se preparó tanto comida internacional como mexicana.

   Recuerda don Jorge  que a Disney le gustó mucho el pepián, que no sabía qué era, pero se le dio una explicación, y aunque los consejeros le decían que no tomara doble ración porque le podía hacer daño, él no hizo caso y pidió doble, preguntando quién había hecho tan rico platillo.

  Le respondieron que la cocinera, y quiso conocerla. Luego que la llamaron, le dijo que deseaba bailar con ella. La señora aceptó y echaron a andar la música del mariachi. Bailó un momento con ella, y al terminar, le dio un beso en la frente. La señora, feliz.

Visita a la Casa de las Artesanías del Agua Azul

   Otra visita de carácter privado fue a la Casa de las Artesanías instalada en el Parque Agua Azul. Entre las cosas que ahí se exhibían estaba un nacimiento de figuras pequeñísimas, de vidrio soplado, y la señora Disney le pidió a su esposo que se lo comprara.

   Disney asintió, pero le explicaron que ese nacimiento pertenecía al Museo del Estado, ya que era una pieza donada por el señor Ávalos, fundador de esa artesanía de vidrio, y que no se podía vender. Sin embargo, la señora Disney insistió en llevárselo.

   “Cálmese señora. Yo le voy a mandar a hacer uno a usted”,  intervino la señora Cristina Aguilar de Agnesi, quien los acompañaba en esa visita. Y efectivamente se lo mandó hacer en Tlaquepaque, igual al que estaba en exhibición.

Volando en el “Mickey Mouse” por abajo del Golden Gate

Mickey_Mouse

Mickey Mouse.

  Tiempo después el señor Agnesi y su esposa viajaron a Santa Bárbara, cerca de los Ángeles, para asistir a una convención de Ciudades Hermanas, y se hospedaron en el hotel. La señora de Agnesi aprovechó la ocasión para entregar a la señora Disney el prometido nacimiento.

    Entonces –recuerda don Jorge- me dijo Walt Disney:

   –Oiga, ¿ya fue usted a Disneylandia?

   –Pues fui, pero no pude entrar a ninguna parte. Ai´traigo los boletos.

   —Oiga, pero por qué no me dijo… Pues lo metoback doors”.

   –Pero qué es eso, le contesté.

   —Usted vaya.

   Bueno, pues fimos –añade don Jorge-, y una pena tremenda: resulta que estaban las “colas” de gente y nosotros por delante, y nomás se nos quedaban viendo.

   Total , que en una cena a la que asistimos, por allá en Santa Bárbara, le comentaron a Walt Disney que mi esposa y yo pensábamos ir a San Francisco, y dijo:

   —Ah, bueno, les presto mi avión, el “Mickey Mouse”.

   –Ah no, le contesté, es que mi señora les tiene pánico a los aviones.

   Y entonces le dijo a mi señora:

   —Usted no diga nada, y les voy a mandar el avión.

   Pasó el tiempo –dice don Jorge- y yo creí que se le había olvidado, pero una mañana, el último día de la convención, en el último desayuno, por el altoparlante del hotel se escuchó una voz:

   “Señor y señora Agnesi, está listo el automóvil del señor Walt Disney esperándolos en la puerta”.

   Toda la gente que ahí estaba nos miraba sorprendida: “¡Ah diantre, pues quién es éste!”

   Nos levantamos mi señora y yo. Bueno, pues vámonos, y llegamos al aeropuerto. Estaban el capitán y el copiloto esperándonos a un lado de la escalerilla del avión:

   –Buenos días, cómo están, pasen ustedes.

   Era un avión para nueve personas, pero sólo estaban el piloto y el copiloto. Sacaron un plano:

   –¿Por dónde quieren irse?

   –Pues déle aquí por la costa.

   Y al llegar a San Francisco le dije al piloto:

   –Oiga, pase por abajo del puente (el Golden Gate).

   El piloto decía que estaba prohibido, pero pasamos. Después nos hacía gracia que decía por radio:

  “San Francisco, Aeropuerto de San Francisco, el Mickey Mouse pide permiso para aterrizar”.

   “Cómo no, Mickey Mouse –le contestaron- you can land” (aterrice).

Humilde origen de Disney y su obra maravillosa

   Walt Elías Disney nació en Chicago el 5 de diciembre de 1901 y desde los nueve años de edad comenzó a trabajar vendiendo periódicos por cuenta de su padre. Posteriormente fue actor ocasional, parodiando al ídolo de su infancia, Charlie Chaplin, hasta que empezó a tomar clases de dibujo, a la vez que costeaba sus estudios vendiendo dulces en el tren de Chicago a Kansas City.

    Fue también cartero y chofer de la Cruz Roja.

   Llegó a Hollywood en 1923 con apenas 40 dólares en el bolsillo. Soportó penurias y trabajos hasta que con su hermano Roy y un tío de ambos, logró reunir los primeros 500 dólares para una película. Diez años después ganaba un Óscar.  El Ratón Miguelito acababa de nacer y con él una serie de personajes maravillosos que aún a la fecha hacen brotar en chicos y grandes las sonrisas más puras y felices.

   Más de 600 películas y documentales realizó Disney desde sus primeros ensayos hasta su muerte.

Duelo en Guadalajara por la muerte del ídolo de la niñez

Placa conmemorativa de Walt Disney en Guadalajara.

Placa conmemorativa de Disney en Guadalajara.

   Su muerte, en Burbank, Calif., el 15 de diciembre de 1966, causó en Guadalajara muchas manifestaciones de duelo. La prensa local usó sus máximos titulares para dar la noticia. El Gobierno de la ciudad se hizo eco de este sentimiento, y al cumplirse tres años de la histórica visita -diez meses después de su fallecimiento- el Ayuntamiento le dedicó un parque en la Colonia Olímpica con una placa que dice: “A la memoria de Walt Disney, ídolo de la niñez universal. Octubre de 1967”.

Share Button

La negra historia de Nuño de Guzmán

guzman_nuno

Nuño de Guzmán.

   Fundada en 1542, Guadalajara, Jalisco, celebra este 14 de febrero su cumpleaños, pero como en muchos aniversarios anteriores, no quiere acordarse que debe su nombre al conquistador español Nuño Beltrán de Guzmán, originario de Guadalajara, España, quien al hacer su aparición por estas tierras, en 1530, era ya un consumado esclavizador de indígenas.

   Para ese tiempo Nuño no sólo había realizado el tráfico de indios en Pánuco (Veracruz), de donde sacó más de cuatro mil para enviarlos a las Antillas a cambio de ganados, sino que siendo presidente de la Primera Audiencia de México, contaba con 300 esclavos a su servicio.

   Silvio Zavala, en su obra “Los esclavos indios en Nueva España“, explica cómo la conquista de Nueva Galicia emprendida por Nuño en las postrimerías de su administración en México, abrió nuevo campo a la esclavitud de los indios:

   “Reducido Guzmán a los límites de su conquista en la Nueva Galicia, y protegido por el título de gobernador que le dio la Corona, practicó los últimos actos de esclavitud de su carrera en las Indias“, afirma Zavala.

Procedimientos para esclavizar a los indios

   Un antiguo asociado de Nuño denunció ante el virrey Antonio de Mendoza que él le hizo tomar por fuerza y herrar muchas mujeres y niños contra lo mandado por el rey; que además compraba los esclavos del quinto del rey a menos precio para revenderlos y que aparte del quinto real, tomaba para sí el séptimo de todos los esclavos; que se servía de los indios libres en las minas y usaba como esclavos a los que llevó de México a su conquista.

   Otro testimonio de la época dice que Nuño “aguardaba a que los religiosos juntasen y metiesen (a los indios) en la iglesia para predicarles y bautizarles, y de ahí los sacaba y herraba por esclavos, para entregarlos a los que en el juego los habían ganado“.

   Fray Antonio Tello asegura que desde el año 1532 Nuño Beltrán ya se valía del “fierro para marcar esclavos“.

La intervención del Gobierno virreinal

Antonio de Mendoza. Wikipedia.

Virrey Antonio de Mendoza.

  Nuño fue aprehendido en la Ciudad de México el 20 de enero de 1543, acusado de haber hecho esclavos en guerra y fuera de ella, mandado herrar hasta los niños de pecho y haber sacado de Pánuco más de cuatro mil esclavos sin orden de Su Majestad.

   Como elemento de las acusaciones formuladas en su contra figuró el testimonio de Francisco Tenamaxtle, cacique de Jalisco, quien presentó ante el Consejo de Indias un escrito inspirado por Bartolomé de las Casas, que dice así:

   “Nuño de Guzmán, estando todos los pueblos quietos y seguros, enviaba de noche gente de pie y de caballo a asaltarlos y tomando los que querían los hacían esclavos con el hierro, que decían ellos el rey los mandaba herrar. Y de esta manera hizo tantos que no tenían número, hombres, mujeres, niños de toda edad, dejando los maridos sin amigos y las mujeres sin maridos, hijos sin padres y padres sin hijos. Y así los enviaba a vender a las minas y a otras partes de la Nueva España donde mejor se los pagaban“.

Rebelión de la Gran Caxcana

Conquistadores españoles y aliados tlaxcaltecas invaden Jalisco.

Conquista de la Nueva Galicia.

   Tales abusos aterrorizaron a los indígenas, que no tuvieron más remedio que rebelarse contra los españoles, pero a la postre la rebelión de la Caxcana (en el hoy territorio del Sur de Zacatecas y Norte de Jalisco) resultó contraproducente, porque entonces los vecinos de Guadalajara tuvieron pretextos suficientes para someter a los indígenas a la categoría de esclavos, a pesar de los mandatos reales.

   Además, a diferencia de Bartolomé de las Casas, en Chiapas, el primer obispo de Nueva Galicia, Pedro Gómez de Maraver, defendió ante Carlos V el derecho de los neogallegos a esclavizar naturales, “por ser gente bestial, ingrata, de mala condición y mentirosa“.

   Desatada la rebelión de los indios, tuvo que acudir personalmente el virrey Mendoza para someterlos, autorizando su esclavitud para efecto de la guerra.

Leyes antiesclavistas incumplidas

   Las nuevas leyes promulgadas en Barcelona el 22 de noviembre de 1542 prohibieron que se hicieran esclavos en adelante, pero tanto el oidor de la Audiencia de México, Lorenzo de Tejada, como los padres franciscanos de la Nueva Galicia denunciaron su incumplimiento.

   El hecho es que aún después del decreto de Abolición de la Esclavitud expedido en Guadalajara por Miguel Hidalgo en 1810, hubo aquí miles de esclavos al estilo tradicional y aún los hay en el siglo 21 bajo otras modalidades.

Olvido y miseria, el fin de Nuño

   Nuño de Guzmán fue desterrado en Torrejón de Velasco, provincia de Madrid, donde vivió seis años en el olvido y en la miseria, hasta que murió en 1544, todavía preso, sin que se hubiera desahogado el juicio al que fue sometido.

   Y a la fecha, Guadalajara prefiere recordar como su fundador a Cristóbal de Oñate, segundo de Nuño, aunque hay quienes conceden este mérito al entonces virrey de la Nueva España, Antonio de Mendoza.

    javiermedinaloera.com

   Artículo relacionado: Leyes mexicanas contra la esclavitud.

Share Button

La Fuente, una tradición en Guadalajara

Rogelio Corona

    Rogelio Corona, dueño de la cantina de la bicicleta, habla sobre ella en el 92 aniversario de su fundación.

   “Hoy entiendo por qué ustedes se pasan horas aquí. Miren nomás qué buena música, buena compañía, buena charla y buena copa. ¡Cuál problema!”, exclamó una dama que visitó hace 20 años La Fuente, una de las cantinas más tradicionales de Guadalajara.

   Con 92 años de existencia, esta cantina, ubicada en el Centro Histórico de la ciudad, en el mismo edificio que habitara el famoso personaje tapatío del siglo XIX, Francisco Velarde, mejor conocido como “El Burro de Oro”, sigue fiel a su tradición de ofrecer a su numerosa clientela un ambiente confortable y alegre.

Cantina fundada por Florencio López en 1921

   Rogelio Corona, su actual propietario, afirma en entrevista que “La Fuente”, conocida también como la “cantina de la bicicleta”, fue fundada por don Florencio López en 1921 en la Calle Hidalgo, frente al Museo Regional, en lo que es hoy la Plaza de la Liberación.

   Posteriormente, al iniciarse las obras de demolición ordenadas por el gobernador Jesús González Gallo, a principios de los años 50, para modernizar el centro de la ciudad, la cantina tuvo que mudarse a su actual domicilio, de Pino Suárez 78, a sólo media cuadra de su sitio original.

   El dueño original enfermó en 1923 y heredó el negocio a sus tres hijos: José, Andrés y Toño, quienes lo atendieron personalmente hasta que a principios de los 80, ya viejos y cansados, decidieron venderlo.

   Recuerda Rogelio que por los años 60 conoció la cantina y se encariñó de ella, pero no fue sino hasta 1982 cuando don Toño se la ofreció en venta. Rogelio tomó posesión de la misma el uno de enero de 1983.

La bicicleta, una historia que data de 1957

Barra y bicicleta

Barra y bicicleta de La Fuente.

    Sobre la famosa bicicleta que desde hace más de medio siglo es símbolo del establecimiento, comenta Rogelio que su dueño era un ferrocarrilero que por 1957 llegó pidiendo servicio, pero como no lo quisieron atender porque andaba “tomado”, dijo: “Bueno, voy al baño y me salgo”.  Así lo hizo, pero al salir olvidó su bicicleta.

  Fue un empleado de Hacienda quien semanas después, al ver que no regresaba el dueño del vehículo, tomó el número de placas y averiguó su dirección, pero cuando lo fueron a buscar ya no vivía ahí.

   Pasaron los años y la bicicleta quedó abandonada en el baño del negocio. Cuando llegó Rogelio, en 1983, la puso en un nicho de cantera, y ahí está todavía en espera de que su propietario vaya por ella.

Entran las primeras mujeres en los años 80

Don Chuy en La Fuente. (P. Guadalajara Antigua en F)

Jesús (Chuy) Conrique, atento y cordial con su clientela.

   Por los años 80 –agrega Rogelio-, apareció un decreto federal relativo a la equidad de género, que permitía el acceso de la mujer a sitios de reunión anteriormente exclusivos de los hombres.

   Una de las primeras mujeres que entraron a La Fuente se sentó, pidió un tequila, encendió un cigarro y se puso a leer un libro. “En eso estaba –dice Rogelio- cuando llegó un inspector del Ayuntamiento y me ordenó que la sacara, pero como yo me negué porque la dama no hacía nada fuera del orden, me respondió: –O la sacas tú o la saco yo”.

   –“Pues sácala tú –le contesté–, pero primero te voy a decir quién es: si no me equivoco es hija de Ramírez Ládewig.

   “Cuando le di el nombre, el inspector dio media vuelta y se fue”.

  Cabe recordar que Ramírez Ládewig fue fundador y líder de la otrora poderosa Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), que todavía por ese tiempo arreglaba las cosas a su manera, es decir, con métodos nada pacíficos.

    Otra anécdota de la época es que durante una premiación de periodistas celebrada en La Fuente, acudieron esposas y novias de los mismos y les encantó el ambiente. Una de ellas, la maestra Rimoldi, comentó: “Hoy entiendo por qué ustedes se pasan horas aquí. Miren nomás qué buena música, buena compañía, buena charla y buena copa. ¡Cuál problema!”

“Abogado que no conoce La Fuente, no es abogado”

   Entre los clientes ha habido de todo: políticos, deportistas, escritores, periodistas, abogados… “Abogado que no conoce La Fuente, no es abogado”, decían. También artistas, actores y cantantes como Plácido Domingo, Silvia Pinal e Ignacio López Tarso, han estado ahí, entre otros.

   “Además, vienen visitantes de todas partes del mundo y les abrimos los brazos. Tengo por costumbre que a cualquier turista que llega por primera vez –hasta 50 juntos–, a todos ellos les invito la primera copa, de lo que tomen”, dice Rogelio.

Sobre las conversaciones de los clientes, comenta:

    “Aquí no hay tarugos, puros listos, porque te saben de política, de futbol, de arte, de religión, de lo que quieras. Si de futbol se trata, te dicen: “No, mira, la selección adecuada es ésta y el entrenador éste, aunque ya saliendo nos hayan goleado y eliminado.

   “La Fuente la han hecho los clientes, porque si bien todo el mundo cuenta, desde el que barre y trapea hasta los proveedores, el principal objetivo aquí es el cliente y se le trata bien, venga de donde venga”, agrega.

Música tradicional y escrupulosa limpieza

   En 1983 había un cuarteto de músicos que cobraban sus piezas al cliente, pero unos se murieron y otros desaparecieron y se acabó la música.

 Entonces Rogelio reunió a unos señores mayores, de 90 años en promedio, entre ellos don Eliseo Sánchez, pianista, y Rubén Sarabia, violinista, y continuó el ambiente con música tradicional. Después siguieron Samuel Aceves, pianista, Toño “Luchador” y Pepe Lozano, entre otros.

   Otra de las tradiciones de esta cantina es la escrupulosa limpieza: persiste la diaria costumbre de lavar muy bien con jabón y cloro el piso del establecimiento, una vez que por la noche se han cerrado sus puertas.

   Artículo relacionado: La cantina de Don Beto.

Share Button