La Fuente, una tradición en Guadalajara

Rogelio Corona

    Rogelio Corona, dueño de la cantina de la bicicleta, habla sobre ella en el 92 aniversario de su fundación.

   “Hoy entiendo por qué ustedes se pasan horas aquí. Miren nomás qué buena música, buena compañía, buena charla y buena copa. ¡Cuál problema!”, exclamó una dama que visitó hace 20 años La Fuente, una de las cantinas más tradicionales de Guadalajara.

   Con 92 años de existencia, esta cantina, ubicada en el Centro Histórico de la ciudad, en el mismo edificio que habitara el famoso personaje tapatío del siglo XIX, Francisco Velarde, mejor conocido como “El Burro de Oro”, sigue fiel a su tradición de ofrecer a su numerosa clientela un ambiente confortable y alegre.

Cantina fundada por Florencio López en 1921

   Rogelio Corona, su actual propietario, afirma en entrevista que “La Fuente”, conocida también como la “cantina de la bicicleta”, fue fundada por don Florencio López en 1921 en la Calle Hidalgo, frente al Museo Regional, en lo que es hoy la Plaza de la Liberación.

   Posteriormente, al iniciarse las obras de demolición ordenadas por el gobernador Jesús González Gallo, a principios de los años 50, para modernizar el centro de la ciudad, la cantina tuvo que mudarse a su actual domicilio, de Pino Suárez 78, a sólo media cuadra de su sitio original.

   El dueño original enfermó en 1923 y heredó el negocio a sus tres hijos: José, Andrés y Toño, quienes lo atendieron personalmente hasta que a principios de los 80, ya viejos y cansados, decidieron venderlo.

   Recuerda Rogelio que por los años 60 conoció la cantina y se encariñó de ella, pero no fue sino hasta 1982 cuando don Toño se la ofreció en venta. Rogelio tomó posesión de la misma el uno de enero de 1983.

La bicicleta, una historia que data de 1957

Barra y bicicleta

Barra y bicicleta de La Fuente.

    Sobre la famosa bicicleta que desde hace más de medio siglo es símbolo del establecimiento, comenta Rogelio que su dueño era un ferrocarrilero que por 1957 llegó pidiendo servicio, pero como no lo quisieron atender porque andaba “tomado”, dijo: “Bueno, voy al baño y me salgo”.  Así lo hizo, pero al salir olvidó su bicicleta.

  Fue un empleado de Hacienda quien semanas después, al ver que no regresaba el dueño del vehículo, tomó el número de placas y averiguó su dirección, pero cuando lo fueron a buscar ya no vivía ahí.

   Pasaron los años y la bicicleta quedó abandonada en el baño del negocio. Cuando llegó Rogelio, en 1983, la puso en un nicho de cantera, y ahí está todavía en espera de que su propietario vaya por ella.

Entran las primeras mujeres en los años 80

Don Chuy en La Fuente. (P. Guadalajara Antigua en F)

Jesús (Chuy) Conrique, atento y cordial con su clientela.

   Por los años 80 –agrega Rogelio-, apareció un decreto federal relativo a la equidad de género, que permitía el acceso de la mujer a sitios de reunión anteriormente exclusivos de los hombres.

   Una de las primeras mujeres que entraron a La Fuente se sentó, pidió un tequila, encendió un cigarro y se puso a leer un libro. “En eso estaba –dice Rogelio- cuando llegó un inspector del Ayuntamiento y me ordenó que la sacara, pero como yo me negué porque la dama no hacía nada fuera del orden, me respondió: –O la sacas tú o la saco yo”.

   –“Pues sácala tú –le contesté–, pero primero te voy a decir quién es: si no me equivoco es hija de Ramírez Ládewig.

   “Cuando le di el nombre, el inspector dio media vuelta y se fue”.

  Cabe recordar que Ramírez Ládewig fue fundador y líder de la otrora poderosa Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), que todavía por ese tiempo arreglaba las cosas a su manera, es decir, con métodos nada pacíficos.

    Otra anécdota de la época es que durante una premiación de periodistas celebrada en La Fuente, acudieron esposas y novias de los mismos y les encantó el ambiente. Una de ellas, la maestra Rimoldi, comentó: “Hoy entiendo por qué ustedes se pasan horas aquí. Miren nomás qué buena música, buena compañía, buena charla y buena copa. ¡Cuál problema!”

“Abogado que no conoce La Fuente, no es abogado”

   Entre los clientes ha habido de todo: políticos, deportistas, escritores, periodistas, abogados… “Abogado que no conoce La Fuente, no es abogado”, decían. También artistas, actores y cantantes como Plácido Domingo, Silvia Pinal e Ignacio López Tarso, han estado ahí, entre otros.

   “Además, vienen visitantes de todas partes del mundo y les abrimos los brazos. Tengo por costumbre que a cualquier turista que llega por primera vez –hasta 50 juntos–, a todos ellos les invito la primera copa, de lo que tomen”, dice Rogelio.

Sobre las conversaciones de los clientes, comenta:

    “Aquí no hay tarugos, puros listos, porque te saben de política, de futbol, de arte, de religión, de lo que quieras. Si de futbol se trata, te dicen: “No, mira, la selección adecuada es ésta y el entrenador éste, aunque ya saliendo nos hayan goleado y eliminado.

   “La Fuente la han hecho los clientes, porque si bien todo el mundo cuenta, desde el que barre y trapea hasta los proveedores, el principal objetivo aquí es el cliente y se le trata bien, venga de donde venga”, agrega.

Música tradicional y escrupulosa limpieza

   En 1983 había un cuarteto de músicos que cobraban sus piezas al cliente, pero unos se murieron y otros desaparecieron y se acabó la música.

 Entonces Rogelio reunió a unos señores mayores, de 90 años en promedio, entre ellos don Eliseo Sánchez, pianista, y Rubén Sarabia, violinista, y continuó el ambiente con música tradicional. Después siguieron Samuel Aceves, pianista, Toño “Luchador” y Pepe Lozano, entre otros.

   Otra de las tradiciones de esta cantina es la escrupulosa limpieza: persiste la diaria costumbre de lavar muy bien con jabón y cloro el piso del establecimiento, una vez que por la noche se han cerrado sus puertas.

   Artículo relacionado: La cantina de Don Beto.

Share Button

9 pensamientos en “La Fuente, una tradición en Guadalajara”

  1. A que memorables recuerdos de la fuente de hace mas de 25 años siendo un chavalo que venia de vacaciones de mexicali y también llegaba a echarme una buenas cerveza helada y era un chorizo de local.Hoy como buen Abogado y allegado a guadalajara sigo siendo un buen parroquiano en donde he tenido la dicha y satisfaccion de conocer buenisimos Amigos que cada semana nos juntamos,desde los hijos de Rogelio cesar,rogelio,jr.perico que diario hace sus botanas y que a todo mundo que llega les ofrece con gran gusto,las torres gemelas “el Mosco y toño grandes fotografos” en fin no termino de comentar los nombres de todoooooos los amigos que abien nos juntamos para charlar,cerrar negocio,agarrar nuevos negocios y mucho mas.Creo y por mucho tiempo seremos parte del mobilario de la fuente jajajaaja y que Dios nos de mas Higado para aguantar jajajaja saludos y un orgullo tener una cantina de gran magnitud….

    1. Gracias, Marco Alfonso. Estamos en el mismo canal. Yo también quiero a La Fuente por los gratos momentos que he pasado en ella y por los buenos amigos que hice ahí, entre ellos Rogelio, Chuy, El Meño, El Mingo y El Perico, claro. Saludos.

    2. SOLO ES ANTIGUA, HE VISITADO MEJORES CANTINAS Y BARES EN GUADALAJARA Y TAMBIEN ANTIGUOS, CON MAS VARIEDAD DE VINOS Y RICAS BOTANAS, QUE EN LA FUENTE NO LAS HAY MAS BIEN NO HAY…………….

  2. Sin duda la cantina mas representativa de Guadalajara, felicito a Rogelio por continuar con ese concepto, ojala no lo cambie, para que siga siendo la joya de la corona de los que somos abogados

  3. pues que les puedo decir de ROGELIO CORONA. es mi tio. y siempre ha sido un hombre con buenos principios y gran educación. su apellido lo dice todo. un saludo a mi tio y su familia.

  4. Mi segunda casa la cual es una convivencia con los Amigos muy amena,anécdotas y relatos del Guadalajara antiguo hasta un buen Arreglo como litigante que a saber de ustedes,es común que se reúnan abogados y hasta comerciantes que venden sus productos en la calle haciendo todo esto un colorido de conversaciones y mas la musica para el corazon con el piano que al acorde de las notas hace disfrutar y llenar el entorno en un sin fin de recuerdos musicales.

    1. Sí, Marco Alfonso, yo también tuve la feliz oportunidad de disfrutar el ambiente de “La Fuente”. Hace tiempo que no voy, pero sé que es muy cierto lo que afirmas. Saludos cordiales.

  5. OPCIONES RÁPIDAS Y CERCA, LA CAVA, LOS EQUIPALES Y LA IBERIA MAS ANTIGUA A UN 1904. PARA MI SOLO ES TRADICIÓN LA FUENTE DE LOS BURÓCRATAS Y POLÍTICOS QUE VAN Y SE GASTAN NUESTRO DINERO O’ DISQUE TRABAJAN, Y AHI SE LA PASAN. ALGUIEN QUE CONTRADIGA ESTO ?

  6. La fuente por tradición es la mejor opción, siempre que pasoa visitarla la gente y todos en el lugar tienen una atención esplendida y cordial.

    me trae grandes recuerdos de amigos y seres queridos con los cuales pasábamos grandes momentos en este lugar.

    La mejor cantina que existe en el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *