Turismo cultural, tesoro inexplotado

Atardecer en Guadalajara

La Catederal, símbolo de Guadalajara.

El turismo cultural es un gran filón de oro que Guadalajara no ha sabido aprovechar. Cuenta la ciudad con todos los elementos para atraer este tipo de turismo, pero ha faltado voluntad política y sobre todo coordinación oficial y privada para obtener óptimos resultados en este promisorio campo.

La capital jalisciense está considerada por parte de la Organización Mundial de Turismo y de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) como uno de los 50 centros históricos más relevantes en el contexto del turismo cultural, recordó en entrevista el maestro Francisco Salas Montiel, experto en la materia.

Guadalajara –agregó-, tiene todo para competir dignamente como destino turístico cultural en el ámbito internacional, ya que es depositaria de un acervo arquitectónico religioso y civil de la altura e interés para los más puristas del arte en sus diferentes expresiones del tiempo.

“Éste es el filón de oro que no hemos sabido potencializar a favor de mayores y mejores corrientes de turismo internacional hacia nuestra Perla Tapatía”, subraya Salas Montiel.

Estancamiento del Centro Histórico tapatío

Francisco Salas

Maestro Francisco Salas Montiel.

Refiriéndose concretamente al Centro Histórico de la ciudad, señala que “uno de los problemas más relevantes que han estancado su desarrollo turístico es el tipo de comercios y actividades de carga y descarga y abastecimientos diversos que se dan por el uso del suelo, que debiendo ser con fines turísticos sigue siendo de carácter e interés local.

“La nueva traza urbana que pretendió erradicar el mal uso del suelo a partir de mediados de los 80 no dio el resultado esperado, sobre todo por la falta de inversiones que unificaran el atractivo cultural con el atractivo de las compras”.

Por lo anterior –añade- sería conveniente que el turismo cultural fuera intensificado para Guadalajara, aprovechando así la riqueza arquitectónica y promoviendo la utilización de espacios ahora mal aprovechados por un comercio intrascendente en todos los aspectos.

“Necesitamos –subraya– un comercio que aproveche todas las construcciones y edificios históricos y otorgue una calidad de vida tanto al visitante como al ciudadano local”.

Campaña promocional con “Jalisco es cultura”.

Palacio de Gobierno Jal.

El Palacio de Gobierno de Jalisco.

Al insistir en que “Jalisco es cultura”, igual que Jalisco es México”, Salas Montiel propone una campaña promocional enfocada a Guadalajara y su Centro Histórico como pilar fundamental.

Sin embargo, es necesario para ello transformar el uso comercial de esta zona (más de 100 establecimientos), dándole el gran poder del turismo de compras, complemento básico de los negocios y de la recreación.

“El actual secretario de Turismo del Estado, licenciado y maestro Enrique Ramos –señala Salas Montiel– conoce muy bien el tema, y por ello considero que los recursos obtenidos del Impuesto del 3% al Hospedaje en la Zona Metropolitana de Guadalajara debe destinarse a este propósito”.

Actualmente, es el Fideicomiso de Turismo el que maneja en su totalidad dicho presupuesto, destinándolo a efectos eminentemente comerciales, a muy corto plazo, con lo cual se pierde de vista el desarrollo integral del destino.

Concluye Salas Montiel en que ciertamente “hay mucho que promover y discutir, pero necesitamos cambios para reposicionar a Guadalajara para nacionales y extranjeros”.

¿Qué es el Centro Histórico de Guadalajara?

Hospicio Cabañas. De Coplaur Guadalajara en F

Hospicio Cabañas, Patrimonio de la Humanidad.

En lo que hoy se llama Centro Histórico de Guadalajara fue fundada la ciudad en 1542. Aquí se conservan edificios de gran belleza, relevantes en los aspectos arquitectónico e histórico, como son la Catedral Metropolitana, Palacio de Gobierno, Museo del Estado, Palacio Legislativo, Teatro Degollado y desde luego el Hospicio Cabañas, Patrimonio de la Humanidad.

Además de estos edificios y de las valiosas obras de arte que alojan, cuenta el Centro Histórico con cuatro plazas que forman una cruz, denominada la “cruz de plazas”. Tomando como punto central la Catedral, esas cuatro plazas son: Guadalajara, Liberación, Rotonda de los Jaliscienses Ilustres y la de Armas.

Hacia la parte oriente se extiende también la Plaza Tapatía, que ocupa casi nueve manzanas y en ella hay figuras escultóricas que se elevan sobre las fuentes de agua. A espaldas del Teatro Degollado se ubica además la Plaza de los Fundadores.

Un recorrido inolvidable -sin duda- para  los amantes de la cultura, de aquí y de cualquier parte del mundo.

Share Button

Un pensamiento en “Turismo cultural, tesoro inexplotado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *