Rechazó Guadalajara un monumento a Hernán Cortés

640px-Hernan_Fernando_Cortes. Wikipedia.

Hernán Cortés.

Guadalajara no quiere acordarse del conquistador Nuño de Guzmán, a pesar de que le debe su nombre, pero tampoco muestra gran aprecio por Hernán Cortés, quien fuera enemigo del primero.

A Nuño no le perdona esta ciudad la infinidad de crímenes que cometió durante la conquista de Nueva Galicia, hoy territorio de Jalisco, mientras que de Cortés, aunque a éste no le faltan defensores, no guarda la mejor imagen.

Al cumplirse este año el 493 aniversario de la conquista de México, consumada por Cortés con la toma de Tenochtitlan, la capital azteca, el 13 de agosto de 1521, es oportuno recordar una interesante polémica desatada hace 93 años sobre este controvertido personaje, en la cual tuvo destacada participación el Ayuntamiento tapatío.

Iniciativa de la Unión de Ayuntamientos Mexicanos

Resulta que en 1921, con motivo del Cuarto Centenario de la conquista, el Comité Permanente de la Unión de Ayuntamientos Mexicanos dirigió una circular a todas las corporaciones edilicias de la República, pidiéndoles su parecer acerca de la erección de un monumento a Hernán Cortés en la capital del país, pero el Ayuntamiento de Guadalajara, encabezado entonces por el Sr. Alfredo Romo, rechazó en forma tajante este proyecto, negando incluso cualquier contribución para el mismo.

Tal acuerdo desató feroces ataques en periódicos de la Ciudad de México en contra del Cabildo tapatío, el cual se defendió con firmeza en base a una rigurosa argumentación histórica.

Los argumentos  en favor de Cortés 

Tenochtitlan. Mural de Diego Rivera. Wikipedia.

Tenochtitlan. Mural de Diego Rivera.

La circular No. 7 de la citada Unión de Ayuntamientos Mexicanos, con fecha 31 de marzo de 1921, firmada por su presidente, general Luis M. Hernández, dice que durante las sesiones del Primer Congreso Nacional de Ayuntamientos fue presentada a la consideración de la asamblea una proposición signada por 44 delegados “para que esta Unión erija en la Ciudad de México un monumento a Hernán Cortés, como fundador de los ayuntamientos de la América”.

Tal propuesta, según la circular, fue recibida con aplausos por la asamblea, pero de cualquier manera se resolvió consultar la opinión de todos los cuerpos edilicios de la República Mexicana, antes de proceder a su ejecución.

El documento precisa que “Cortés fue fundador y sostenedor de los ayuntamientos de América, siendo los primeros que existieron y que por él fueron creados en esta República, los de Veracruz, México y Coyoacán, cuerpos que dieron trazas civiles a la dominación impuesta por las armas…”

Asimismo, argumenta que “la figura del conquistador de Anáhuac, discutida aún por algunos, no debe ser en este caso la tenida en cuenta, puesto que no se trata de honrar al conquistador, sino al civilizador”.

El dictamen de Guadalajara sobre este proyecto fue negativo

Centro de Guadalajara. Palacia Municipal.

Palacio Municipal de Guadalajara.

Leída la citada circular en sesión del cabildo de Guadalajara, el 26 de abril de ese mismo año, se nombró en comisión al regidor Ignacio Álvarez García y al historiador Luis M. Rivera, director de la Gaceta Municipal, para que emitieran dictamen acerca de lo indicado.

El proyecto de dictamen fue aprobado de manera unánime por el Ayuntamiento tapatío el 5 de mayo de 1921, en sentido negativo a la pretensión de la Unión de Ayuntamientos Mexicanos.

La propia resolución, que alude al mestizaje, se apoya en “argumentos irrefutables a la luz de la crítica histórica más exigente, así como a lo que nos dicta nuestra conciencia de patriotas, que si bien no renegamos ni renegaremos jamás de la porción de sangre española que por nuestras venas circula, puesto que es la sangre de un pueblo noble y de gloriosa historia, del que fueron hijos la mitad del número de nuestros progenitores, menos renegamos ni renegaremos de la sangre indígena que también nos alienta y vivifica”.

Cortés no fue fundador de los ayuntamientos de América

La negativa tapatía rebatió el argumento central de la iniciativa de la Unión de Ayuntamientos basada en la afirmación de que Cortés es el fundador de los Ayuntamientos de América, ya que antes del arribo de este personaje a lo que hoy es el territorio nacional, se habían fundado otros ayuntamientos en las islas inmediatas.

Si de lo que se trata, agrega, es de reconocer la instalación del Ayuntamiento de la Villa Rica de la Veracruz, es decir, el primero en tierra firme del continente, “el hecho como tal es plenamente histórico, pero no es glorioso para el conquistador ni tuvo consecuencia alguna de provecho para los pueblos que fueron por él y sus secuaces posteriormente conquistados”, ya que dicho Ayuntamiento y los demás establecidos en el Nuevo Mundo a medida que avanzó la Conquista “no fueron designados por los pueblos, sino que siempre fueron cargos vendibles”.

Tampoco es posible separar al civilizador del conquistador

Conquistadores españoles y aliados tlaxcaltecas invaden Jalisco.

La conquista. 

Concluye en que “aún cuando el Comité quiere que se levante un monumento, no al conquistador, sino al civilizador don Hernando Cortés, esta comisión es de parecer que no es posible separar una personalidad de la otra, en el supuesto de que aquél haya sido realmente un civilizador, ya que sólo en Roma se tuvo la ocurrencia de erigir un templo al dios Jano, a quien la mitología nos representa con dos cabezas”.

Cabe advertir que el dictamen tapatío no niega el talento, la audacia, el valor y la energía de que dio sobradas pruebas Hernán Cortés durante la conquista, pero indica que no corresponde a los mexicanos aquilatar esos dones, ya que “fueron todos empleados para la ruina y esclavización del suelo en que nacimos”.

Finalmente, pesó la opinión tapatía y el monumento no se hizo

No obstante la campaña de prensa emprendida aquel año en contra del Ayuntamiento tapatío por su oposición a este proyecto, su opinión debió pesar bastante, por representar a la segunda ciudad más importante del país, pues finalmente no se erigió monumento alguno en homenaje a Cortés.

El tema es apasionante y sin duda seguirá dando de qué hablar en los próximos años, a medida que se acerque el Quinto Centenario de la conquista, cuando reviva la vieja polémica sobre uno de los más controvertidos personajes de la Historia nacional.

Share Button

4 pensamientos en “Rechazó Guadalajara un monumento a Hernán Cortés”

  1. Exxcelente el materiasl, si es tuyo, Javier.Es extraño lamer la mano del que te golpea y somete. Sin ánimo vindicatorio, Nueño de guzmán tuvo su calle arriba de Tolsa, creo que al norte de Libertad. Fue un asesino aventurero que descuartizo al lìdewr rasco porque no lo colmó de oro, como ls aztecas a Cortés. Asoló regiones, y por respeto a los sacrificados en la aorgía de sangre,no se merece ni la mención.
    Si bien es cierto que cortés fue un “gran conquistador”, también es cierto que fue mentiroso y asesino, dígase lo que se quiera decir en pro de su acción. Recuérdese la forma que que Aguila que cae (Cuauhtémoc) pereció asesinado también, durante la expedición de Cortés hacia las Hibueras.
    A estos “héroes” ni ofenderlos ni admirarlos. el olvido es buena paga.
    Ramón Iñiguez

    1. Gracias, Ramón. Este fin de semana te etiquetaré la segunda parte de este reportaje histórico que elaboré en base a documentos del Archivo Municipal de Guadalajara. Un fuerte abrazo.

  2. Muy buena información y que valiosa la postura del ayuntamiento de Gdl. en esa entonces! Nada que ver con los gobiernos entreguistas y malinchistas de la actualidad… Por cierto, comparto tus opiniones. Saludos desde Puebla, Pue.

  3. Interesante información, quisiera saber si actualmente existe un monumento o escultura de Hernán Cortés en algún lugar público en el territorio mexicano. Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *